Sigo aquí.

 


He terminado de leerme "Sigo aquí", de Maggie O´Farrel, quien ya se ha convertido en una de mis escritoras favoritas. 

" Mientras pone la tetera en la mesa me pregunta en qué estoy trabajando ahora y, después de beber agua, le digo que intento relatar una vida, pero solo a través de experiencias cercanas a la muerte.   - ¿Tu vida?- me pregunta-.    - Sí- digo, levemente nerviosa."

" Repaso los estantes de libros suspirando, buscando algo que todavía no haya leído. Empiezo a repasar mi armario e impulsivamente decido llevar montones de ropa a la tienda de caridad. Necesito cambios desesperadamente, busco novedades sin descanso, siempre, en cualquier lugar en el que las pueda encontrar". 

"No es que no concediera valor a la existencia, sino que tenía un deseo insaciable de abrazar todo lo que la vida pudiera ofrecerme. Haber estado a punto de morir a los ocho años me hizo tomarme la muerte con optimismo, tal vez en exceso. Saber que tenía la suerte de estar viva, que con la misma facilidad podía haber muerto, cambió mi mentalidad. Seguir vida me parecía un regalo, un premio, una bendición: podía hacer con mi vida lo que quisiera. Y, además de engañar a la muerte, me había librado de quedarme paralítica. ¿Qué otra cosa podía hacer con mi independencia, con mi condición ambulatoria, sino sacarle todo el provecho posible?"

"Lo único que quieres para tu hija, es que pueda vivir la vida sin el lastre de la preocupación. No te perturbarán la amigdalitis, la apendicitis, un niño calado hasta los huesos al principio de un paseo largo, los vómitos, unas rodillas con rasponazos, las astillas, los vaqueros tiesos de caca de perro, un yogur en todo el pelo en el preciso momento en que vas a embarcar en un vuelo internacional, un lago de champú derramado en el suelo del cuarto de baño, las visitas a urgencias por heridas, esguinces y golpes, garabatos de lápices de colores en una pared recién pintada, goteras en el tejado de casa, un aspirante a conductor que se carga un coche. Esas cosas son menudencias; lo crucial es la vida".

No he podido resistirme a traer hasta aquí estos fragmentos del libro, porque para mi dicen mucho de su esencia y de lo que yo sentí al leerlo. "Sigo aquí" es un libro vital, un libro original y especial, que me ha gustado muchísimo.  La autora, en un extraordinario ejercicio de sensibilidad y generosidad, nos da a conocer todos los recovecos de su corazón, para que el lector viva en primera persona situaciones que -aún siendo ajenas- pueda sentir como propias. La autora nos invita a pasar y ponernos cómodos, avanzan sus capítulos en nudos y ramificaciones que no dejará indiferente a quien se acerque hasta esta historia tan auténtica y rica en matices. 

Maggie O´Farrell (1972) nació en Coleraine, Irlanda del Norte. Es autora, entre otras obra, de: After You´d Gone (2000) ,  My Lover´s lover (2002),  The distance Between Us (2004) ganadora del Premio Somerset Maugham, La Extraña Desaparición de Esme Lennox (2007), La Primera Mano que Sostuvo la Mía (2010) de la que hablé aquí , ganadora del Premio Costa de novela, Instrucciones para una ola de calor (2013), "Tiene que ser aquí" (2016) y su libro de memorias, Sigo aquí (2017.) Su última obra ha sido Hamnet (2020) de la que hablé aquí y por la que ha recibido el prestigioso Women´s Prize for Fiction. 

Sinopsis: Un parto se complica más allá de lo razonable; a una niña le diagnostican una enfermedad incurable que la tiene encamada durante más de un año; una adolescente es agredida por un extraño mientras pasea por el campo; el avión en el que una joven viaja a Asia se precipita al vacío; una mujer se salva por los pelos de ser atropellada. Estos son algunos de los episodios- sucedidos en distintos momentos de su vida y en diversos países- que Maggie O´Farrell recoge en este particularísimo libro autobiográfico. Diecisiete roces con la muerte, como los llama su autora, que pudieron terminar en desastre, diecisiete momentos clave de su vida que revelan una manera de ser y estar en el mundo. Sigo aquí es un libro sincero que huyendo de lo sentimental anima al lector a interrogarse sobre las cosas que verdaderamente cuentan, a reflexionar sobre la ragilidad de nuestra existncia y a celebrar la belleza y el milagro de la vida. ramente cuentan, a reflexionar sobre la fragilidad de nuestra existencia y a celebrar la belleza y y el  de nuestra existencia y a celebrar la belleza y el milagro de la vida. 

