Het meisje met de parel


Cuando escucho a alguien hablar sobre este cuadro de Jan Vermeer (1632-1675) lo primero que se repite es la palabra "misteriosa".
La chica misteriosa, la joven de la perla. Esa mirada, el turbante, la pose, ¿quién es ella?

Ciertamente me resulta un tanto misteriosa a mi también. O más bien, siento curiosidad.

Hace bastantes años leí el libro de Tracy Chevalier (hoy lo rescato de mi estantería). Ella nos da una visión muy particular de la joven, del pintor, de la vida cotidiana del S. XVII holandés, y de cómo surge un sentimiento que se mueve entre la admiración y el amor.
Griet (la joven) tiene dieciséis años cuando empieza a trabajar como doncella en casa de Vermeer y termina convertida en su musa.

Sin embargo la realidad de este cuadro, que se expone en Mauritshuis (La Haya) no es un retrato sino uno de los estudios de la cabeza de una mujer conocidos en tiempos de Vermeer como "tronies", estos representaban emociones o tipos.
Y claro, cuando uno descubre esto puede pensar que desvelado el misterio se rompe la magia....O no.

Yo opto por esto último.
De la misma manera que una pieza de música puede ser interpretada de múltiples maneras según el músico, o un libro puede tener diferentes interpretaciones en función del lector, Vermeer capta nuestra atención hacia el lienzo con su sempiterna paleta de azules y amarillos, y con su particular manera de plasmar los delicados efectos de luz.
La composición es poco corriente en él (acostumbrado a pintar escenas de la vida cotidiana en pequeña escala) pero el resultado es muy armónico y llama la atención. 
La perla plasmada con dos pinceladas reflejan con claridad el cuello blanco de la modelo.
Los ojos de la joven centellean y diminutos reflejos salpican el turbante.

Eligió un retrato del montón, de una desconocida, para hacerlo suyo. Creo que ahí nace el verdadero y eterno misterio de la obra. Sin olvidar la curiosidad del espectador y su interpretación.

Comentarios

  1. No conocía el cuadro, tampoco el libro o la película, he leído que también la llaman "La Mona Lisa holandesa"
    Un abrazo.

    P.D. Te traigo algo de los 7º bajo cero que vamos a tener que soportar esta madrugada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Es uno de mis cuadros favoritos, me compré el libro por eso mismo, primero fue la admiración a la obra y luego el interés por el libro.
      Me alegra verte por aquí y que de paso hayas conocido la obra.
      Un abrazo fuerte.

      P.D: No sabes la alegría con la que acojo parte de esos 7º (por finnnnn). Gracias!! :-)

      Eliminar
  2. No leí el libro, pero vi la película, que por cierto está muy bien lograda.
    Aún sabiendo lo que ahora nos contás, es un cuadro que no deja de maravillarme; aunque solo lo haya visto en láminas de libros y/o en la red.
    Abrazote tocaya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocaya.
      Yo no he visto la película aún. Aunque siguiendo tu criterio, no me importaría verla.
      Me alegro que te guste el cuadro, coincidimos en eso: A mi tampoco deja de maravillarme.
      ¿Sabes? tengo un collar (colgante) que tiene una pieza de nácar con ese cuadro, aunque no adjunté foto esta vez. jeje. Imagínate si me gusta, o no.
      Yo tampoco he visto el cuadro en persona, pero quién sabe!!! Lo he visto en sueños muchas veces y creo que eso es hasta casi mejor :-)
      Abrazote para ti también.
      Y gracias por venir!!!!

      Eliminar
  3. Es un estilo de pintura que me gusta mucho en general, así como este cuadro en particular. Al mirarlo, da la sensación de que estemos dentro de la casa y de que ella vaya a decirnos algo. Creo que es eso, el que nos haga partícipes de la escena, lo que le da tanto atractivo.

    No he leído el libro, que no lo tengo, ni he visto la película, que sí me la traje a Suiza sin que encuentre nunca tiempo para sentarme a verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Coincidimos en gustos esta vez. A mi también este estilo me gusta mucho y en particular los cuadros de Vermeer me encantan.
      Bien visto por tu parte, ciertamente pareciera querer decirnos algo, es verdad.
      Yo el libro lo leí hace bastante tiempo, lo recuerdo entretenido, no está nada mal.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. ·.
    ¿Que tiene la joven de la perla?
    Lo cierto es que la escogí como ilustración para mi primer post, "Y llamé a las puertas del cielo", que comentaste el pasado 18 de abril.
    Me encanta ese cuadro. Bien está que me lo traigas a mi memoria.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  5. Hola Ñoco.
    Puro misterio y magia. Las pinceladas del autor, la pose de la joven, y nuestra imaginación.¡¡Casi nada!!
    Me alegro que te haya gustado, veo que somos muchos los que hemos caído en el encanto de este cuadro.
    Gracias por venir y dejarme tu comentario.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Irving Penn, grand palais
    es la chica de la perla
    Es cuadro es una referencia
    (yo no me he puesto todavía delante de el)
    Kisss y Kissss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Friné.
      El cuadro es bastante inspirador.
      Cada uno lo ve desde su propio prisma.

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. El gran acierto del pintor es, precisamente, no sólo hacernos partícipes de ese deleite artístico sino envolvernos en ese aparente misterio del personaje retratado, con el que se puede fantasear permanentemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Una mirada....
      Totalmente de acuerdo contigo.
      Con mucho arte, sutileza y delicadeza, el pintor hace partícipe al espectador dándole además cancha libre para la imaginación de cada uno.
      Quién es, dónde está, qué mira, qué piensa, acaba de decir algo, a quién espera, etc....
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.