Entradas

Estoy bien y les echo de menos.

Imagen
  Echo de menos mis ratos de lectura. Esa manera de zambullirme en cada libro, mientras ellos me regalan mil sensaciones y emociones.  Igualmente les echo mucho de menos a ustedes; lectores que visitan mi casa virtual, mi blog, mi bitácora, se han convertido en una parte importante de mi.  No estoy mal, no han pasado cosas malas (o al menos, hemos seguido adelante), pero en ocasiones el contexto apaga nuestra rutina, la desconecta, la pone mustia y nos absorbe. Tengo tiempo libre pero no tanto como antes ni de la misma calidad, por eso la cabeza necesita otros aires menos demandantes.  Como mi ausencia se alargaba mucho y tiene visos de que no cambiará en breve (ahora la empresa ha decidido pagarme un curso con certificación europea (denso, complejo, tiempo....., pero yo contenta, me apetece mucho hacerlo) sin más demora me he decidido por fin a escribir estas letras que contienen no solo el mensaje sino todo mi inmenso cariño para ustedes. Espero regresar más pronto que tarde para vis

Hamnet.

Imagen
  Esta semana me he leído el libro “Hamnet” de Maggie O´Farrell.  He pensado que de la misma manera que he escuchado a un médico, tras su jornada, decir “por esto me he hecho médico”. O a un cocinero satisfecho con los platos realizados decir “por esto me hice cocinero”……..Yo podría decir que me hice lectora por libros como éste.  Generalizando y pensando...... diría que un libro puede tener distintas temáticas, que te pueden gustar más o menos, distintas maneras de atraer nuestra atención, de enseñarnos, de presentarnos personajes, escenarios, etc.  Pero si vamos un paso más allá......sucede lo que a mí, con este libro. Que te enamoras perdidamente de él sin entender muy bien por qué, pero sucede, y sientes -letra a letra- cómo un hilo invisible conecta el libro contigo. Lo hace con suavidad, con mesura, sin pretensiones, con empatía, dejándote espacio para que hagas propias las emociones ajenas.  Me ha hecho sentir como si yo fuera una palabra de las muchas que hay en el libro, pero

Domingo.

Imagen
He terminado de leerme el libro "Domingo", de Natalia Ginzburg.  Ha sido mi segunda incursión en la literatura de esta gran escritora. El género de relatos cortos y crónicas es uno de mis favoritos, siempre y cuando venga acompañado -como es el caso- de la mano de autores como Natalia Ginzburg que hace de las letras un arte y eleva cualquier sentimiento por inmundo que sea. Tiene una mirada intimista hacia todo lo que le rodea, es audaz y mordaz a la hora de expresarlo. Reflejan sus letras una experiencia vital, buscan siempre una reflexión en el contexto que le tocó vivir, y donde sobrevivir.   Pienso que para disfrutar en plenitud de los textos de esta escritora hay que conocer su biografía, los datos de su historia y los sucesos que le tocó vivir. Con su gran sensibilidad es capaz de insuflar vida a algo que está inanimado, y viceversa, encontrar ese lugar inhóspito en quienes aparentan una cosa y son otra. Escribe sobre el alma humana, como muy pocos escritores han conseg