Fantasía en Waitomo

Quien me indicó la existencia de un lugar en Nueva Zelanda que podría enamorarme, parece que me conoce muy bien.
Tras unas pinceladas, quise saber más y busqué en la red.
Quedé maravillada del lugar, pareciera que en ese rincón del Planeta habitan las Hadas de los cuentos, o que todo está sacado del más habilidoso pintor.



Se trata de las Cuevas de Waitomo, y durante la noche se tornan mágicas.
Habitan en ellas millones de larvas luminosas (parientes de las luciérnagas) que tienen la capacidad de brillar en la oscuridad.  Emiten una fuerte carga lumínica como alerta ante los depredadores, y al mismo tiempo para atraer a sus presas.
Cuanto más hambrientas están, la luz se hace más fuerte.


La naturaleza es sabia y no es casualidad que tantos insectos se congreguen aquí, sino que el origen de las propias cuevas fue propicio para ello.
Las rocas se expusieron al aire, se separaron y se agrietaron, permitiendo el flujo de agua y disolvió las calizas durante millones de años. Eso hace que presenten una humedad ideal para estas larvas.

Las babas producen preciosos hilos brillantes .
Parece que el espectáculo lumínico está servido, pero aún quedan sorpresas por descubrir.


Son tres los niveles que comprende esta Cueva.
El primer nivel es el más concurrido, y menos restrictivo.
En el segundo, hay un ligero inconveniente y es que debido a la cantidad de monóxido de carbono que produce la presencia masiva de gente, al cabo de un determinado número de visitantes lo cierran.
Y por último, el tercer nivel que es muy original. Se llama "La Catedral" y es un área de superficie rugosa con una gran acústica.
Tiene dieciocho metros de altura.
Aquí suelen realizarse paseos en barca, lo que hacen de la experiencia algo más cautivadora, además de romántica, por los incontables destellos de las larvas.


Todo lo que he descubierto de lugar, me ha encantado.
Y se me antoja un viaje de fantasía, que merece la pena recorrer.  O al menos, conocer su existencia.

Comentarios

  1. Realmente precioso.
    Mientra te busco un vuelo barato a Nueva Zelanda, yo no te acompaño, he de decirte que en España al contrario de lo que pasa en la cueva, Cuanto más hambrientas están, la luz se hace más fuerte, cuanto más hambrientos estamos, menos luz utilizamos para que nos llegue para comer hasta fin de mes.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Jubi!
    Me alegro que te haya gustado. Realmente es una maravilla, y veo que así nos lo parece a los dos.
    Gracias por la búsqueda del vuelo, pero me quedo por estos lares, jeje. Intentaré dar con las condiciones óptimas para que ese tipo de larvas vengan y no se quieran ir. Nos alegrarán la vista, iluminarán nuestros sueños y unas cuantas cosas mas....

    Gracias por tu comentario.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ·.
    Indudablemente... un lugar de fantasía. La naturaleza es rica en prodigios, aunque el hombre le haya salido rana :)
    Las fotos son ilustrativas y tu explicación perfectamente complementaria.
    Si he de buscar defectos, que es una lástima que estén tan lejos... hasta ser inalcanzables. Una lástima.

    Un beso Nélida


    La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Me alegro haberte llegado virtualmente a este paraje del mundo, y que te gustara.
      Es increíble, ¿verdad?
      Cuánta belleza y cuánta naturaleza en estado puro.
      Es una lástima que esté tan lejos y no nos pille más a mano para visitarlo a menudo. Llevas razón, jeje. Pero siempre podemos volver a esta entrada y será, en cierto modo, una forma de regresar hasta allí.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar

  4. Ayyy quiero ir allí. Es precioso. Todo. Las pequeñas destellantes, el aire como de otro mundo que se vislumbra en las fotos. Los colores, la luz.
    Tienen algo de humano esas larvas, por eso de iluminarse para atraer jajjaja
    Quedé encantada!
    Gracias tocaya.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, tocaya!
      De tan bonito, diferente y mágico, no parece de este planeta. ¿Verdad?
      Cuando iba viendo más fotos en la red y enterándome de cosas del lugar y de lo que era pasear por allí, quedé maravillada.
      ¿Vamos entonces? :-)
      Me alegro que te guste.
      Gracias por tu comentario.
      Abrazote!

      Eliminar
  5. Preciosas fotos. Es ciertamente un lugar de ensueño.
    Lo visité en mi último, quizás penúltimo día en Nueva Zelanda, pero era de día y el encanto no se acerca ni de lejos. Parece que tendré que volver, en esta ocasión después del ocaso.
    Habitamos un Planeta fantástico, pleno de lugares tan fascinantes como éste. Están esperando a que los descubramos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      En la red hay muchísimas fotos del lugar, cuesta elegir unas frente a otras, y no todas a la vez.
      Sí, vivimos en un Planeta precioso con miles de rincones que esperan por nosotros, a que los descubramos y los vivamos. Me encanta pensar en ello e imaginar cuántos hay.
      Debe ser muy bonito también de día, claro. Qué suerte la tuya por haber estado ahí en persona.
      Pero como bien apuntas, el encanto que se desprende de esta nocturnidad de la naturaleza, es única.
      Me alegra haberte "picado" , así sumas un motivo más para volver :-)
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.

Ruperta JuntaPalabras.