Qué pequeño es el mundo.

 

He terminado de leerme "Qué pequeño es el mundo", de Martin Suter. 

Un libro que está muy bien escrito, que consigue enganchar al lector, que me ha gustado bastante pero al mismo tiempo no me terminó de convencer. Hasta poco más de la mitad de la novela me resultó muy atractiva y estaba entusiasmada con la lectura, pero luego vino una parte cuya narración me resultó exagerada y un poco lenta. Pero no puedo dejar de mencionar uno de los puntos fuertes de esta novela y es la manera en que mantiene el misterio hasta el final, el lector sabe en todo momento que algo ha pasado pero no se desvela hasta las últimas páginas.

Pienso que hay dos ritmos de lectura en este libro, y que la sinopsis da una idea (que es cierta) de lo que podemos encontrar, pero realmente subyace algo más intenso que forma el eje central en el que se mueve toda la trama. Efectivamente nuestro protagonista principal, en un momento dado empieza a sufrir los síntomas de una conocida enfermedad, o eso parece porque aún le están haciendo estudios, y no recuerda la memoria a corto plazo pero sí la memoria de su niñez, incluso en sus dos primeros años de vida. Tras conseguir unas fotos inéditas que hasta entonces habían sido vetadas para él, empieza a evocar unos recuerdos dormidos, que cambiarán para siempre y de manera drástica la vida de los personajes de esta novela. 

Martin Suter, nació en Suiza (Zúrich, 1948). Es escritor y guionista. Trabajó como director creativo en el mundo de la publicación hasta 1991, cuando decidió dedicarse exclusivamente a la literatura. Autor de novelas de gran éxito internacional, sus libros han sido traducidos a treinta y dos idiomas y está considerado como uno de los principales autores europeos de novela negra. Entre sus obras destacan: "Qué pequeño es el mundo" (1997), "Lila, Lila" (2004), "El cocinero" (2010) y "Montecristo" (2015).

Sinopsis: Konrad Lang es un hombre culto y elegante de poco más de sesenta años que ha vivido toda su vida a costa de los Koch, una de las familias más poderosas de Suiza. A cambio de esa ayuda, se encarga de vigilar una de las mansiones que la familia tiene repartidas por el mundo, hasta que un pequeño despiste suyo provoca un incendio que consume la casa hasta los cimientos. Debido a ese suceso, Elvira Lenn, la matriarca del clan, decide cortar la relación con él, pero unas extrañas alteraciones en la memoria de Konrad llevarán a los Koch a reconsiderar su postura. A medida que su presente se vuelve más confuso, irán aflorando fragmentos del pasado, algo que Elvira teme por encima de todo. Martin Suter es uno de los novelistas suizos más importantes de las últimas décadas. Sus novelas suelen combinar la crítica social con el suspense y una peculiar caracterización de personajes. En Qué pequeño es el mundo combina un agudo retrato de la alta sociedad suiza y de los complejos mecanismos que rigen nuestra memoria en una sorprendente y adictiva trama logrando la que es seguramente su mejor novela. Publicada originalmente en 1977, no ha dejado de ganar lectores desde entonces.

 

Comentarios


  1. Gracias por La palabra para rojo. Es de los que te calan muy dentro.
    Lo he acabado y Robert me ha recordado a Mi Padre. Le dieron dos ictus.Del primero se recuperó bien, del segundo no tanto.
    El libro te engancha desde el principio y más cuando has vivido esa situación. La fuerza de voluntad de esas personas y sus ganas de recuperación es un todo para seguir avanzando, la implicación familiar también los ayuda a recuperar y volver a tener vida propia. El autor refleja fielmente el día a día.
    El que nos dejas ahora de momento lo dejo.
    Buena semana Nélida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.

      Gracias a ti por comentarme tus impresiones sobre "La palabra para rojo".
      Me emociona saber que te ha gustado tanto y de una manera tan especial. Haber sido partícipe de haber puesto el libro en tu camino, me hace feliz ahora mismo.

      El de Martin Suter, a pesar de estar bastante bien, yo también me saltaré a este autor y seguiré leyendo a otros que ahora mismo me apetecen más.

      Buena semana Laura.
      Un abrazo gigante. 🤗

      Eliminar
  2. Al igual que Laura, yo estoy ahora mismo metida hasta el fondo con "La palabra para rojo", que tu reseña hizo que fuera rápidamente a adquirirlo.
    Laura, a su vez, ha hecho una reseña muy bonita en su blog.
    Un abrazo grande, Contadora amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Bisílaba!

      Anda qué alegría saber esto!! Me hace feliz saber que he sido parte implicada en el hecho de que hayas elegido la lectura "La palabra para rojo", es un libro que no deja indiferente. Espero que te guste, ya me contarás, ¿vale? Mil gracias.

      Voy a leer la reseña de Laura, que no sabía que había publicado.
      Otro abrazo fuerte, Bisílaba! 🤗


      Eliminar
  3. En ocasiones, sucede esa dicotomía que expresas: Una trama que gusta, en general, pero que tiene partes que parecen no encajar en el conjunto, ya sea por el ritmo o por lo que en ellas se narra. El conjunto tiene buena factura, pero,,, Y en ese "pero" lo que hay es todo un bagaje lector, la lectura crítica de quien no acepta porque sí aquello que le cuentan, que no solo lee sino que disecciona y, mentalmente, añade galeradas y, como en tu caso, sin menospreciar el trabajo del autor, no duda en reseñar, también, los puntos negativos.

    Habrá, pues, que seguir a este autor, que ya empieza a sonar en los mentideros literarios.

    Un abrazo, apreciada Contadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.

      Tienes razón, a veces sucede que el libro en su conjunto no ha estado nada mal, pero en global al lector no le termina de convencer. Yo por ahora, no voy a seguir descubriendo más obras de este autor, quizás más adelante.

      A eso hay que añadirle, que hay tantos lectores como opiniones :-)) y que como reza del dicho "para gustos, colores". Eso es bueno y enriquecedor.
      Si lees algo de este autor, espero que me cuentes tus impresiones.

      Gracias.
      Y otro abrazo grande para ti, apreciado amigo.

      Eliminar
  4. Pues creo que has transmitido a la perfección la esencia de este libro, pero yo me pregunto si esa parte lenta que mencionas no puede estar concebida asó con alguna finalidad.
    No obstante, ya sabes que me gusta el misterio y, quizás, puede salvarse ese pequeño inconveniente con una trama bien trabajada.
    Muchas gracias, Nélida.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Macarena!

      Pues respondiendo a tu pregunta; no lo sé con certeza, pero mi pálpito me dice que no es eso. Yo creo que se centró en la enfermedad como pilar y justificación de un secreto escondido durante tantos años. Al final se explican cosas que me resultaron muy enrevesadas, la verdad.
      Pero bueno, seguro que hay grandes lectores entusiastas de esta novela.
      Si te animas a leerla, espero que me comentes qué te pareció.

      Gracias a ti, Macarena, como siempre.
      Un beso enorme!

      Eliminar
  5. Gracias por la reseña. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un suizo que no tenía en el radar. Y encima de novela negra. Lástima que no te haya convencido del todo, porque esa editorial suele acertar con sus publicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      Ya sabemos que para gustos, colores. Insisto en que seguro que tanto el autor como la novela tendrá lectores fieles a los que le ha encantado.
      A mí no me ha disgustado en absoluto, pero tampoco me ha convencido del todo.

      Gracias por pasar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Querido Miguel.

Los indianos

La vida en miniatura.