Esencial.




En un mundo que se pierde en la riqueza material, en el poder, en el prestigio, en el reconocimiento, en el vivir del escaparate con los mejores coches, las mejores casas, la mejor ropa y las joyas más exclusivas..............que al ponderar las cosas suele equivocarse en las verdaderamente importantes.

Opino que una de las mayores riquezas, si no la que más, es ver y sentir "esa luz" en la mirada de quien quieres, porque refleja la felicidad que alberga su alma.
Y la felicidad de quienes quiero, es mi felicidad.
No hay dinero que compre ese sentimiento genuino, la espontaneidad, el impulso, lo sincero frente a lo fingido, lo que sale del corazón sólo al desnudar el alma sin miedos.

Quien tiene esa riqueza, previamente la ha dado, y al venirle de vuelta la ha duplicado.
Esas miradas llenan mi hoy, aquí y ahora. Me esfuerzo en que así sigan siendo.
Y al mismo tiempo anidan en mi corazón a través del recuerdo, del momento y de los lugares que hablaron de las risas compartidas, del encuentro casual, del buscado. Que llenaron mis tardes de interminables charlas, de las primeras veces.
Y que siguen haciéndolo, con las últimas también.

Junto a la luz de sus miradas, no hay mejor lugar en el mundo que aquel rincón que susurre el nombre de quienes amamos, al tiempo que arrullan el nuestro propio.
Son su presencia y mi esencia las que atesoro en un lugar preferente y prioritario de mi vida. En la cima de mi felicidad.

(Fotos: Propias)

Comentarios

  1. ·.
    Estupendas fotos Nélida. Me gusta especialmente la composición de la última.
    Me gustan tus reflexiones, siempre certeras.
    El dinero no compra, no consigue comprar lo esencial... solo lo alquila.
    Y los alquileres no son para siempre.

    Un beso

    La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      Muchas gracias, me alegra que te gusten las fotos y que compartas mis reflexiones.
      Esa tercera foto a mi también me gusta mucho, y además le tengo un cariño muy especial al lugar.
      Como digo, hay rincones que susurran el nombre de quienes queremos y arrullan el nuestro propio, acentuando esta sensación de felicidad como auténtico tesoro.

      No, no hay dinero que lo compre. Ni en pasado ni en presente.
      Tampoco lo cambiamos por todo el dinero del mundo ¿verdad?
      Gracias por tu aportación, me gustó eso que dijiste del alquiler.
      Totalmente de acuerdo.
      Y además nunca será natural ni genuina ni auténtica, esa felicidad alquilada.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Imagino que cada uno está contento a su manera con la vida y la forma de pensar que le ha tocado, pero no paro de dar gracias por creer que lo esencial no se compra, mucho menos se alquila.

    Saber disfrutar de esos momentos, de esas miradas es un privilegio.

    Estupendas fotos, muy diferentes y todas bellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      No dudo que muchos estén contentos con sus vidas, aunque difieran mucho de esta reflexión mía.
      Es cuestión de prioridades y valores.
      A mi particularmente no me convence eso de dejar el nido sin calor por volar más alto.
      Se me antoja que en el equilibrio está lo óptimo. Y sin olvidar una cosa y otra, pienso que lo verdaderamente importante se les pasa por alto a muchos/as.
      Me alegro que te gusten las fotos. Y me alegro también de que seas agradecido por tener y valorar lo esencial.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Entonces eso de lo esencial es invisible a los ojos, cómo nos quiso hacer creer El Principito ¿no es cierto? :)
    Broma aparte, coincido tocaya. Lo que puede darnos plenitud, felicidad, no puede comprarse.
    Una sonrisa franca, una mirada genuina, un bosque, un gesto, un espacio como el de tu foto, eso no tiene precio.
    Por cierto, preciosas las fotografías.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola tocaya!
      Algo de sabio va a tener el Principito entonces :-)
      Así lo siento yo también. La plenitud, la felicidad, y el resto de cosas que tú añades, no se compran!!!. No puede conseguirse de esa manera.
      Me alegra que te gusten las fotos.
      Gracias por tu comentario, por compartirme tu sentir, en la misma línea que el mío.
      Abrazote.

      Eliminar
  4. Preciosas fotos, en ocasiones, aunque no me gusta excesivamente la playa la echo de menos, me encanta la montaña, las cosas simples, las manualidades, me gusta ir vestido de cualquier manera, desde que me jubilé no me he vuelto a poner una corbata ni un traje, me siento muy a gusto con un pantalón vaquero y una camisa sencilla y en ese aspecto soy el hombre más feliz del mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Qué bonito comentario me has dejado. De cada una de tus palabras se desprende satisfacción y comodidad. Tranquilidad, sosiego y relax. La sencillez, lo esencial.
      Cuando nos dejan ser nosotros mismos, y mirarnos hacia adentro, Valorando lo que nos agrada y hace bien. Eso es felicidad!!
      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.