Cuentos Imprescindibles.

Leer, o releer, a Antón Chéjov siempre me resulta una buena idea.
Me fascina este autor y estoy enamorada del libro “Cuentos imprescindibles”.
Una vez más consigue llevarme lejos, atrapar toda mi atención, llenarme de sensaciones muy especiales al tiempo que me trae buenos y añejos recuerdos.
Está en la Biblioteca de casa desde siempre, en un lugar privilegiado. 

Es un libro de gran calidad literaria.
Adentrarse en su lectura es abrir la mente y expandirla, empapándote de todos los matices que nos regala. Es vivir los relatos de primera mano, comienzas siendo un espectador en las gradas para luego bajar como jugador al campo. 
Antón Chéjov utiliza las palabras como nadie para crear personajes, escenarios e historias atemporales. Muy palpables y reales. 
Sus cuentos son eternos; nacieron hace muchos años pero siguen latiendo al ritmo actual. 

Me gusta su estilo pulcro y sencillo, la contundencia y convicción que transmite, la ligereza de su pluma, la variedad de sus temas. Las mezclas de humildad, atrevimiento, ironía, cautela, excelencia….
Es el escritor que escribía para hacer preguntas, no para dar respuestas. 
Y en especial, me gusta su manera de anclarse al lector, como esos amores recios que sobreviven a cualquier obstáculo y que con el tiempo se hacen más y más fuertes.
Así ha hecho conmigo. 

El autor, Antón Chéjov (1860-1904) nació en Rusia. Fue médico, escritor y dramaturgo.
Falleció en Alemania víctima de la tuberculosis que contrajo de sus pacientes (desde finales de 1880). Su cuerpo fue trasladado a Moscú, en un vagón de tren refrigerado.
Nos dejó grandes obras como “La gaviota”, “El jardín de los cerezos”, “El camaleón” o “Las tres hermanas”.  

Sinopsis: Casi al mismo título que el drama, el relato corto se ajusta al proyecto de Chéjov: “No he adquirido una perspectiva política, ni filosófica ni religiosa sobre la vida….tengo que limitarme a las descripciones de cómo mis personajes aman, se casan, tienen hijos, hablan y mueren”. El genio de Chéjov estalla en esas pinceladas, retazos de vida crepusculares, pesimistas, a veces irónicos y siempre lúcidos, reflejo de una realidad que comienza a disolverse envuelta en su mediocridad y falta de aliente. De los más de seiscientos relatos que escribió Chéjov, esta selección de Richard Ford, autor del brillante prólogo que la acompaña, recoge veinte, entre los que no podían falta algunos tan necesarios como el conmovedor La dama del perrito y el asfixiante El pabellón núnero 6.

Comentarios

  1. Lo has dicho todo en lo que respecta a su calidad literaria. Me permito agregarte algo: una de las cualidades que hacen único a Chéjov es la de ser tan ruso como para transmitir el espíritu de su pueblo, y a la vez tan universal como lo testimonia la admiración que se le profesa en todos los continentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Roberto!
      Chéjov, como bien apuntas, es universal.
      Atemporal y universal.
      Y ya sabemos el mérito que eso tiene, gente como tú y yo que hemos leídos sus obras y nos hemos maravillado con ellas.
      Gracias por venir hasta aquí y darme tu opinión.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Qué gratísima sorpresa que traigas a uno de los fundadores del cuento moderno con esas joyas literarias que son sus narraciones cortas. Y, sobre todo, esa dama del perrito que nunca ha dejado de fascinarme sobre todo por ese sustrato autobiográfico en el que el propio Chéjov se esconde en la piel de Gurov, el protagonista que encuentra a Anna con su lulú y que representa la antítesis, según se dice, de lo que era la propia esposa del autor.
    Qué maestría la de este hombre para mostrarnos una porción de trayecto vital donde saltan a lectores y lectoras las emociones de unos personajes en un determinado momento en el que el entorno y la climatología también forman parte de la escenificación.
    Qué buenísimos recuerdos lectores me has traído con tu reseña. Mira por donde, gracias a ti, voy a dar más que una nueva ojeada al ejemplar La dama del perrito y otros relatos, que así se titula el ejemplar de Chéjov que tengo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.....
      Una grata sorpresa ver que coincidimos en el gusto por Antón Chéjov y sus cuentos.
      Son auténticas joyas literarias y yo le tengo especial cariño a este libro que menciono.
      No se encuentra en esta compilación de cuentos "La dama del perrito", pero lo conozco y lo he leído ¡¡cómo no!!. Es buenísimo, es muy Antón Chéjov :-)
      Si aún no has leído alguno de los cuentos que incluye el libro "Cuentos imprescindibles" te invito a que lo hagas, te gustarán.

      Gracias por tu comentario y tus apreciaciones.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Esta mañana, Nélida, hablaba con un compañero acerca de nuestras lecturas en época de confinamiento y llegábamos a la conclusión de que los libros cambian de sentido según la época de tu vida en la que los lees; pero es más fascinante aún cuando los relees, sobre todo, si se trata de lecturas de tu juventud.
    Me alegro que hayas disfrutado con estos cuentos de Chéjov y que lo hayas compartido con nosotros.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena.
      Planteas un tema buenísimo para un debate largo y tendido. Que se une con otra idea que yo siempre he tenido; no siempre es el momento de leer un determinado libro.
      Por lo que en un momento dado podemos dejar de leer un libro a las pocas páginas de empezado, al no decirnos nada, y el mismo libro leído en otro momento posterior puede engancharnos por completo desde el inicio.
      Simplemente aquel no era su momento. Cada libro tiene su momento, y cada lector también (edad, estados de ánimos, receptividad, etc)

      Antçon Chéjov tiene la peculiaridad de escribir cuentos atemporales. Puedes haberlos leído hace muchos años y sentir como si acabaran de suceder lo que allí se narra.
      Gracias por tus aportaciones, y por alegrarte con mis alegrías-aciertos!!
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Es de esos autores que siempre han estado en casa de mis padres, pero sin que me haya acercado lo suficiente. Si leí algo fue hace un cuarto de siglo, y no me acuerdo, pero sí, es uno de los que habría que recuperar más pronto que tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      Es de esos autores que todos deberían leer alguna vez. Y ya luego, cuestión de gustos si se quiere repetir, como es el caso.
      Es un autor que a mi me gusta mucho, de siempre, y este libro suyo en especial.
      Si alguna vez te animas a leer a Antón Chéjov, espero que te gusten sus cuentos!!!
      Gracias.

      Eliminar
  5. ·.
    !Me das una envidia...!
    Doble. Tu capacidad lectora y tus estupendas reseñas.

    Un beso... y cuidaros mucho !

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Alfonso!
      Siempre me ha gustado mucho leer, desde pequeña. Y los libros para mi han sido, y son, pedacitos de cielo en la tierra :-)))
      Los libros son pura magia y me siento afortunada de esta pasión que tengo por leer ( soñar, viajar, vivir otras vidas, conocer otros lugares y personajes, dejarme llenar y vaciar, emocionarme, empatizar, aprender, no olvidar, SENTIR......etc....)
      Gracias por tus palabras.
      Cuídense mucho.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.