La casa del tiempo.

He terminado de leerme "La casa del tiempo", de Laura Mancinelli. 

Se trata de una lectura intimista que me ha gustado mucho. Está escrita en tercera persona pero muchas veces es como si escuchásemos a nuestro protagonista narrando su propio diario, lo percibimos y conocemos a través de sus recuerdos tan llenos de cariño y dulzura. En la actualidad es un hombre de ciudad, un pintor que ha perdido un poco la inspiración, pero de pequeño vivió en este pueblo de la campiña italiana donde transcurre la historia. La maestra del colegio jugó un papel muy importante en la niñez de nuestro progatonista, y para él haber comprado -por impulso- la casa que fuera de su profesora, es un nuevo motivo de anclaje al pueblo y a sí mismo. Una reconciliación, un desprenderse de lo que no suma y apropiarse de lo que da sentido a todo. 

A partir de ahí se tejen hilos invisibles que conectan el lugar con la persona. La novela trata de sentimientos, de amistad, incluso de misterio también. Con una prosa elegante, sencilla y hasta poética, la autora nos lleva por un recorrido suave de transitar. Creo que es un libro que debe leerse sin prisas, sin esperar nada a cambio pero sintiendo que lo encuentras todo. Es una lectura que te susurra alegremente, te mece con suavidad, te conquista como lector y ya no la quieres dejar ir. 

Laura Mancenilli (1933-2016) nació en Udine y, tras pasar allí su primera infancia, vivió el resto de su vdia en Turín, donde fue profesora de Literatura Medieval Alemana en la Facultad de Letras. Ha escrito varias novelas y obtenido diferentes premios: Premio Mondello Opera Prima, Premio Città di Roma, Premio Rapallo. Premio Cesare Pavese, etc.      


Sinopsis: Hace ya muchos años que Orlando se marchó de su aldea natal, perdida en la campiña italiana. Ahora, su carrera de pintor, al igual que el resto de su vida, se encuentra en una especie de letargo, un leve extravío que pretende encauzar volviendo a los paisajes de su niñez: allí descubrirá que la vieja casona rosa de su maestra está en venta y la compra sin saber muy bien por qué. Sin embargo, como se anticipa ya desde el título, la casa no será un elemento pasivo en esta historia: comienzan a suceder algunos fenómenos insólitos que le desvelan rastros ocultos y le harán creer que tal vez haya sido la casa quien en realidad lo ha elegido a él. En este viaje al pasado, en el que nuestro protagonista se sumerge para encontrar el sentido de su presente, el suspense y la melancolía se alían inesperadamente para alumbrar una bella novela intimista salpicada de atardeceres luminosos, huertos y flores. Laura Mancinelli realiza un hermoso ejercicio de introspección cuyo hilo conductor es una de las preguntas que han asediado al hombre desde siempre: ¿por qué hacemos lo que hacemos?, ¿cuál es el sentido de ciertas decisiones? Con humor e ironía, la autora nos muestra que a veces los mayores misterios de la existencia ocurren a plena luz del día y, trenzando delicadamente la poesía de lo maravilloso cotidiano con la memoria, nos enseña a ver los lazos secretos que nos unen a los lugares y las cosas. Mancinelli teje con sutileza una trama de misterio trufada de idílicas estampas del campo italiano en un texto que rezuma calma y ternura, pero atravesado por un impulso decididamente vitalista: "Si la muerte corta un hilo, hay que anudar otro, y la vida misma te sugiere cómo hacerlo".

Comentarios

  1. Supongo que este libro me gustaría, sobre todo porque muchas de las dudas que plantea, son las mismas que alguna vez he tenido o que tengo. Son muchas las etapas de la vida en la que nos encontramos ante una crisis ¿existencial? ¿vital? Es como si parásemos en seco y necesitásemos responder a preguntas antes de continuar. Es como coger aire antes de capuzar de nuevo. Creo que este libro puede ir en esa línea y por eso me atrae.
    Muchas gracias, Nélida, por esta elección.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Supones bien. Muchas de las preguntas que plantea nos la podemos hacer cualquiera de nosotros en algún momento determinado.
      Eso de las crisis existenciales o vitales, nos pasa a muchos ¿verdad?.
      El libro me gusta porque es suave pero rotundo, porque se aisla de todo el ruido que llevamos encima día a día, para centrarse en lo que de verdad hace feliz a una persona.
      Una persona, un universo.
      Mi felicidad no es la felicidad del mundo entero. No tengo por qué encajar en todo, tan solo en mi parcela...

      Si te haces con este libro, no dejes de contarme tus impresiones
      Muchas gracias, Macarena.
      Un beso muy grande!

      Eliminar
  2. Lo pones muy bien. Y más si vas descubriendo en él esas preguntas que tantas veces no hacemosy no sabemos responder. Y si nos trae atardeceres huertos y demás me gusta 😉
    Buen fin de semana Nélida.Gracias
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      El libro está muy bien, es bonito y se lee de manera muy amena. Para mí, fue una grata experiencia.

