El violín de Lev.

He terminado de leerme "El violín de Lev", de Helena Attlee (con la traducción de María Belmonte).

Me acerqué a este libro con unas ganas especiales, a priori sin saber nada de él, me quise ver transportada a esa época de estudiante en el Conservatorio de Música, de la que tan buenos recuerdos guardo. Y aunque el violín no era mi instrumento (sino el piano),  en el fondo quería sentir que tanto la música como el amor por su manera máxima de expresión, tienen muchos puntos en común. Y cómo no, descubrir la historia de uno de los violines más famosos del mundo.

Tengo que decir que se trata de un libro suave, dulce, escrito con un amor incalculable por este violín y su pasado. Sin embargo, no terminé de conectar con esta obra, pronto me ganó la desidia, no era tanto el aburrimiento sino la monotonía en la manera de narrarnos los hechos.
Bajo mi punto de vista es una lectura densa, algo que a veces sucede con los ensayos en general, pero en éste se siente acuciado por la prosa que me resultó algo asfixiante, sentí como si le faltase mucho aire y espacio.

No niego que es una buena obra con un minucioso estudio del violín de referencia, pero creo que falló a la hora de transmitir (al menos conmigo).

Helena Attlee, nació en Kent (1958) y es Licenciada en Historia del Arte. Ha escrito cuatro libros sobre jardines italianos y sobre la historia cultural de los jardines en todo el mundo. Asimismo es miembro de la Fundación de Escritores Profesionales Royal Literary Fund de Londres, y ha trabajado en Italia durante treinta años.

Sinopsis: La melodía del violín de Lev fascinó a Helena Attlee desde la primera vez que la oyó en un concierto: aquel viejo instrumento italiano que llevaba el nombre de su antiguo propietario ruso atesoraba una rica historia. Ávida por descubrir los detalles de su origen y el resto de secretos que albergaba su delicado cuerpo de madera, Attlee se dirigió a Cremona, la cuna del violín italiano y el punto de partida de un extraordinario viaje de fin inesperado. A través de talleres polvorientos, bosques alpinos, iglesias venecianas, lujosas cortes florentinas y remotos mercadillos rusos, El violín de Lev nos lleva del corazón de la cultura italiana a sus más lejanos confines. Una historia asombrosa de lutieres y científicos, príncipes y vagabundos, instrumentistas, compositores y viajeros, que es a la vez una conmovedora meditación sobre el poder de los objetos, de los relatos y de la música para crear culturas enteras y transformar la vida de las personas.

Comentarios

  1. Jaja ya sabía yo que por ahí, teníamos alguna cosa en común en nuestras vidas, también yo estudié piano en le conservatorio, lo dejé en 7º, ahí me coincidió con primero de carrera y no me daba el tiempo para dedicarle las horas que como sabes necesita el instrumento, eso sí, ahora debo estar al nivel de una niña de 1º o 2º máximo pero la música siempre ha sido y será algo muy importante para mi, aunque solo sea disfrutando de la de otros así que ya de mano por eso, me atrae el libro… como 555 que lo leí gracias a ti y me hizo pasar muy buenos ratos persiguiendo la partitura de la sonata pedida de Escarlatti jajaja graaciaaasS! Ah! y que sepas que hasta se lo regalé a una amiga y tb le encantó, ahora ya tengo unos cuanto libros apuntados en este nueva hornada.. lo malo es que necesito tener vacaciones para disfrutar de tus hallazgos… y respecto de este último si tal cual cuentas, cuando el autor se ensimisma en demasía en lo que sea que convierte el objeto de su deseo, sí que se hace un tanto pesado, recuerdo una vez un concertista de guitarra clásica que conocí, que me pegó una clase magistral sobre cómo estaba confeccionada su guitarra, que si el palo de santo de los trastes, que si la madera de no sé qué de la caja de resonancia.. yo le escuchaba atentamente pero deseaba que terminara porque me estaba durmiendo : ) en fin, que me fío de tu criterio así que este lo dejaremos para mejor ocasión: )

    Mil gracias como siempre y un abrazote de los tuyos jaja y de mi cuñada jajaja además te dejo montón de besos de los míos : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María!
      Pues me ha impactado esta coincidencia musical, y es que yo también cursé hasta 6º de Piano, porque ya el 7º me coincidió con mi primer año de Carrera Universitaria. Debía elegir, porque ambas cosas eran incompatibles, sabes muy bien que en 7º de piano había que dedicar 7 horas diarias, y no las podía tenía si decidía ( como fue el caso) estudiar en la Universidad

      Mira qué coincidencias más bonita la nuestra. Para mí fue una época tan bonita como especial, empecé en el Conservatorio siendo una niña. Compartimos un mismo instrumento, un mismo amor por el piano y un acompañamiento de años y años. Coincido contigo, es un instrumento muy “desagradecido “ pues si no lo practicas a diario (dedicándole horas), se pierde mucha técnica. Pero mucha…
      No obstante, “que nos quiten o bailado “ amiga mía ❤️🎹🎵🎶🎵
      Me ha puesto una sonrisa en la cara nuestra coincidencia.

