En un rincón de Francia

"Cuidar de su nieto durante el mes de Agosto no es lo que más ilusión le hace en el mundo a este abuelo algo cascarrabias. Le parece un despropósito que los padres acudan a él ahora que se han separado y ninguno de los dos puede hacerse cargo del pequeño durante el verano. Le indigna, porque en todos estos años apenas se han acordado de que el niño tenía abuelo, y es que el viejo refunfuñón nunca fue de la devoción de la madre. En este momento entre el anciano ermitaño y el niño de seis años hay mucho más que una brecha de siete décadas, hay todo un abismo, un universo entero. No obstante, durante ese verano en la casa de madera junto al lago, ya sea por las tardes de juegos y de pesca o bien por los paseos en bicicleta y la ausencia de televisión......poco a poco, surge una complicidad única entre ellos, un estrecho vínculo de amor y aprendizaje mutuo que despertará la curiosidad del niño por la naturaleza y acabará enterneciendo el corazón del abuelo".

Esta lectura tan ligera y suave como la caricia de una pluma, me sumergió casi sin darme cuenta en el alma de dos personas que a pesar de tener un vínculo de sangre no se les había permitido conocerse antes.

François D'Epenoux invita a un tranquilo ritmo de lectura y derrocha ternura con este libro lleno de diálogos interesantes, inteligentes y que te hace pensar.
Lejos de encontrar una historia predecible, te sorprende página tras página. Y te sorprendes a ti misma iluminando razonamientos que evocan el recuerdo de tu propia infancia.

Me gusta la sutileza con que ensalza la capacidad de adaptación de ambos personajes y la manera tan natural y espontánea con que nos muestra el vínculo de amor que va naciendo entre abuelo y nieto; Vivencias, preguntas y respuestas, planes, tiempo juntos, enseñanzas, valoraciones.
 Pondera y razona lo bueno de cada generación, consiguiendo que el lector rebose ternura al ser testigo en primera línea de cómo el abuelo va rellenando huecos que tenía vacíos a medida que el niño construye otros nuevos que nunca olvidará.

Comentarios

  1. Me ha encantado esta reseña de un libro que, sin duda,está lleno de valores humanos.La relación abuelo-nieto suele ser muy provechosa tanto emocionalmente como educativa.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fanny.
      Me alegra que te gustase, es fiel reflejo de mi impresión llena de dules matices. Los valores humanos, tratados con esta naturalidad y espontaneidad, están infravalorados y en el olvido.
      Coincido contigo en que esa relación abuelo-nieto es emocionalmente increíble, así como educativa.
      Cuando yo era pequeña me encantaba sentarme en los pies de mi abuela mientras ella se mecía en su mecedora y yo le pedía que me contara historias de cuando ella era niña y joven.(y eso que yo tuve-y tengo -la suerte de tener a mis padres conmigo siempre unidos) aún así supe de esa única relación abuela-nieta, nunca me cansaba de esos momentos.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Me gusta lo que contás del libro. He visto en carne propia como se transfigura la relación abuelos/nietos. Y siempre me quedo pasmada tratando de dilucidar que se despierta en nuestros padres en relación a nuestros propios hijos. Si Dios quiere y el universo nos acompaña, en junio seré abuela; ahí tal vez descubre de que van esos lazos tan fuertes y genuinos.
    Apunto para futuras compras de la biblioteca :)
    abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nélida.
      Yotambién conozco casos similares a los que relata este libro, todos con el denominador común de la "pena", con una palpable tristeza de fondo.
      Lo que no conozco tantos casos de es esa "feliz" transformación, tal vez porque eso queda en la intimidad de la relación. Me gusta pensar que es así.
      Enhorabuena por ese nuevo miembro que llega a la familia. Qué felicidad me ha dado por ti, al saberlo.
      Espero que experimentes con tu particular sensibilidad y mucha intensidad esa relación abuela-nieto/a.
      Me parece una idea excelente añadir este libro en cualquier biblioteca!!
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

  3. Haces una buena reseña. Más que eso, es una buena invitación a la lectura.
    Los tiempos han cambiado. Los abuelos son ahora los coches escobas que van recogienndo nietos debido a que los padre...'ya no son cómo los de antes'

    un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ñoco.
      Pues me alegra haber conseguido, sin casi pretenderlo, hacer una buena invitación a la lectura. Me encantan los libros y éste en particular me gustó mucho. Ojalá consiguiera incitar a leer, sobre todo a quienes no saben lo que se pierden con un buen libro!!
      Qué interesante lo que apuntas. Sin querer generalizar tengo que decir que opino igual en eso de los abuelos "coche escoba" recogiendo a los nietos. Y que las cosas han cambiado....los padres no son como los de antes.
      No quiero hacer juicios de valor contra nadie ni escupir hacia arriba ni hablar a medias sobre un tema que tiene muchos matices, pero opino que es muy cierto lo que apuntas, el amor de hoy en día es más débil y flojo, antes era recio fuerte y comprometido.
      Gracias por tu comentario, amigo.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Qué reseña más buena y más bonita has hecho.
    La relación nieto-abuelo que tan bien conozco es tan enriquecedora que no existen palabras para poder explicarlas.
    Me apunto el libro;-).

    Mil besos, preciosa. TQ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lucía!
      Qué bien que lo veas de esa manera.
      Y mejor aún, qué bueno que conozcas así de bien esa relación abuelo-nieto. Conociéndote como ya lo hago, me es fácil imaginarte en ese papel y en esa relacón única, viviéndola con esa intensidad y amor que tú tienes. Y suerte la de esos nietos/as por tenerte!!
      Si lees el libro, espero que lo disfrutes mucho.
      Gracias por tu comenotario, y por tanto cariño, sabes que es recíproco.
      Un beso enorrrrrme para ti.

      Eliminar
  5. No he leído el libro pero me recuerda a la película En el estanque dorado. ¿Tendrán algo que ver? La tecnología, lo efímero de la vida moderna y el ritmo que llevamos abren brechas generacionales a menudo insalvables, porque nos falta el mejor pegamento que existe para las relaciones personales, que es pasar tiempo juntos, compartir afanes y conversar sobre ellos. Libros como este nos hacen mucha falta.

    ResponderEliminar
  6. Hola Tawaki.
    A mi no me recuerda a esa película especialmente.
    En este libro el abuelo es alguien solitario casi más por vocación que por circunstancias. Lo que sucede es que dentro de ese mundo "circunstancial" hay algo que le ha impedido entablar esa relación con su nieto y teniéndolo como punto de partida se ha hilado esta historia llena de matices con las que disfrutar la lectura.
    Has hecho un comentario muy interesante y certero, con el que estoy bastante de acuerdo.
    Pasar tiempo juntos, planear cosas y conversar. Ahí lo has resumido muy bien porque justo ahí radica gran parte de la ternura que encierra este libro.
    Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.