Miedo.


Cuando eres testigo de algo que te deja sin aliento, cuando te sumerges en las aguas profundas y parece que no puedas salir a tomar esa necesaria bocanada de aire. 

Cuando en un segundo tu respiración se entrecorta, esperando a leer la siguiente página para descubrir qué va a suceder, y luego tienes que aguardar a la siguiente página y así avanzas -en ese estado de alerta y expectación- hasta la última línea.

Cuando el silencio resuena en tu sien, con esos latidos cortos de temor e incertidumbre.

Cuando la novela que lees te tiene el corazón en un puño, literalmente, y hace contigo lo que quiere.

Cuando te llega con tanta intensidad el miedo que quiere transmitirte su autor a través de su protagonista. Tus sentidos se agudizan y sientes -como propia- su asfixia, el pavor, la desesperación, el temor, la angustia, el acto de contrición, la desazón, el desasosiego, la intranquilidad que modela nudos difíciles de desarmar.

Todo eso he experimentado al leer la novela "Miedo", de Stefan Zweig, que acabo de terminar. Me ha parecido una obra buenísima, a la altura sólo de los grandes escritores, como no podía ser menos con este genio de las letras. Él es capaz de crear historias intensas y dotarlas de tanta convicción y realismo, que el lector no puede más que sucumbir y dejarse llevar por el supremo placer de leerlas.

Todavía no he tropezado con ninguna obra de este autor, que no me haya encantado, por eso sonrío al pensar en esas novelas suyas que aún me quedan por descubrir y están esperándome aquí mismo, en casa.

De Stefan Zweig no voy a decir nada aquí por no repetirme, ya que es archiconocido en este blog.

Sinopsis: Irene Wagner lleva una vida acomodada y sin preocupaciones junto a su marido y sus dos hijos. Sin embargo, tras ocho años de matrimonio, los bailes, el teatro, la ópera y otras actividades sociales se le antojan predecibles y anodinas. Así, más por fantasía novelesca que por auténtico deseo, inicia una relación con un joven pianista. Pero pronto una mujer la descubre cuando sale del apartamento de su amante e Irene se ve obligada a ceder a un terrible chantaje. El terror de ser descubierta por su marido y de perder todo lo que posee y -ahora descubre- tanto necesita y ama, la sumirá en una tormentosa pesadilla. Escrita en 1913 y publicada por primera vez casi una década más tarde, Miedo es una de las novelas más sobrecogedoras de Stefan Zweig, con un final tan sorprendente para la protagonista como para el lector.

Comentarios

  1. Pues aun no habiendo leído este relato todavía, estoy en un tris de ello porque he desempolvado todo lo que tenía de Zweig y estoy repasando aquellos escritos que mi memoria tenía demasiado atrás. Resumiendo: Que estoy refrescando lecturas. A ver si en el siguiente Zweig que leas estamos ya a la par.

    Agrazos entre hojas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.

      Qué bueno desempolvar libros cuando se trata de Zweig, porque me parece que siempre son un recurso apetecible al que volver.

      Pues algún día vamos a estar a la par, porque sabes que tengo el libro donde están todas sus novelas. Y por ahora....voy por la segunda novela leída, es decir, que me queda Zweig para rato. Biennnnnnn!!!

      Gracias por todo.
      Más abrazos para tí.

      Eliminar
  2. Uy, pues entre tu comentario que me ha suscitado el deseo de leerlo ya, y lo fan que soy de Zweig,
    acaban de entrarme prisas por leerlo! ay!
    Recuerdo que el primer libro que leí de él fue "Carta de una desconocida" y me llegó tanto que a partir de esa lectura nació esta afición que le tengo a su literatura.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bisílaba.

      Es que Zweig es una delicia de leer, no me extraña que tú también sean fan suyo. Oléeee, sigamos sumando!!
      Esta lectura es muy buena, realmente no hay ni un solo hueco en ella que no tenga la esencia de su autor. Es fantástica e increíble, de verdad, lo he pasado genial descubriéndola.

      Muchas gracias.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Lo apunto Nélida. Para ser franca no he leido nada de él y estas historias me gustan. Y ahora con el frío que nos llegó es buena época para volver a coger la rutina lectora.
    Buena noche, que seguro es más a calentita que por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!
      Uy pues si no has leído nada de Zweig, te diré que estás tardando :-)))
      En serio, pienso que éste puede ser un buen libro para comenzar a conocerlo y además, "romper" ese círculo de flojera lectora que me dices estás pasando.

      Ya me cuentas, amiga, si finalmente lo lees dime qué te pareció.
      Gracias.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Vaya, Nélida! Parece que la novela esté bien escrita y que te haya gustado ¿No? Jejejejeej
    El problema es que yo soy muy cagona para estas cosas de susto y no sé si atreverme. Soy valiente para muchas cosas en la vida, pero para eso del terror... ¡Me quita el sueño! Así que siempre he evitado la literatura y el cine de terror ¿Crees que esta novela sería adecuada para mí?
    Un besazo grande, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Macarena!
      ¿De verdad que se nota? jajajaj. Siiiii, está bien escrita y me ha encantado.

      Verás, Macarena, no es esa clase de miedo o terror. Al contrario, es el miedo de los actos de las personas y sus consecuencias. De cómo la mente del que no tiene la conciencia tranquila, vive en un puro temor. Ya la sinopsis nos adelanta un poco el género que encontraremos, pero no es el de terror, créeme.

      Gracias!
      Un beso grandote para ti.

      Eliminar
  5. He leído poco de Zweig, menos de lo que debería, pero me pasa lo que a ti, que todo lo suyo me gusta. Sueño con desempolvarlo, como veo que hacen otros, pero no me da la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de mis escritores favoritos. Un autor al que apatece volver siempre.
      ¡Cómo esoy disfrutando esta obra que compila todas sus novelas!

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La palabra para rojo.

Ardiente Secreto.

Mil gracias y mil sonrisas, duendes míos.