El retrato de casada.

 

He terminado de leerme la novela "El retrato de casada", de Maggie O´Farrell, y no me ha podido gustar más. 

Después de todos los libros que he leído de esta autora, había agendado éste para su publicación (marzo 2023). El buen hacer, de Maggie O´Farrell, con las letras, hace que para mí, leer un libro suyo sea subyugarme  y evadirme, es transportarme a otra época, a otro lugar, formar parte de la historia, y ser una testigo privilegiada de la manera en que cobra vida en sus manos. 

Las letras de O´Farrell tienen ese efecto en mí; mecen como una cuna, arrullan como las olas del mar, susurran a tu oído por ese misterioso conducto que no sabías que existía y que conecta directamente con tu alma y sentir más profundo. Su prosa es pulcra, suave, no tiene prisa en contarte y se deleita en cada detalle. Si fuera una pintora, pasaría por todas las gamas de colores y texturas, con un resultado final tan fantástico como real. 

No todo lo que cuentan sus historias es amable y luminoso, a veces es cruel, horrendo, malvado, como un juego sucio, pero incluso en esos casos, la prosa de Maggie muestra belleza. Por eso no solo elogio lo que escribe, o la manera en que lo hace, valoro mucho más la magia que consigue cuando deja salir su prosa. Leer sus obras es un acto de entrega y placer, es transitar un sentimiento recíproco en un camino de doble sentido, donde te vacías pero también te llenas. Lo mejor que puedes hacer cuando tienes un libro de esta autora en tus manos, es entregarte sin reservas. 

"El retrato de casada" es una novela de ficción, basada en una parte real de la historia y en el personaje de Lucrezia di Cosimo de´Medici d´Estte (duquesa de Ferrara). Es muy emocionante leer los pasajes de cuando Lucrezia es pequeña, la relación con sus hermanos, lo mucho que destacaba en cualquier ciencia y especialmente en la pintura. Era la número cinco de ocho hermanos, los cuatro mayores recibían clases especializadas y los tres menores aún tenían como única preocupación jugar. Ella parecía estar en tierra de nadie sin pertenecer ni a un grupo ni al otro, pero físicamente se encontraba en esas aulas "de mayores" y se empapaba de toda la cultura y conocimientos que allí se impartían. Era una niña inteligente, inquieta y muy despierta, que le tocó a muy temprana edad vivir un casamiento por conveniencia, cosa habitual en aquella época para reforzar el poder de ambas Cortes. Siempre ha habido una parte indómita dentro de Lucrezia pero sigue siendo una niña de apenas quince años, y esa dualidad la autora la recrea con tanta pulcritud, amor y respeto, que simplemente enamora leerla. 

Es un libro que me guardo para mí, no sólo en un lugar preferente de mi biblioteca, sino muy adentro de mí en esos huecos que parecen haberse llenado después de leer obras como ésta. Me nace darle un enorme Gracias, a Maggie O´Farrell, por haber escrito esta obra. Y de paso, también por lo mucho que disfruté con  Hamnet , o con  La primera mano que sostuvo la mía , también con   Tiene que ser aquí , y con  Sigo aquí . Y gracias una vez más a ti, José María, por regalarme el libro, porque siempre están atento a mis gustos y en esta ocasión te me adelantaste en la compra. Además sin pensarlo se unieron dos regalos en una sola foto (flores y libro) y me gustó tanto el resultado, como para acompañar esta publicación. 

De Maggie O´Farrell podría no decir nada, o decirlo todo. No escribir una sola palabra, o llenar páginas y páginas de ella. Me encantaría conocerla, no es nada habitual sentir toda esta catarata de sentimientos, sensaciones y emociones, al leer tantos libros de una misma autora. Parece estar escribiendo para ti, de manera personal y especial.
De su biografía sí que no voy a repetirme, porque ya he hablado de ella anteriormente en este blog.

Sinopsis: Florencia, mediados del siglo XVI. Lucrezia, tercera hija del gran duque Cosimo de´Medici, es una niña callada y perspicaz, con un singular talento para el dibujo, que disfruta de su discreto y tranquilo lugar en el palazzo. Pero cuando muere su hermana Maria, justo antes de casarse con Alfonso d´Este, primogénito del duque de Ferrara, Lucrezia se convierte inesperadamente en el centro de atención; el duque se apresura a pedir su mano, y su padre a aceptarla. Poco después, con sólo quince años, se traslada a la corte de Ferrara, donde es recibida con recelo. Su marido, doce años mayor, es un enigma: ¿es en realidad el hombre sensible y comprensivo que le pareció al principio o un déspota implacable al que todos temen?. Lo único que está claro es lo que se espera de ella: que proporcione cuanto antes un heredero que asegure la continuidad del título. Con la misma belleza y emoción con las que nos cautivó en Hamnet, Maggie O´Farrell vuelve a demostrar su inigualable talento para adentrarse en los recovecos del pasado en El retrato de casada, una novela que reinterpreta desde la ficción con un capítulo de la Italia renacentista y narra la lucha contra el destino de una joven asombrosa.


