Normas de cortesía.

 

He terminado de leerme la novela "Normas de cortesía", de Amor Towles. 

Una vez más, el autor consigue enamorarme de su literatura. Me sucedió también con sus otras dos novelas: La autopista Lincoln y Un caballero en Moscú.
Ha escrito tres obras y, cada una a su manera y estilo, me han parecido libros muy buenos. No podría destacar uno por encima de otro, pues aunque son novelas muy diferentes les une un nexo común que podría definir como: buena literatura, magnífica prosa, historia compacta, personajes entrañables, seductor a la hora de contar, potente por lo mucho que transmite, magnífico creador de ambientes, etc.

"Normas de cortesía" es una novela ambientada en el Nueva York de los años treinta, teniendo como protagonistas a dos jóvenes amigas que intentan buscarse la vida y ser independientes. Es muy divertido a la hora de recrear esas salidas a los club nocturnos de música jazz, también sus costumbres en la pensión de señoritas donde se alojan y conviven, los lazos que van uniendo su amistad, los círculos que se abren, los que se cierran.....
En esta novela entran en escena muchos personajes, diversas situaciones, historias paralelas, mucha complicidad, reflexión, empatía. Como colofón, se nota mucho ese amor del autor por su profesión, y lo contagia al lector de una manera superlativa.

Me ha parecido un libro maravilloso, a la altura de muy pocos. Me he sentido feliz entre sus páginas, me he dejado sorprender por sus giros, me he emocionado, he vivido la historia como una protagonista más. Sólo tengo una petición que hacerle al señor Towles, por favor ¡¡escriba más libros!! 😉

Amor Towles (Boston, 1964) se graduó en la Universidad de Yale y completó estudios de posgrado en Literatura Inglesa en Stanford. Autor de tres novelas, ha cosechado tanto éxito con las mismas como para permitirse abandonar el mundo de las finanzas y dedicarse a escribir a tiempo completo. Vive en Manhattan con su mujer y sus dos hijos.

Sinopsis: En la Nochevieja de 1937, Katey Kontent, mecanógrafa en un bufete de abogados de Wall Street, y Eve Ross, su compañera de pensión, salen dispuestas a exprimir a fondo la libertad que promete Nueva York. Se dirigen a The Hotspot, un bar de tercera fila donde se toman el jazz lo bastante en serio como para que nadie moleste a dos chicas de buen ver, y donde la ginebra es suficientemente barata como para beber un dry martini cada hora. Cuando los tres dólares que llevan en el bolsillo se agotan, aparece en escena Theodore Tinker Grey, un joven cachorro de la aristocracia de Nueva Inglaterra, luciendo una sonrisa arrebatadora y un abrigo que ellas no podrían pagar con sus sueldos de un año. Juntos acabarán celebrando la llegada de 1938 en Times Square, en una noche que marcará sus vidas para siempre. Gracias al magnetismo de sus personajes, una ambientación detallada y un ritmo trepidante que refleja el espíritu de la época, esta novela sofisticada y seductora recrea con inusual fidelidad la efervescente vida en Manhattan durante los años posteriores a la Gran Depresión. Vibrante homenaje a la Nueva York de los años treinta, la gran urbe de los clubs privados, los bares de jazz y los imponentes edificios con marquesinas y portero de uniforme. Normas de cortesía relata el aprendizaje de una joven inteligente y ambiciosa que lucha por labrarse un futuro en la ciudad de las mil caras, una selva donde las mejores oportunidades conviven con infinitas tentaciones y peligros.

Comentarios

  1. Un autor solvente como lo demuestra tu pleno al tres: Tres novelas leídas y las tres recomendables, y eso que no se trata de un autor del que la editorial de turno haga gran publicidad sino que se mueve en un plano discreto del ranking de buenos novelistas que, sin altibajos, produce obras amenas, elegantes y originales. Solo he leído una pero ya tengo agenciadas las otras, incluida la de esta reseña actual.

    Literariamente hablando, sigo moviéndome entre la España de la guerra (in)civil/posguerra y la Europa de los totalitarismos. Termine Algunos días de abril, novela policial de Jordi Serra i Fabra, que se desarrolla en la España de los cincuenta, y acabo de empezar La huella borrada, de Antonio Fuentes Ruiz, donde se novela la vida del último alcalde republicano de Sevilla. Una vez termine este último libro, ya he preparado Un amigo en el infierno, de Julen Berrueta, historia basada en hechos reales sobre un grupo de republicanos exiliados en Francia que, detenidos por los rusos, terminaron en el Gulag soviético.

    Estos días primaverales, fuera del horario laboral, apetece tumbarse a la sombra y leer, aunque, en mi caso, termino sesteando y haciendo sesiones maratonianas de lectura por las noches, jajaja.

    Abrazos entre flores de almendros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola, Una mirada!!
      Siiii, un pleno total. jaja. Tres libros leídos, y todos tres fascinantes.

      Como sabes, yo huyo bastante de los libros que publicitan a bombo y platillo, porque prefiero perderme en otros que no tienen tanta publicidad pero en cambio a mí me llenan más. Hay tantas lecturas por descubrir!!

