Querido Miguel.

He terminado de leerme la novela "Querido Miguel", de Natalia Ginzburg, y me ha encantado. Me siento feliz y afortunada de haber llegado hasta ella.

Es un libro intimista, que al estar narrado de manera epistolar se convierte en más humano si cabe. Entrar en este libro es acariciar el alma de las personas que en él habitan. Es sumergirse en su mente, en su sentir. Es constatar en primera persona cómo respiran y cómo laten sus corazones. Me resulta increíble cómo la autora logra, de manera tan sublime, ahondar en el interior de los personajes y todo aquello que les rodea. La manera de mostrarnos ese mundo interior es tierna, amorosa, sincera, directa, sublime, transparente, clara, amable, atractiva, pero sobre todo muy cálida y hasta reconfortante. 

 Existe una especie de catarsis en esta historia, donde las ausencias físicas se solapan a las emocionales, y donde hay cabida tanto para las letras infinitas como para los silencios más huecos. Me ha parecido una novela muy respetuosa, me ha sido fácil empatizar con cada personaje, con unos más que con otros. He descubierto que acariciar el alma de otras personas, literariamente hablando, es igual de íntimo que acariciar nuestra alma en ese esmero y dedicación que muy pocos consiguen.

Me ha maravillado la manera tan especial en que conocemos no sólo a Miguel sino a su madre, su vida, su padre fallecido, a sus hermanas, a su mejor amigo, sus vivencias, su pasado, sus ideas, su sentir, qué le ilumina el camino, qué esconden sus anhelos, cómo oculta sus pesares, o por qué mueren algunas facetas y nacen otras. Igual que esas olas del mar que traen y se llevan, que llenan pero también vacían.

Este libro hay que leerlo de manera individual, para cada lector hacerlo suyo. Estoy convencida de que en cada uno anidará de una manera diferente, en mi caso habían ocasiones en que tenía la sensación de ser yo la que le escribía a Miguel, la que lo escuchaba, o quien compartía algún consejo y enhebraba cada uno de sus flecos.

De Natalia Ginzburg, no voy a repetirme porque ya es una gran conocida de este blog y hablé de ella en Pequeñas virtudes ,  o en Domingo ,  y también en Todos nuestros ayeres.   

Sinopsis: Este libro nos presenta la historia de un hijo perdido, Miguel, que abandonó de joven su familia, que se casó en un país lejano y que, tras una vida poco ordenada, murió en otro país lejano en circunstancias poco claras. Su madre podrá llorarlo, pero no entender sus secretos. Retomando una vieja forma narrativa, la novela epistolar, Natalia Ginzburg enhebra con maestría asuntos nucleares de su quehacer literario: la relación entre generaciones y la proximidad y lejanía de lo humano. Si bien esta novela se sitúa bajo el signo de la dispersión de los sentimientos y de su incomunicabilidad, apunta, por encima de todo, a la soledad esencial y su vacío.

Comentarios

  1. Veo que la autora te ha cautivado con cada uno de los libros que has leído de ella.
    Este en concreto, me atrae especialmente y es uno más que no tardará en venir a casa.
    Y tratándose de temas tan sutiles y tan intimistas, se me antoja que abundará en estos dos aspectos el hecho de estar concebido en forma epistolar, que ha sido en la vida real el vehículo por excelencia para manifestarlos a sus destinatarios o para compartirlos en confidencia.
    Un abrazo bien grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Bisílaba!
      Desde luego es una autora por la que siento fascinación.

      Si te gustan esos libros intimistas, serios, nobles, que te calan hondo y que exhibe una sensibilidad digna de mención, éste es tu libro.
      Me ha gustado tanto! Es maravilloso!

      Espero que te guste tanto como me ha gustado a mí.
      Un abrazo inmenso! 😘 🤗

      Eliminar
  2. Con esa descripción sobre el la verdad tiene que ser muy interesante y habrá que leerlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José Antonio.
      Sí que es interesante, me gustó mucho. Lo que consigue la autora con este libro es de Premio.

      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me tienes embobado (en sentido admirativo, se entiende) con estas reseñas tan exquisitas donde el buen gusto se refleja hasta en la cuidada presentación de las ilustraciones. Porque no sé si tú eres consciente de todo lo que das de ti misma en cada artículo, de como afloras como ser humano por encima de la lectora que analiza el libro leído. Y eso es impagable porque, independientemente de la calidad de las obras que expones, humanizas su contenido.

    Imposible no sentirse atraído por una novela así (y con la mano y la creatividad de Natalia Ginzburg detrás. En mi caso, he terminado dos libros que me han gustado: El latido de los tres burgos, novela de José Miguel Albizu enmarcada en la Pamplona del siglo XIV, y El hombre que salvó a Primo Levi, de Carlo Greppi, una biografía homenaje a un héroe olvidado.

    Y, por fin, el Otoño... Un abrazo de hojas coloreadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Una mirada.

