Algo falla

Hay temas complejos que requieren un análisis detallado y personalizado.
Y aunque no debamos generalizar, las noticias del día a día muestran una preocupante tendencia.

Hoy uno de los periódicos digitales que suelo leer, hablaba de cómo una compañía aérea tuvo que expulsar de su vuelo a un grupo de chicas por comportarse "como "animales".
Parece que era un grupo de diez chicas que celebraban una despedida de soltera, y que alborotaban mucho, bebían vodka y gritaban palabras mal sonantes.
Todos los viajeros se quejaron y cuando la tripulación del avión las "invitó" a salir del mismo, éstas se encararon con ellos y tuvieron que llamar a la policía.

Esta noticia me hizo reflexionar bastante y me llevó a compararlo con un caso que me contaron hace relativamente pocas semanas.
Tengo un familiar cercano que hizo un viaje de fin de curso con alumnos de entre 16 y 17 años, del Instituto donde él da clase, Centro del que también es Director.
No se trata de un Instituto conocido por conflictivo ni mucho menos.

Me cuenta que la cosa ya empezó en el avión de ida.
Una alumna comienza a darse con las palmas abiertas en los muslos, cada vez más fuerte el sonido. Y como un efecto eco, el resto de alumnos la siguen en una particular batucada descontrolada.
El ruido era espantoso y molestaba al resto de pasajeros que se quejaron.
Entre él y el personal de vuelo pudieron, al rato, controlar a la "manada" (con perdón, pero es que no encuentro calificativo más acorde que el que usó el periódico de hoy;"como animales".)

Al poco de aquello, otro suceso. Una alumna mareada no se le ocurre otra cosa que descalzarse y poner los pies en la cabecera del asiento delantero, molestando a la señora mayor que ocupaba el mismo.
Cuando el Director se acercó y le pidió que bajara los pies porque aquello tampoco le iba a aliviar el mareo, ella le responde con un abrupto "qué quiere entonces, que la pote así e hizo un ademán de arcadas", hasta que por fin se calzaba y reincorporaba en su asiento.

Estos son algunos ejemplos más.
De tantos, de muchos.
Me contaba que ya en destino las cosas tampoco fueron un camino de rosas.
Los llevas a ver cosas nuevas, una ciudad nueva, un poco de cultura e historia, centrándose principalmente en un parque temático de atracciones para toda la familia.......pero a ellos no les gustaba nada y por todo se quejaban. Solo querían ir a Centros Comerciales a mirar tiendas o quedarse en el hotel para bañarse en la piscina.

Da que pensar y mucho, porque sin querer generalizar ni teorizar, terminas identificándoles en esa tendencia de peligrosa agresividad reprimida que estalla a la primera de cambio.
Y por ese despotismo verbal que expresan, por esa falta de interés y aspiraciones y por ser fieles a la ley del mínimo esfuerzo.
Pero sobre todo por no saber estar, y no demostrar un mínimo de civismo y respeto.

Comentarios

  1. Igual que nosotros somos lo que criaron nuestros padres, nuestros vastagos saldran en funcion de nuestras decisiones. Y, ya sea generalizando mas o menos, la cosa no pinta bien, nada bien.

    No quiero ni pensar en como puede ser mi futuro dentro de diez, quince o veinte agnos, pero me temo lo peor.

    Ahi tenemos el ejemplo de 30 agnos de mala educacion en algunas de nuestras comunidades autonomas. Ahora tenemos a gente que odia por encima de todo y sin saber exactamente por que.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Pues el tema da para pensar, y mucho.
      Evidentemente la parte familiar es la que más pesa en cualquier educación. Y mi principal miedo al respecto es que el comportamiento generalizado tan agresivo ya se da por "normal" vayas donde vayas.
      Como bien apuntas, la gente odia y no sabe ni muy bien por qué.

      No sé cómo será dentro de esos 10 años, o 15 que dices. Pero al menos esperemos que no nos salpique mucho ¿verdad?
      Que la gente haga lo que quiera con su vida, pero que mantenga el respeto hacia los demás y unas norma mínimas de civismo. Yo creo que tampoco es pedir tanto.

      Gracias por tu visita y reflexiones.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Es cierto, algo falla y posiblemente somos nosotros que hemos consentido en exceso a nuestros hijos, pero la cosa no pinta nada bien, por este camino no se llega a ningún sitio y se termina en una barbarie casi generalizada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Algo falla, lo peor es que para "arreglar" ese "fallo" hay que cortar de raíz muchas cosas y cada vez yo lo veo más complicado viendo esta tendencia que comento.
      La educación es fundamental, si los valores están bien cimentados, tu forma de ser no te permite hacer ciertas cosas. Eso creo.
      El respeto no se compra, no se roba, el respeto lo trabajas tú toda la vida pero porque te lo han inculcado así. Y eso creo que falla mucho.

      Gracias por tu visita y tus reflexiones.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.