      Yo creo que te podría gustar mucho, fíjate.
      Si por algún casual, te haces con él y decides leerlo, espero que me compartas impresiones :-)
      Un beso, Laura.

      Eliminar
  3. Se nota que este tipo de lecturas son lo tuyo; las vives con intensidad, como si una voz invisible te leyera lo que miras y te lo hiciera vivir palabra a palabra. Un gusto delicado que, en ningún caso, implica sensiblería sino sensibilidad. Muchas de estas novelas de las que tanto disfrutas, se las recomiendo a mi vecina, que adora la lectura pausada y sin estridencias.
    Casi me da apuro, decirte que ya se ha publicado 1795, que es una novela opuesta hasta el extremismo a la que has reseñado en esta entrada; no, no la he leído pero ya tengo el libro preparado para cuando termine las lecturas que tengo entre manos.

    Espero que el descanso de estos días haya sido el mejor reconstituyente y ya te hayas recuperado. Ánimo!!!

    Un abrazo colmado de buenos y saludables deseos.

    P.S.- Provisionalmente, he utilizado otro navegador, porque parece ser que a Blogger no le gusta Firefox, que es el que utilizo desde hace años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada....

      "El que la sigue, la consigue". Eso dicen.
      Gracias por intertar de todas las maneras posibles, llegar hasta el blog y dejarme tu comentario. Lo valoro mucho.
      Igualmente gracias por tus palabras de buenos deseos y ánimos. Estoy más recuperada y ya casi lista para regresar dando guerra a mi vida habitual :-)

      Ciertamente, como bien apuntas, disfruto mucho con este tipo de lecturas. Es una literatura inteligente, rica en matices, de calidad, hermosa y distinguida, que se toma su tiempo y respeta el de cada lector, etc. Para mí, esas legtras con caricias que llegan al alma. Imposible no dejarme llevar por ellas y salir tan agradecida.
      No sabía que tenías una vecina con gustos similares a los míos (al menos en parte), ojalá disfrute con estas lectures que le vas recomendando.

      Veo que tu ritmo lector no para, no das tregua y así no hay quien te alcance!! :-)
      Fíjate, creo que me planto en 1794, consciente de que es una saga magnífica y escrita de tal manera que se la recomendaría a muchísima gente.
      Bueno, no sé, yo tomo nota también.....tal vez....más adelante.

      Gracias, Una mirada. Por todo.
      Abrazos infinitos.

      P.S: Fíjate qué ironía, yo usaba Safari de siempre pero desde hace unos meses el único que me permite comentar en el blog desde el portátil (y no solo tablet o móvil) que siempre es más cómodo escribir desde un ordenador, es Firefox, al que he vuelto solo cuando accedo al mundo bloggero.

      Eliminar
  4. Tengo que revisar la versión de Firefox y quitarle determinadas atribuciones de cancerbero que son, supongo, las que me impiden el acceso a Blogger. Hasta ahora me iba apañando con otros blogs y no ha sido hasta la falta de acceso a los comentarios del tuyo cuando se me ha ocurrido la alternativa (ahora, Chrome) pero sin renunciar a Firefox.

    Mi vecina es una aficionada a las lecturas amables, tranquilas, positivas y, como en alguna ocasión me ha pedido sugerencias, tus reseñas me han servido de guía para darle dos o tres títulos, así que, ya ves, tu blog es, amén de interesante, práctico.

    Celebro que ya estés en tu salsa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias una vez más por idear la manera de llegar hasta aquí, cuando el camino que habías tomado siempre parecía cerrarse.

      Qué bueno tener vecinos que te quieran así de bien, que piensen en tus gustos literarios y te recomienden libros en función de tus gustos. Seguro que aciertas bastante.
      Gracias por compartirme ese dato, me gustó saber que tu vecina lee algunos libros de los que yo he leído.

      Yo también celebro estar de nuevo entregada a la causa (que diga, a los libros) :-)
      Un beso grande.

      Eliminar

  5. ·.
    Dado que siempre alabo tu escritura y no sabiendo más que decir, hoy te dejo este enlace a tiempos pasados:
    https://cristalrasgado.blogspot.com/2011/03/445-recorrido-circular.html

    Un beso Nélida

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Debe ser cuestión de sensibilidades.
      Mis sentidos se acentuaron cuando leí este libro porque la propia casa cobra vida como una protagonista más. Hay tanta añoranza, paz, calidez, amor en esa vuelta al pasado que pone en orden el presente, que es imposible no caer rendida a esta lectura tan agradable.

      No me extraña que te haya recordado a una de tus entradas. Gracias por en enlace, acabo de visitarla y he salido hipnotizada, cómo no.

      Un beso, Alfonso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Nuestra Casa.

06-11-2021