Jardín Canario.

El Jardín Botánico Viera y Clavijo, o "Jardín Canario" como comúnmente se le conoce es un enclave privilegiado de 27 hectáreas que se encuentra en el municipio de Tafira Alta (Gran Canaria).

Hoy lo he visitado, y vuelvo a experimentar esa sensación grupal de remanso de paz, silencio y naturaleza viva. De amor y respeto por la naturaleza en general y por las especies endémicas de las islas Canarias en particular.
Hay vigilancia pero solo a la entrada del Jardín, no hay ningún rincón de acceso restringido así que es fundamental que los visitantes sean civilizados y respetuosos, cosa que se cumple, doy fe de ello. Y es que la conservación y mantenimiento del lugar no puede ser más óptimo.
También es un paraíso lleno de posibilidades para los amantes de la fotografía.


Allí dentro el tiempo se para, tienes que recorrerlo sin prisas, recreándote en cada espacio, parándote a hacer fotos, escuchando el silencio o el piar de los pájaros, leyendo los rótulos informativos o sentándote a descansar y admirar el paisaje.

La idea y pasión de este Jardín se la debemos a un Sueco llamado Sventenius (1910-1973), residente en Gran Canaria, y que dedicó muchos años a este proyecto (1952-1973).
Concibió la idea como un espacio donde reunir todas la riqueza botánica de las islas en un solo lugar. Fue a cada isla del archipiélago canario recopilando la Flora, resolvió problemas paisajísticos y estructurales con una perspectiva a 40 años vista cuando todas las especies hubieran alcanzado su pleno desarrollo.
Orientó su labor científica hacia la exploración de remotos lugares de las islas, recolectando y describiendo taxones nuevos, mejorando los conocimientos sobre muchos otros, empezando a elaborar un herbario y haciendo acopio de plantas para establecer las colecciones vivas.
Sentó las bases para el estudio futuro de la Flora Canaria.
No dejó nada al azar, sus decisiones fueron muy meditadas; trazados de paseos, cursos de corriente de agua, selección de diferentes tonos de piedra de cantería, etc.
El decía que un Jardín Botánico nunca puede considerarse terminado totalmente.

Desde 1974 hasta 2012 llegó la Consolidación Científica del J.C. con el Dr. David Bramwell, especialista en Flora y Biogeografía de las islas en las Universidades Británicas de Liverpool y Reading.
Dio un impulso cualitativo al J.C. y la suya fue una etapa de extensión de actividades de investigación, ampliaciones de infraestructura, la construcción de laboratorios dotados de equipamientos completos, consolidación de la biblioteca, etc.
Obtiene fondos que posibilitan que un joven equipo de Biólogos empiecen a tener resultados de gran relevancia, que son premiados con reconocimientos Nacionales e Internacionales.

Desde 2012 al 2014 toma el relevo el Dr. Bernardo Navarro Valdivielso, Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de La Laguna, experto en Flora Canaria terrestre y gran conocedor de todos los aspectos históricos del J.C.
Se encargó de la gestión del mantenimiento de la colección de plantas de jardín y en particular a la conservación ex situ de especies amenazadas y a la educación medioambiental. Y sus estudios se basan en la Investigación de Biología Reproductiva, Citogenética y Taxonomía.

Desde el 2014 hasta la actualidad ha sido el Dr. Juli Caujapé Castells, especialista en Diversidad Genética y Filogenia Molecular de plantas terrestres. Formado en las Universidad de Barcelona y Austin (Texas, USA)
Lleva trabajando en el J.C. desde 1999 y su actividad se ha centrado en aplicar la información que contiene la molécula de ADN, manteniendo todo lo que sus antecesores cimentaron como base y esencia del lugar.

El Jardín Botánico Viera y Clavijo, lleva ese nombre en honor al Naturalista Canario del S.XVIII,  José de Viera y Clavijo, que fue discípulo del Botánico Canavilles y pionero de las Ciencias de la Naturaleza en el Archipiélago.

Un lugar muy especial, recomendable de visitar y que no deja indiferente a nadie.
Te vas con más de lo que trajiste, mientras algo tuyo se ancla al lugar y allí se queda.

Comentarios

  1. Sin ser ninguna novedad, digo: ¡qué bien escribes, y qué bien se te ve! Con gafas de sol, de las otras o sin ellas :-) :-) También agrego que tu fotógrafo personal es un lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola Roberto.
      ¡Muchas gracias por mirarme siempre con tan buenos ojos!
      El lugar es maravilloso, además de esos que siempre descubres algo nuevo. Una maravilla, y lo bien cuidado que siempre está.
      Ojalá algún día pudieras verlo, te haría de cicerone con un gusto inmenso. Bueno, mientras eso sucede te hablaré de él, será por falta de oportunidades!!!!
      Tiene buen ojo el fotógrafo ¿verdad? :-)

      Un beso grande para ti. Y gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Imagino que ha de ser un placer pasear por ese jardín.
    Se te ve muy bien! El fotógrafo tiene buen ojo, pero ud. tiene capacidad de estar frente a la cámara, y eso... no todos lo tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginas bien, tocaya.
      Si un día, por esas casualidades de la vida, pudiera mostrártelo me haría muy feliz, y no dudo de que te gustaría mucho también a ti.
      Gracias por mirarme así de bien. No sé si es capacidad, o falta de escapatoria :-)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Estoy convencido de que me encantaria este lugar. Especialmente en una visita pausada como la que propones. A veces debemos mucho a personas anonimas que se toman la molestia de compartir sus aficiones. No quedan demasiadas personas que piensen en el futuro a tantos agnos vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Yo también estoy convencida, hasta donde te conozco, que te encantaría visitar ese lugar y que disfrutarías mucho estando allí.
      Digo lo mismo, si un día por esas casualidades de la vida pudiera mostrártelo cual cicerone, estaría encantada.
      Llevas razón, no hay muchas personas tan desinteresadas como Sventenius, yo le hubiera puesto su nombre al Jardín Canario (sin menospreciar a Viera y Clavijo, claro).
      ¿Sabes un dato curioso? Sventenius estuvo al frente del proyecto hasta que un día un accidente de tráfico sesgó su vida "justo" delante del Jardín Canario. Sus restos reposan dentro del J.C., en una tumba cubierta, en la parte de las Laurisilvas.

      Gracias por tu visita.
      Un beso!

      Eliminar
  4. ·.
    Tal como lo cuentas nos contagias de tu entusiasmo. No me cabe la menor duda de que el lugar ha de ser muy interesante. Siempre me ha encantado la flora canaria, tal vez al serme extraña.
    Creo que si algún día volviese a Gran Canaria no olvidaría esa visita.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ñoco.
      Me alegra que una parte de mi entusiasmo, te llegara.
      Si algún día vuelves a esta tierra que aún te recuerda de manera especial (de eso no tengo duda) pdisfrutarás como entonces, con ojos nuevos de niño pequeño. Porque o las cosas han cambiado, o de seguir más o menos igual, es nuestro prisma el que ha cambiado con los años.
      En cualquier cosa, avisa, y será un placer hacerte de cicerón.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.