      Veo que andas sumergido en plena guerra (in) civil , posguerra, política, etc. Espero que sigas disfrutando con todas esas elecciones literarias. Gracias por compartirlo, tomo nota.

      Yo sigo exprimiendo el tiempo libre, para dedicarlo, entre otras cosas, a leer todo lo que me gustaría ❤️📚. Ese rato a primera hora de la tarde me parece el más propicio, además como nunca he dormido siesta pues no caigo en la tentación que caen otros. jaja.

      Gracias, amigo.
      Un abrazo gigante, con ese olor maravilloso que me dejas, de almendros en flor.

      Eliminar
  2. No he leído nada de esta autora, aunque tengo en espera "Un caballero en Moscú", que adquirí después de leer tu reseña aquí en el blog. Y es que tus reseñas "atrapan", querida Contadora. ¿Cómo sustraerse al espontáneo entusiasmo que transmites en cada una de ellas?
    Así que hasta tu isla vuela un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bisílaba.
      "Un caballero en Moscú", es un señor libro. Espero que te guste tanto como a mí.
      Ya me cuentas!!!

      Gracias por tus palabras, me atrapas el corazón tú a mí con ellas :-)))
      Me encanta leer que mis opiniones sobre los libros que leo, te transmiten tantas cosas.

      Un abrazo gigante y volador.

      Eliminar
  3. Es verdad lo que dice BISÍLABA, casi dan ganas de parafrasearte y en luegar de tu ruego a su autor, nosotras vamos a decirte: " Sólo tengo una petición que hacerle a la Sra. NÉLIDA, por favor ¡¡escribe más reseñas!! jaja es que generas la misma alegría que dices te ha trasmitido la lectura de esta novela, me las apunto, ya sabes que eres mi reseñadora oficial, tengo otra estupenda, pero aunque tb lo hace fantásticamente bien, no tiene ese entusiasmo tuyo tan contagioso. Creo que estamos muy faltos de lilusión ilusionante en este mundo por eso es una delicia leerte y por esta vez no me voy a enrrollar más, los años 30 neoyorkinos fueron la explosión del swing y las big bands como antídoto a las miserias de la Gran Depresión. Solo por escuchar a las grandes bandas de Duke Ellington o Benny Goodman ya me teletransportaría por un ratito a la piel de tus dos protagonistas, bueno, mejor me leo la novela y luego decido, no vaya a ser ; )

    Mil gracias y un abrazo fortísimo...
    Eres una maquina leyendo libros, me tienes alucinada, qué envidia, yo solo puedo permitirme ese lujo en vacaciones y todavía falta un poquito, así es que mientras tanto , me conformo con leerte a ti ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María!
      Muchísimas gracias por tus palabras, eres muy amable. Estoy encantada de ser tu "reseñadora oficial" 😍.
      De verdad que eres muy generosa conmigo. Te agradezco mucho todo lo que ves en mí y en mis reseñas. Es un lujo tener receptoras tan entusiastas, así da gusto!!

      La verdad es que intento dedicar parte de mi tiempo libro en lo que más me apasiona: leer.
      No siempre lo hago al mismo ritmo, pero es que ¿sabes qué me pasa? que cuando un libro me gusta, ¡¡cómo me cuesta dejarlo!! jaja, no puedo parar de leerlo. Araño los minutos al reloj, pero eso sí, siempre leyendo sin prisas y saboreando cada lectura.

      Ya te llegará el tiempo y las lecturas, no te apures, se alinearán los planetas para que todo sea propicio a ello :-)

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  4. Querida Nélida,
    Ya estamos en casa. Quiero que sepas que me dio mucha alegría saber de ti, allá en la distancia ¡Qué casualidad! Por cierto, te debo un whatsapp.
    Respecto al libro de hoy, me recuerda mucho a una peli que vi hace tiempo de unas chicas que marchaban a Nueva York a vivir en una "casa de señoritas" y cómo se abrían paso como dependientas en unos grandes almacenes. Si el libro es la mitad de encantador que la película, creo que puede estar distraído. A mí me suena bien...
    Un beso enorme. Gracias siempre por tus recomendaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Macarena!
      Qué bueno que ya estén de regreso!!!, y seguro que con la mochila cargada de buenos momentos y experiencias!!

      Muchas gracias. A mí también me dio alegría saber de ti en la distancia, un momento muy bonito vivido online por whatsapp.

      En esta ocasión el libro tendría el argumento y estilo necesarios, para una excelente película en la gran pantalla. ¿Sabes? me has arrancado una sonrisa porque a mí también me pareció esas "casas de señoritas" que cuentas. Es más, en ese sentido le vi bastantes parecidos a este otro libro que leí en su momento:
      https://contadoradelibros.blogspot.com/2020/09/las-senoritas-de-escasos-medios.html

      Tal cual. La vida literaria es tan sugerente y une tantos gustos, tantas cosas ocultas que no se ven, tantas personas. Me alegra compartir esto contigo!!

      Un beso enorme. Gracias siempre por tus palabras y por tanto cariño.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Querido Miguel.

Los indianos

La vida en miniatura.