Catedrales.

He terminado de leer la novela "Catedrales", de Claudia Piñeiro.

Me ha parecido un libro bueno (de regular a bueno) pero no me ha terminado de gustar. He sentido que en algunos momentos no terminaba de cuajar, además algunos pasajes de la historia me han resultado inverosímiles y poco convincentes. 

En cambio, los ritmos están muy bien marcados. No es un libro con principio-trama-final, ni siquiera es un libro de novela negra en sí. Han asesinado a una joven de diecisiete años y el libro trata de cómo ha afectado eso a la familia, las diferentes voces son las de los propios familiares (hermanas de la víctima, su padre, su mejor amiga...). Por eso a medida que avanzas vas descubriendo qué sucedió, aunque no te lo dice siempre de manera explícita.

El fondo de la historia no me ha convencido, creo que le ha faltado pulcritud y le sobra reseñas objetivas. Al terminar el libro se acrecentó en mí, esa sensación inicial de que se podría haber escrito mucho mejor. Es solo una humilde opinión; mi particular opinión. 

Claudia Piñeiro nació en Buzarco-Buenos Aires (1960). Estudió la carrera de Contadora Pública donde ejerció durante diez años. Ahora es escritora, dramaturga, guionista de televisión y colaboradora de medios gráficos. Entre sus obras destacan "Las Viudas de los jueves" (Premio Clarín de Novela 2005), "Tuya", "Elena sabe" (Premio LiBeraturpreis 2010) y "Catedrales" (Premio Dashiell Hammett de la Semana Negra de Gijón 2020).

Sinopsis: Hace treinta años, en un terremo baldío de un barrio de Buenos Aires, apareció descuartizado y quemado el cadáver de una adolescente. La investigación se cerró sin culpables y su familia -de clase media educada, formal y católica- silenciosamente se fue resquebrajando. Pero, pasado ese largo tiempo, la verdad oculta saldrá a la luz gracias al persistente amor del padre de la víctima. Esa verdad mostrará con crudeza lo que se esconde detrás de las apariencias; la crueldad a la que pueden llevar la obediencia y el fanatismo religioso; la complicidad de los temerosos e indiferentes, y también, la soledad y el desvalimiento de quienes se animan a seguir su propio camino, ignorando mandatos heredados.

Comentarios


  1. ·.
    Excelente trabajo. Me encanta cuando aflora tu sentido crítico.
    El tema es brutal y desgraciadamente, de actualidad. Frutos de una sociedad que no entiende de valores.
    Un beso, Nélida.

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso!

      Gracias por pasarte y comentar.
      Sí, cualquier asesinato es una atrocidad.
      Lo que más miedo me da, es darme cuenta de que no todos piensan así, que muchos hasta justifican o normalizan la agresividad que -ya sabemos- nunca termina en nada bueno.

      Gracias Alfonso.
      Feliz Semana Santa.
      Un beso muy grande!!

      Eliminar
  2. "Al terminar el libro se acrecentó en mí, esa sensación inicial de que se podría haber escrtito mucho mejor", dices. Y es una reflexión que comparto. Tenía todo a favor para ser una grandísima novela, porque la autora posee tablas, habilidad, imaginación y buena mano literaria, pero ha dejado en esta obra algunos flecos que, a nada que se reflexione sobre los hechos, les hace perder consistencia. Fíjate que no soy precisamente religioso sino lo opuesto,; así y todo el personaje de Carmen me resultó excesivo, con muchos trazos gruesos, demasiado increíble. Sí me parece muy logrado todo ese cúmulo de silencios, huidas y desencuentros que van creando una barrera alrededor de la muerte de Ana y que convierten el suceso en irresoluble durante treinta años. De todas maneras, como dice un conocido, cuando se escarba sin límites en la ficción desde la postura de lector/a exigente, pocas novelas salen victoriosas. Y esta de Catedrales es, pese a todo, original y con buena estructura.

