El Bosque de Los Tilos

Pon tu pie y deslízate.
Mira a tu alrededor y quédate sólo con aquello que más quieres.
Tras el cristal todo es más claro.
Puedo ver el lugar que soñamos.

Un sonido.
Una imagen en la retina.
Un olor.
Un instante.

Gotas de lluvia que mojan el suelo.
De pronto me lo susurras y
haces que recuerde cada detalle.
Libérate, sonríe y sobre todo déjate sorprender.

Comentarios

  1. Estos versos huelen a memoria oculta en la doblez del tiempo: el embriagador perfume de los buenos recuerdos.

    Itinerario vital...

    Un gran abrazo Neli.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, pero ver las cosas tras un cristal te impone cierto color, y yo prefiero no tener interferencias.

    ResponderEliminar
  3. Y tan buenos....

    Cuando pisas ese bosque, entras en otra dimensión. Todo cambia, hasta uno mismo cambia, para mejor....

    Otro abrazo para ti.
    Neli.

    ResponderEliminar
  4. Hola Tawaki.

    Si lo visitaras se que te gustaría mucho y harías mil fotos del lugar, de esas que a ti te gustan tanto.

    Gracias por venir ( sin interferencias :-) )
    Neli.

    ResponderEliminar
  5. "el bosque de los tilos", parece el escenario de un cuento! precioso camino, como tus versos

    ResponderEliminar
  6. Hola Raúl.
    Bienvenido a este cuento.

    Un abrazo grande.
    Gracias.
    Neli.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.