El patio de una casa de Delft.


El sentimiento está en el arte, por encima incluso del autor.
Es la primera idea que me vino a la cabeza al ver este cuadro, ya catalogado como uno de mis favoritos.

Mientras Vermeer y otros pintores Holandeses de la época, pintaban magistralmente escenas cotidianas del interior de las casas de Delft, aparece Pieter de Hooch y le da la vuelta a la escena, retratando lo que sucede al otro lado. En los exteriores y los patios de las casas de Delft.

Hay que recordar que para los pintores Holandeses de aquella época, el orden y la limpieza simbolizaban las mejores virtudes del ser humano, la decencia, el trabajo duro y la honradez. Así que corresponde a cada espectador, el ejercicio de dar un paso más allá en ese contexto e interpretar lo que nos quiso decir el autor al respecto.
Yo pienso que Hooch, sabedor de lo que sería una parte denostada de su querida Holanda, quiso dejar constancia de la misma y de la belleza inigualable que poseía. ¡Y vaya si lo consiguió!

La primera vez que vi esta obra, consiguió captar toda mi atención y detuvo mi mirada en cada milímetro de los trazos pintados. Seguía avanzando y viendo otros cuadros pero pronto volvía a éste nuevamente.
Me gusta la naturalidad de la escena, la autenticidad del momento; una escoba en el suelo, una madre con su hija que parecen venir del gallinero donde la pequeña lleva en su regazo algo.
Instantes de una vida real y cotidiana. Simple, sencilla, pero hermosa.
No hay posados ni escenarios perfectos y estudiados. Solo el momento y la magia de captarlo tal cual, con un realismo ejemplar.
El manejo de la luz es increíble, y esa paleta de colores me enamora.
Sublime la ternura que transmite.

Para quienes se aventuraron a decir que era un escenario inventado, solo tuvieron que seguir la pista de la placa que se ve sobre el arco, ha sobrevivido y dejado un rastro imborrable hasta el Hieronymusdael Cloister. En el mismo corazón de Delft.
En el mismo corazón que Pieter de Hooch, allá por 1658.

Comentarios

  1. Realmente el cuadro es precioso, da una sensación de profundidad por mediación de esa especie de túnel que atraviesa la casa y también hay otra especie de crítica entre el orden y la limpieza, con el relativo desorden que se aprecia en el cubo, la escoba y el muro sucio y sin limpiar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Sí que lo es. ¡¡Precioso!!. Así me lo parece a mi.
      Cierto que está muy lograda la sensación de profundidad con ese pasillo y la señora mirando hacia la calle.
      Del resto qué más decir? que no me canso de mirarlo. Me transmite muchas cosas. Y me encantan los tonos empleados.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar
  2. ·.
    Me encanta ver como analizas el cuadro, casi... cómo lo destripas. Nos haces ver los detalles del mismo pero con otro significado. Ese patio se corresponde con una realidad 'muy real'. Cualquier pintor hubiera huido de ella. Es de admirar que Hooch no lo haga.
    Un beso

    ñOCO Le bOLO: La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado
    ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      Cuando algo me gusta tanto y me llena de manera especial, disfruto destripándolo jaja (muy bien dicho por tu parte). Es maravilloso cuando un cuadro nos transmite tantas cosas.
      Por un lado está tu interpretación y sensaciones, como espectador. Y por otro lado el juego de imaginar lo que sintió el pintor al crearlo.
      Un patio "muy real" tú lo has dicho. Desprende el cuadro una cotidianidad precioso.
      Pura magia.

      Gracias por venir y comentar.
      Un beso!

      Eliminar
  3. La pintura holandesa de esa época es de mis favoritas, y me gustaría quedarme con todos sus cuadros. Son escenas aparentemente simples en las que vas descubriendo detalles uno tras otro. Algunos, los más, tienen su simbología, y cuando se conocen se disfrutan más. Una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      La pintura Holandesa de esa época también es de mis favoritas. Me encanta. Con diferencia, son cuadros especialmente bonitos. Me los llevaría todos (aunque tendré que adelantarme para que me dejes alguno :-) )

      Hay que "ver" un cuadro con todos los sentidos, y no solo con la vista.
      Están llenos de detalles, que enriquecen más la obra y nuestra percepción de la misma. Para mi tiene un valor incalculable, lo mucho que disfruto viendo estos cuadros y lo que me transmiten.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Me encanta por su luz, su cotidianeidad, sus gestos. Te toma de la mano y te mete en la escena y no hay temor, solo estado de contemplación.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocaya.
      Es una joyita ¿verdad?
      No me canso de mirarlo. Lo tengo en casa, en un libro de cuadros, a mano en todo momento.
      Pues sí, lo has expresado perfectamente; te toma la mano y te mete en la escena con total naturalidad.
      Veo que sientes lo mismo que he sentido yo.
      No hay temor, solo contemplación. Y admiración. Una maravilla. Magia pura.
      Muchas gracias por venir y dejarme tu sentir.
      Abrazote!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.