    Ya veo que llevas unos días muy lectores entre clásicos y novedades. Excelente panorama.

    Un abrazo, querida Nélida.



    P.S.- Días atrás estuve leyendo Perros mirando al cielo, de Eugenio Fuentes, novela con la que, al principio, no me llevé bien pero que terminó gustándome.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.
      Así es, hay partes poco creíbles que llevan a la falta de consistencia.
      En ese aspecto me llamó la atención, al igual que parece haberte sucedido a ti, el personaje de su hermana Carmen.
      Cuando se cuenta lo sucedido con detalles, o se pone negro sobre blanco lo que ya el lector podía intuir, flojea la consistencia. Por un personaje (Carmen) inverosímil y contradictorio, muy poco natural y nada convincente, algo exagerado lo mires por donde lo mires.

      Coincido contigo, es una novela original y tiene buena estructura, además engancha. Pero al final queda esa sensación y me da pena, porque podía haber sido una novela brillante y no quedarse en "regular tirando a bien". Así al menos lo sentí yo.

      Mil gracias, amigo. Un abrazo gigante.

      P.S: No conozco a Eugenio Fuentes, como autor. No he leído ningún libro suyo, parece ser que es una saga con el punto común del mismo detective. Ayyy si yo te contara sobre los Hospitales Madrileños y sus sanitarios, héroes caídos en el olvido. Creo que si la gente supiera qué ha sido con muchos de ellos se tirarían manos a la cabeza, y es que a veces cuanto más das........menos recibes. Pero en fin, esa es otra historia.
      Tomo nota de "perros mirando al cielo". ¿me sugieres algún libro concreto para iniciarme con este autor? Gracias!!!!

      Eliminar
    2. De Eugenio Fuentes no puedo contar mucho porque ese es el único libro que he leído.

      Eliminar
    3. Muchas gracias por la recomendación y por haberme acercado a esta lectura. Hoy mismo publiqué una entrada sobre "Perros mirando al cielo", me ha gustado!
      ¡¡Gracias!!

      Eliminar
  3. Pues tu humilde opinión vale mucho para los que nos fiamos de tí. Y cuando un libro no termina de convencernos pensamos que se podría haber escrito mejor. Pero para eso hay gustos.
    Te deseo un buena Semana Santa. Nélida y si estáis de vacaciones disfrutadlas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Muchísimas gracias por tus palabras, amiga, por esa confianza depositada en mis impresiones literarias.

      La Semana Santa ha estado bien, corta pero buena, jeje. Ya de nuevo a la rutina, y a las obligaciones, pero con ganas!!!! Di que sí.

      Un abrazote.

      Eliminar
  4. ¿Qué es la carrera de Contadora Pública, por Dios? ¡Yo quiero ser eso! Jajajajjaja
    Pues mira que la trama que comentas me atrae, aunque no logro averiguar exactamente porqué hay que adivinar cuestiones relativas a la trama... ¿Quizá es el estilo literario de la autora? ¿Le quiere dar así más suspense a la narración? Quizá tenga que leer el texto para extraer conclusiones, pero me has dejado intrigada.
    Un beso grande, Nélida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. Ay Macarena qué gracia me has hecho.
      No sabemos qué es esa profesión pero suena bien, ¿verdad?
      Contadora Pública en Argentina, imagino que es como trabajar en Contabilidad para cualquier Organismo Público aquí en España.

      Esta novela es un esquema de lectura diferente. Aunque ciertamente se trata de un asesinato y las cuestiones que lo rodean, incluído dar con el asesino que sigue suelto. Se da más importancia y prioridad a ir descubriendo, personaje a personaje, sus luces y sombras. Tirar de un hilo con un elemento en común.

      Pues dejarte intrigada es bueno, ¿no? jaja.
      Ya me cuentas qué te pareció, si finalmente lo lees.

      Gracias, Macarena.
      Un beso grandote!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Querido Miguel.

Los indianos

El verano que lo derritió todo.