Entradas

Qué pequeño es el mundo.

Imagen
  He terminado de leerme "Qué pequeño es el mundo", de Martin Suter.  Un libro que está muy bien escrito, que consigue enganchar al lector, que me ha gustado bastante pero al mismo tiempo no me terminó de convencer. Hasta poco más de la mitad de la novela me resultó muy atractiva y estaba entusiasmada con la lectura, pero luego vino una parte cuya narración me resultó exagerada y un poco lenta. Pero no puedo dejar de mencionar uno de los puntos fuertes de esta novela y es la manera en que mantiene el misterio hasta el final, el lector sabe en todo momento que algo ha pasado pero no se desvela hasta las últimas páginas. Pienso que hay dos ritmos de lectura en este libro, y que la sinopsis da una idea (que es cierta) de lo que podemos encontrar, pero realmente subyace algo más intenso que forma el eje central en el que se mueve toda la trama. Efectivamente nuestro protagonista principal, en un momento dado empieza a sufrir los síntomas de una conocida enfermedad, o eso parece p

La palabra para rojo.

Imagen
" La palabra para rojo", de Jon McGregor, es un libro maravilloso. Me he enamorado de esta novela, que me ha hecho estar en el lugar en cada momento. Me ha tomado de la mano, y sin soltarme un solo segundo, me ha llevado a un viaje apasionante, tanto física como emocionalmente.  Es un libro generoso y brillante. Soberbia la manera en que está narrado, las descripciones, todo lo que se ve, también lo que no se ve y ún así se sabe. Es una novela cercana, humana, sencilla en su complejidad, de esas lecturas que se quedan con uno para siempre. Espectacular la pluma de este escritor del que no había leído nada antes, es magistral la manera en que lleva a cabo la narración de esta historia. Me pareció que no puede ser más perfecta, no pude esperar más de ella porque me lo dio absolutamente todo, captó mi interés desde el primer párrafo hasta el último punto final.  Novelas como ésta no abundan, por eso me he emocionado tanto y me he sentido una privilegiada por leerla. Los tres pro

Verdad verdadera.

Imagen
Leer un libro es toda una aventura, adentrarse en otro mundo, viajar lejos, conocer a otras personas y circunstancias, es soñar e imaginar, es vivir y respirar. Son tantas las cosas que nos aportan los libros, que me sería imposible enumerarlas todas sin dejarme alguna atrás. El otro día me contaba mi hermana (ella trabaja en Urgencias de un Hospital Infantil) que mientras esperaban el resultado de unas pruebas que le habían realizado a un niño, le dieron a éste un libro para que se entretuviera (es cosa habitual en esa Unidad, hay lecturas para todas las edades). Ella no daba crédito al ser testigo de cómo el niño deslizaba su dedo índice por la página del libro y miraba extrañado por qué no sucedía nada. En definitiva, no sabía lo que era un libro ni para qué servía, desconocía qué hacer con él.  Me pone triste saber que hay personas que no conocen la magia de tener un libro en las manos y adentrarse en sus páginas, porque además está al alcance de cualquiera. Ciertamente el escritor