Entradas

La ladrona de huesos.

Imagen
He terminado de leerme "La ladrona de huesos" de Manel Loureiro.  Cuando tuve el libro en mis manos, no había querido conocer mucho más sobre él (ni siquiera me había leído bien la sinopsis) tan solo sabía que era un thriller y algo me decía que podría gustarme. Tampoco había leído nada del autor. Resulta que así ha sido, es una novela que me ha gustado y con la que he disfrutado. El ritmo es trepidante, no da tregua, el inicio ya impacta pero a medida que avanza, las sorpresas y descubrimientos van en aumento. Podemos decir que hay partes que son reales, como alguna referencia a la Guerra Fría de Rusia y las llamadas "células durmientes" de aquella época, aunque hay más mito que historia. Particularmente los personajes me parecieron bastante creíbles, no así tanto los sucesos y escenarios, qué duda cabe que Manel Loureiro ha tenido muchos "golpes de suerte" en esta historia, pues de haber sucedido en una vida real más de la mitad de las cosas no hubieran

El ocupante.

Imagen
He terminado de leerme la novela "El ocupante", de Sarah Waters.  Un libro que me ha encantado. Su prosa es muy pulcra y elegante, su narración entre misterio y realismo, es realmente brillante. Me ha gustado por lo maravillosamente bien ambientada que está en aquella Inglaterra de la posguerra, los personajes y sucesos son muy creíbles. Los fenómenos extraños que suceden en la mansión así como la historia de nuestros protagonistas, me hizo mantener el interés de principio a fin. Levemente me recordó a Domingo Villar, en esa característica tan suya que también reconocí en esta novela, de escribir con calma y sin prisas en un género tan peculiar como el thriller. Me atrapó y me enganchó con esa necesidad lectora de querer saber más, manteniendo alto el interés en descubrir las cosas. La mansión es un personaje más de la historia, que consume a la familia en una vorágine fantasmagórica y sombría.  Sara Waters, nació en Gales (1966) y vive actualmente en Londres. Estudió Literat

El Museo de la Rendición Incondicional.

Imagen
He terminado de leerme la novela "El Museo de la Rendición Incondicional", de Dubravka Ugrešić. No me ha gustado, particularmente no logré conectar con la historia. Me resultó ilógica, no le vi sentido a la narración, la cual es engorrosa y no me transmitió nada.  Un libro al que le tenía muchas ganas, pero ha sido una decepción para mí. No hay una historia que seguir sino un torbellino de pensamientos que, además, se repiten sin sustancia. No cuajó. Simplemente este libro no era para mí, a pesar de todas las ganas y empeño que le puse. La autora, nació en Kutina (1949), un pueblecito cercano a Zagreb. Se graduó en Literatura Comparada y Literatura Rusa y trabajó durante varios años en la Universidad de Zagreb, mientras compaginaba la enseñanza y la escritura, tanto de novela como de ensayo. Cuando en 1991 estalló la guerra de los Balcanes, Dubravka se posicionó en contra del conflicto y criticó duramente los nacionalismos croata y serbio, por lo que fue víctima de ataques po