      He guardado tu comentario en un rinconcito de mi corazón, justo donde me han llegado y anidado tus palabras. Eres muy amable, gracias por descubrir mis sentimientos de esa manera tan bonita. Gracias por hacerme consciente de esto, gracias por ver más allá de lo aparente.
      Lo de las fotos es casi un ritual, después de leer el libro es cuando decido qué foto quiero hacerle, es casi un tributo al libro leído. Y mi carácter perfeccionista e intimista, creo que afloran en todas y cada una de ellas.
      Aquí dejé cosas más personales si cabe; como un vestido mío, maquillaje o el perfume que me gusta......

      Esta novela enamora, es suave pero te llena de intensas emociones. Sugerente e intimista, una novela para leer con calma que merece mucho la pena.
      Tomo nota de tus lecturas, a ver si me inspiro, que últimamente tengo una sequía lectora....
      Un abrazo, pintando de ocres otoñales.

      Eliminar
  4. Coincido de pleno con Una mirada. Ya no solo por tus estupendas reseñas que con ellas nos haces buscarlos. Es la bonita presentación que les haces. Lo apunto para cuando tenga ganas, de momento hay pocas.
    Se va un mes complicado y esperamos que este que llega venga mejor.
    Buen jueves Nélida. Y buen otoño que siempre deseamos que llegue por todo lo bueno que nos da.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura, querida amiga.
      Mil gracias por tus palabras, te digo lo mismo que a Una mirada: me ha llegado al corazón, donde guardaré estas sensaciones recién nacidas.
      Amo los libros, y me gusta cuando otros ven ese amor a través de mis publicaciones, incluso en el detalle de la foto elegida.
      Qué gran verdad y cómo la acabo de constatar: "La belleza está en los ojos de quien mira". Muchísimas gracias.

      Espero que Octubre sea menos complicado para ti, que te traiga cosas bonitas y suaves, si además vienen acompañadas de un buen libro, pues mucho mejor!!
      Yo ando en sequía literaria, no te creas.Necesito engancharme nuevamente. 🤗

      Feliz fin de semana.
      Un abrazote!

      Eliminar
  5. Epistolar,
    disculpa
    la
    ignorancia,
    que es? .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Orlando.

      En la novela epistolar no hay diálogo ni narraciones entre los personajes, solo epístolas (cartas) entre ellos.
      De ahí el título del libro, como el inicio de una carta: "Querido Miguel......"

      Gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Holaaa !!! mi querida encantadora de ojos sobre las hojas...de tus libros ; ) trasciende lo mucho que te ha llegado este libro, es casi imposible no enamorarse de los libros que reseñas vistos a través de tu mirada , pones tanto de ti, que dudo q la propia autora trasladara tanto como tú hablando de su libro..compartes desde tan dentro lo q te ha hecho sentir q contagias tu sentimiento. Hacía mucho q no pasaba por aquí , no por tu blog...por la blogosfera ( gracias por tu recuerdo en mi blog y perdón por haber tardado tanto en dar señales de vida ) el caso es q ha sido leerte y recordar por qué es tan fácil encariñarse con tus letras, se te siente en ellas, todo aquí es tan delicado, íntimo y a la vez entrañable y genuino que cualquiera q sea el libro del que hables, sobre todo si como este, te ha llegado hondo, nos haces mimetizarnos en tu sentir dando ganas de salir disparados a la librería jajaja ( este verano he leído tres o cuatro recomendaciones tuyas a cual mejor, lástima de tiempo ...sieeempre lo mismo, ni en vacaciones nos llega para nada, no sé si llegaré a mi jubilación, pero empiezo a desearla solo para olvidarme del reloj por fin ... Mi querida Nélida a juego con mi querido Miguel , no se me olvidará gracias a ti y de ti...estate segura, tampoco me olvidaré. Un placer inmenso volver a leerte , como volver a casa y respirar profundo ese olor a café recién hecho que nos hace sentirnos a salvo, como que nada malo puede sucedernos ahí ...igual aquí : )
    Graaaciaaasss!! mil besos de vuelta entre tus/nuestras queridas letras blogosféricas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María!
      Qué grata sorpresa volver a verte por estos lares, después de tu merecido descanso. Muchísimas gracias por tus palabras, que me han emocionado. Me reafirmo en eso de que la belleza está en los ojos de quien mira, y sin duda yo tengo la suerte de contar con tu especial mirada.
      Me alegra saber que mis palabras te llegan de esa manera, que transmito emociones con cada publicación que comparto sobre los libros que voy leyendo.
      Sin duda, algunos libros son más especiales, te calan más hondo, conectan más contigo, incluso a veces tienes la sensación de que están escritos para ti y por ti, porque es el momento oportuno, preciso. Perfecto.
      ¡¡La magia de las palabras, amiga mía, que nunca dejará de sorprenderme!!

      Cuánto me alegra saberte en medio de esas lecturas que has elegido, porque además has sacado las ideas de esta humilde bitácora y me comentas que te han gustado mucho. Lo celebro. 🙌👏👏👏👏

      Gracias por compartir tu opinión y por dejar -entre líneas- tantas cosas tuyas.
      Nos seguimos leyendo!
      Un beso gigante.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La particular memoria de Rosa Masur.

La palabra para rojo.