P.S.: Al lado de mi trabajo hay una tienda de decoración preciosa y ya han traído cosas de Navidad. No me resistí a comprar este reno y, como las fiestas están a la vuelta de la esquina, no lo he guardado con el resto de adornos navideños (que ya sacaré en su momento) y lo he colocado ya en el salón de casa, sentado cómodamente en el arcón ;-)

Comentarios

  1. Un reno tempranero, como debe ser. Aquí ya pusieron el árbol, aunque sin adornos ni luces todavía. Es una autora que me ha llamado la atención en mis vagabundeos por esa editorial que tan original nos parece y está siempre en mi lista de futuribles sin que haya entrado aún en el calcetín puesto en la chimenea. Ya caerá (el libro, no el calcetín).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      En algunos centros comerciales de aquí también han puesto el árbol de Navidad. Dentro de poco es el encendido de luces en Triana (es una larga calle peatonal y uno de los pulmones de la capital), siempre me gusta ir.
      Maggie O´Farrell ha sido uno de mis descubrimientos del año. Todos y cada uno de sus libros (los que han caído en mis manos, por ahora) me han encantado.

      Si algún día te animas con la autora, espero que sea una grata sorpresa para ti.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Pues mira, Nélida, como idea puedes hacer un árbol del que cuelguen libros en lugar de bolas y, cuando tengas que recogerlo, te los lees todos. Jijijijijijiji
    Me ha encantado rematadamente el fragmento dedicado a la hija. Pero quizá, con lo poquito que me has enseñado, también me siento bastante identificada con el resto de párrafos. Así que creo que me va a gustar este libro.
    Y otra cosilla... como corras tanto, te veo de compras de nuevo en breve!!!
    Muchos besos, amiga. Sigue disfrutando de tus lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Macarena!
      Esta noche soñaré con el árbol adornado con libros que cuelguen. jajaja. Tú dame ideas, que yo con poco voy...........jijijiji
      Una buena lectura al colocarlos y otra buena al recogerlos, claro :-)

      Es un libro con una narración tan limpia y transparente, sin filtros, que es difícil no sentirte identificada con ella en algún. Yo también creo que este libro te podría gustar, fíjate.
      Si te haces con él, ojalá que te sorprenda gratamente, tanto como a mí.

      En cuanto a lo de correr........¿te digo un secreto? Esta semana me he comprado otros cuatro libros, esta vez en formato digital. Creo que ya estoy preparada para cualquier carrera que me echen. jaja. Si es que no tengo remedio, Macarena!!

      Muchas gracias, amiga.
      Un besote enorme para ti también.

      Eliminar
  3. Qué rena más pinturera. La podemos emparejar con el que tengo en casa, algo viejuno ya pero que lleva unos años formando parte del atrezzo navideño familiar. He subido una foto para que lo veas: https://www.flickr.com/photos/unamiradaalrededor/51635175838/in/dateposted/

    Esos fragmentos entresacados del libro de la señora O'Farrell despiertan curiosidad; ya el título es una declaración de intenciones y, si, además, mantiene su buena constante literaria en esta nueva novela, alienta a abrir el ejemplar y apreciar esos retazos biográficos de la autora. Lo dejaré en la recámara como futurible, aunque ni con un par de reencarnaciones me llegaría el tiempo para leer todo lo que me gustaría.

    Un abrazo prenavideño, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Una mirada.....!
      Qué bonito el reno que acompaña las navidades en tu casa. Me encantaaaa. jajaja. Y también me fijé en el baúl, es muy bonito. Tengo debilidad por las cajas de decoración, por los arcones y por los baúles. Además de bonitos, cuánto valor añaden a lo que con cariño e intimidad atesoramos en su interior!!.
      Gracias por compartirme la imaginen de tu reno, Una mirada.

      En cuanto a Maggie O´Farrell, me alegra que te haya picado el gusanillo de la curiosidad con este libro. El título es una declaración de intenciones como bien dices, y su contenido un regalo para el lector.
      Haces bien dejándolo en la recámara, quién sabe si termina cayendo en tus manos cuando menos lo esperas.
      No tendremos con una sola vida para leer todo lo que queremos (jeje, me pasa lo mismo) lo importante es que siempre nos encuentre leyendo y sumando lecturas que merezcan la pena!

      Muchas gracias por tu comentario, amigo.
      Otro abrazo prenavideño para ti.
      Besos.

      Eliminar
  4. Creo que un un libro es bueno cuando te hace sentir las situaciones narradas. Lo que nos dejas parece interesante. La lista va creciendo. amiga.
    Sigo con Patria, lo leyó antes Paco y esperé a que terminara. Todo el que lo haya vivido, tendrá un fiel reflejo de esa vida que relata el autor que es tan cierta. y tremenda a la vez. Las heridas se curan, las cicatricen quedan.
    Cosita linda tu reno en el arcón esperanando ya la Navidad.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.

      Coincido contigo. Cuando uno entra en un buen libro, es imposible que salga indemne de él. Cuando te remueve y no te deja indiferente, ahí está la buena lectura. Un mundo de sensaciones.......

      Patria es un libro que me gustó muchísimo, como ya sabes. Está muy bien escrito pero además lo que cuenta y la manera en que lo narra, lo hacen especial. Imposible no vivir mil emociones mientras uno lo lee.
      Disfrútalo mucho, llevas razón en que es duro y tremendo, pero creo que merece mucho la pena. Ya me contarás.

      Muchas gracias, me alegra que te guste mi reno sentado en el arcón :-))
      Buena semana, amiga.
      Un abrazo gigante para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.