      Ciertamente cuando leí (viví) la novela 555 la disfruté muchísimo porque me encantó, pero más si cabe por esa relación personal con el tipo de música y la época que allí se evoca.
      Cuánto me alegra saber un lo disfrutaste tanto como yo. Es una de esas lecturas que se quedan con uno para siempre. Y ahora me hago una mejor idea de lo que pudo significar su lectura para ti. Sin duda me parece un regalo súper acertado, no me extraña que a tu amiga también le gustase.

      No me ha sucedido lo mismo con la lectura de este violín de Lev, creo que tu anécdota sobre aquella persona contándote de su instrumento musical, se puede asemejar bastante…. No sé por qué, pero no conectamos este ensayo y yo.

      Mil gracias, María!
      Me ha gustado saber más cosas de ti, y descubrir “una” de nuestras coincidencias. Y lo entrecomillo porque tal vez tengamos algunas más, sólo que aún no las hemos descubierto.

      Una abrazote y muchos besos!!

      Eliminar
  2. Parece que ultimamente los libros no te dan ese gustazo que cala y deja buenas sensaciones. Leo que habéis coincidido dos expianistas y puede que la música haya perdido dos buenos talentos.
    Seguimos con mucha agua por aquí, hoy día de perros , ahora amismo está cayendo 🌧️ una buena tromba.
    Buena noche y semana. Y Gracias por estar siempre.
    Un abrazo 🤗😘 〰💕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      Últimamente no hay acierto pleno, así es. Pero la balanza sigue siendo positiva; más porcentaje de libros que me gustan frente a los que no me han gustado tanto.
      A ver qué tal se dan las siguientes lecturas.

      Tengo varias encima de la mesa, sólo necesito elegir por cuál empezar, como si fuera tan fácil, jiji.
      Creo que va a ser novela negra Islandesa, recién salida del "horno" ;-)

      Te has fijado qué coincidencia más curiosa la de María y yo. Ciertamente ambas estábamos ligadas al mundo del piano casi desde la misma edad y al mismo tiempo, sólo que la una no sabía de la existencia de la otra (y viceversa).
      Cosas que tiene la vida.

      Aquí no hay tanta agua, Laura.
      La verdad es que las temperaturas han bajado y no sabes cuánto lo agradezco!! pero un poco de lluvia sería ideal. Fíjate que no pido mucha, solo con "un poco" me conformo, y no porque no me guste la lluvia (me que encanta) sino porque ya creo que sería pedir demasiado cuando hasta no hace mucho estábamos con calima intensa y temperaturas que rozaban los casi 40 grados.
      Disfruta de la lluvia y de tus paisajes y paseos, porque compartiéndolos también disfrutamos nosotros tus lectores.

      Si te animas con alguna lectura, ya me irás contando.
      El violín de Lev no me gustó, pero quién sabe si te puede gustar a ti.
      Espero que te animes a leer muy prontito. 📚📖

      Muchas gracias por todo, amiga.
      Te mando un abrazo gigante 🤗😘 〰💕

      P.S.: Revisa tu correo, pasé por allí.

      Eliminar
    2. Gracias Nélida😘 Revisa tu ahora 🤗〰〰💕

      Eliminar
    3. Revisado :-))
      Muchísimas gracias a ti, Laura. 🤗〰〰💕

      Eliminar
  3. Creo que me gusta, supongo que por el periodo de la Historia que elige como escenario. Espero que no sea un libro lento.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.

      Ojalá te guste. Ya me cuentas.
      Lo mejor de los libros es, entre otras cosas, eso: la diversidad de opiniones y cómo los libros nos hacen sentir cosas diferentes para cada lector que se acerque a él.
      A veces se coincide, a veces no. ¡¡Eso es parte de la riqueza!!

      Muchas gracias.
      Ya me cuentas!
      Un beso enorme para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Querido Miguel.

Los indianos

La vida en miniatura.