El último barco.


Esta semana me he leído el libro “El último barco” de Domingo Villar.

Una novela negra que me ha gustado mucho, por su trama y por lo bien escrita que está. 
Y también por algo que me ha llamado la atención; el ritmo de lectura que lleva, tan diferente al resto de novelas del género que acostumbro leer.

El libro está escrito con mucha calma y tranquilidad.
Una siente cómo el autor saborea y disfruta cada página escrita. Un placer de lectura, rica en detalles y descripciones.  

En buena parte del libro no “sucede” nada “nuevo”, sin embargo me tuvo enganchada todo el tiempo, con ese atrayente juego de teorías y posibilidades.

También me ha gustado mucho el personaje del inspector Leo Caldas.
Es un tipo tranquilo, paciente, sosegado, con buen humor, que no se altera nunca. Es buena persona, buen hijo, empático, cae bien, etc.
Creo que la novela no me hubiera gustado igual, si el personaje del inspector fuera cualquier otro.

Agradezco que me hablasen de este autor, al que desconocía por completo. Me ha dejado con ganas de leer más obras suyas.
Se llama Domingo Villar y nació en Vigo (1971) aunque  lleva muchos años residiendo en Madrid.
Ha escrito dos novelas anteriores a ésta. y dice que todos los personajes de su novela nacen vivos del escritor y tienen algo del ADN del autor.  
También dice que la literatura se lleva mal con las prisas, teniendo que ver más con el trabajo constante que con fogonazos creativos.
Y yo añado, que no hay más que leer este libro para darse cuenta de ello. 

Sinopsis: La hija del doctor Andrade vive en una casa pintada de azul, en un lugar donde las playas de olas mansas contrastan con el bullicio de la otra orilla. Allí las mariscadoras rastrillas la arena, los marineros lanzan sus aparejos al agua y quienes van a trabajar a la ciudad esperan en el muelle la llegada del barco que cruza cada media hora la ría de Vigo.
Una mañana  de otoño, mientras la costa gallega se recupera de los estragos de un temporal, el inspector Caldas recibe la visita de un hombre alarmado por la ausencia de su hija, que no se presentó a una comida familiar el fin de semana ni acudió el lunes a impartir su clase de cerámica en la Escuela de artes y Oficias.
Y aunque nada parezca haber alterado la casa ni la vida de Mónica Andrade, Leo Caldas pronto comprobará que, en la vida como en el mar, hasta el más apacible de las superficies puede ocultar un fondo oscuro de devastadoras corrientes.

Comentarios

  1. Sabía que te gustaría. Es una novela pausada donde la geografía forma parte del argumento. Y ese contrapunto del policía aragonés que utiliza el autor para hacer hincapié en el carácter gallego, es genial; como original es el comienzo de cada capítulo con esas definiciones, reales y recreadas, que anticipan los pasos de Caldas.

    No te cansarás si te decides a leer la siguiente novela de Villar. Fíjate que creo que su forma de relatar marca la propia pauta del lector o lectora, que pasea por esa lentitud argumental elaborada adrede y se deja (nos dejamos) envolveer por la neblina aspirando el olor, a salitre y peces, que dejan las olas.

    Gracias por compartir tus lecturas. Nos vemos en la siguiente.

    ...............................................................................................................................................................................................................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, gracias por hablarme de ella.
      Me encantó.
      Y llevas razón, mi ritmo pausado de lectura lo dirigía Villar. Uno solo tiene que dejarse llevar y aspirar ese olor a mar y sucumbir a esos paisajes que tan bien describe. Y la trama y todo lo demás.
      Se me bajaban las revoluciones cuando me sumergía en su lectura.

      Ciertamente el papel del policía Aragonés es un acierto, una sutil manera de describir el contrapunto con el carácter gallego.

      Estoy segura de que leeré más libros suyos.
      Gracias a ti por compartir tus opiniones.

      Eliminar
  2. ·.
    Felicidades, lectora. Poco más puedo decirte... que leo tus reseñas, que siempre son perfecta.
    Un beso

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfonso.
      Vuelco aquí mis impresiones del libro recién terminado, así no se me olvida nada de lo que sentí, y puedo recordarlo siempre.

      Eliminar
  3. Y tan calmada, como que tardó diez años en escribirla.... Yo tuve suerte, mi librera me dijo que estaba a punto de salir y me recomendó que leyese las dos anteriores, así que no tuve que esperar mucho. Me han ido gustando de menos a más, por orden cronológico. En esta se sale; no es que te tenga enganchado, es que no la puedes soltar. Quieres saber cómo acaba y aún te quedan 200 páginas. Tiene muy buenos giros argumentales, con personajes muy bien definidos con los que uno se encariña sin remedio. Hace poco vi este vídeo, por si te intersa: https://www.youtube.com/watch?v=bU6XZY0xK64

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje. Y tan calmada, sí.
      Pero fíjate, que en el vídeo que me enlazaste (gracias, me encantó y lo vi entero) habla entre otras cosas, de un período que tuvo (cuando su padre falleció) donde hizo casi un borrón y cuenta nueva del libro, que tenía ya prácticamente terminado. Se quedó solo con las pocas "piezas" que consideró buenas y construyó un libro nuevo.
      Todo lleva su tiempo.
      Lo bueno, es que el resultado le haya resultado satisfactorio. Y además lo bueno es que ha sido capaz de transmitir las cosas con la intencionalidad que quería darles. Al menos conmigo sucedió. Y lo digo por todo lo que cuenta en esta entrevista.

      Gracias por tu opinión, por el enlace, y por la recomendación sobre Camilleri (que una cosa llevó a la otra).

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las señoritas de escasos medios.

Demasiada felicidad.

Ellas mismas. Autorretratos de pintoras.