Por la boca muere el pez

O de cómo se te cae el mito a los pies.
Y hasta aquí puedo leer.
Dicen que internet es una jauría y no encuentro mejor término ni significado.
Quien parece una cosa y luego otra es.
No sé si atribuirlo a la casualidad o la fortuna por mi parte, pero hoy descubro a través de sus palabras comentarios, la huella de otro ser.
Es otro contexto y lugar,  cierto, pero hay cosas que mejor no saber.
Si quieres que el mito a los pies nunca esté,  a veces haz por no ver ni leer, mejor no saber. Aunque ceteris paribus,  la información es poder.


Comentarios

  1. En la virtualidad y en el universo real existen los mismos condicionantes y similares sensaciones. E idéntica fauna; gente corriente a quienes, en vez de observar sus ojos y sus gestos, miras sus palabras. Y es en ellas donde se encuentra la raíz de esa persona.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Una mirada....." interesante tu punto de vista.
      Las sensaciones son similares porque damos importancia a las mismas cosas, lo que sucede es que cuando en el mundo virtual faltan los gestos y las entonaciones del contexto en cuestión, solo quedan las palabras, sin dobleces, mostrando lo que en realidad se es.
      Me gustó tu frase final porque creo que resume todo esto muy bien: "en las palabras es donde se encuentra la raíz de esa persona". Tal cual.
      Gracias por venir y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Mejor saber a qué atenerse. No es Internet la jauría, sino las personas que la usan. Las redes sociales sacan lo mejor y lo peor de cada uno. es cuestión de tiempo que cada uno termine mostrándose tal cual es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Sí, mejor saber y saber a qué atenerse, como bien apuntas.
      Totalmente de acuerdo contigo.
      Es cuestión de tiempo, que cada uno se luzca como es. Pero algunos parecen tener dos caras, como los "1" y los "0" del entramado.
      Las palabras pueden ser tanto una caricia como un mazazo, lo que nos da pistas a la hora de conocer más a quien está detrás de ellas y el uso que le da.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Coincido con Tawaki. Siempre, siempre somos nosotros.
    Yo prefiero saber, aunque duela, aunque sea un balde de agua helada en la cabeza, un disparo al corazón. Me parece, si es nuestro interés, que eso nos permite crecer como seres humanos. Es en la cualidad del descurbrimiento, que reside el tesoro para bien de nosotros mismos, al menos eso creo hoy.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocaya.
      Llevas razón, aunque el mito se caiga a los pies mejor conocer la verdad y saber a qué atenerte.
      El texto es más una explosión de decepción que de racionalidad.
      Mitos y realidades, cuando ambos chocan el conocimiento es poder. Un beso y gracias por tu comentario.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.