Comentarios

  1. Me parece la mar de interesante el libro, incluídas la parte de Historia y la de ficción. Para mí, también es una época histórica apasionante. Y las experiencias de esas adolescentes casadas por conveniencia, como siempre me ocurre con todo aquello que no me entra en la cabeza, me atrae muchísimo.
    Entiendo que te haya gustado esta obra porque a mí me encantaría leerla también, pero si además está bien estructurada, bien redactada y es amena...
    Muchas gracias, Nélida, por este descubrimiento.
    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena!
      Parece ser que esta novela tiene todos los ingredientes para que sea de tu agrado. jaja. Espero que la disfrutes mucho, ya me contarás.
      Yo la recomiendo porque es fascinante, a mi me enamoró y bueno, esta autora y yo conectamos muy bien. De verdad, muy recomendable.

      Muchas gracias a ti, Macarena, como siempre.
      Un beso enormeee.

      Eliminar
  2. Cómo admiro, amiga Contadora, tu capacidad para describir las sensaciones que cada libro te produce y hacerlo de ese modo único como tú lo haces.
    Un fuerte abrazo de finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bisílaba.
      Qué palabras más cariñosas me dedicas, gracias de corazón.
      Mi capacidad no es otra que vivir los libros, amarlos y expresar lo que me hacen sentir.
      Me alegra que captes todas esas cosas en mis reseñas y lo compartas conmigo, eres un primor.

      Un abrazo enorme y feliz arranque de semana!!!

      Eliminar
  3. Una época y una Florencia que invitan a pasear la vista por la vida de Lucrezia bajo la batuta de una escritora solvente que parece tocar con una varita mágica cada una de sus producciones. Me resulta imposible rechazar una novela con esos tintes históricos y más sabiendo el mimo y la atención de la autora con sus obras.

    Marco, pues, esta novela como pendiente de lectura.

    Un abrazo presuroso, que he de comer rápido para marcharme inmediatamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.
      Siii, parece tener una varita mágica, espero que lo compruebes por ti mismo. Esta novela sería una gran oportunidad para ello, la época y Florencia invitan a disfrutar u lectura.

      Marcada queda entonces, pues sólo espero que te guste mucho.

      Muchas gracias.
      Un abrazo pausado, de primavera temprana.

      Eliminar
  4. Hamnet se me quedó enterrado en la playa este verano, quizás porque no era el momento, pero me estaba gustando y tengo que recuperarlo más pronto que tarde. Entonces, lo más seguro, es que continúe con este que reseñas ahora, porque tiene una pinta estupenda. No hay nada como encontrar un autor que te llene y que te acompañe a lo largo de muchas obras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.

      Qué pena no leer un libro como Hamnet de un tirón, pero siempre hablamos de lo mismo, no a todo el mundo le gustan las mismas cosas, ni sienten de igual manera mientras leen un libro.

      Para mí, todos sus libros han sido maravillosos, un lujo haberlos leído!!

      Gracias.

      Eliminar
  5. Como otro gran escritor dijo de Fray Luis de León, a ti también se te aplica aquello de no tener nada de culterana.
    Por el contrario, las palabras emanan con absoluta normalidad de tu ser íntimo y así se leen: frescas, claras, cristalinas y tan cálidas que da gusto :-)
    De tu muy bella recensión me quedo con dos párrafos. Aclaro que me gustaron todos, pero estos dos se las traen...
    Uno de ellos es ese en el que aludes a un conducto que tú misma desconocías, que conecta con tu alma en un continuo fluir, sin filtros ni "ruidos". No quiero exagerar, pero la verdad es que me pareció genial.
    El otro es aquel en que aludiste a José María. Intuyo, y no creo equivocarme, que no lo hiciste de manera deliberada, pero la verdad es que el contraste entre el casamiento por conveniencia de la protagonista del libro y la armoniosa (y amorosa) pareja que comparten ustedes dos es tan fuerte
    como para contribuir a iluminar ese aspecto de la obra, nada menor, por cierto.
    En síntesis: ¡felicitaciones! Hermoso comentario, que leí con mucho agrado.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Roberto.
    Gracias por tu comentario, me hace muy feliz verte pasar por aquí.
    Siempre eres muy generoso conmigo, me miras con ojos de buen amigo (y es recíproco, porque yo te miro con ojos de buena amiga también).

    Gracias por detenerte en mis palabras, por darles un sentido, por abrazarlas e infundirles importancia. Efectivamente la sensación fue tal y como la describí: unos conductos que no sabía que estaban ahí, hasta que llega Maggie O´Farrell y vuelve a conectarme a su literatura de esa forma tan íntima y personal. Única y directa.

    Y no, nada deliberado mi agradecimiento por el regalo de Jose y la temática del libro. jaja. Gracias, amigo mío, cuando digo que "me" miras bien debo aclarar que realmente "nos" miras bien, a toda mi familia. Y como sabes, entre tú y yo siempre ha habido un camino de doble sentido recíproco, por lo que mis ojos se vuelven igual de amorosos para contigo y tu familia.

    Un abrazo gigante.
    Un beso.
    Laka minii.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu generoso y cálido comentario!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La palabra para rojo.

La particular memoria de Rosa Masur.

Los indianos