Genialmente sencillos.

"No prometas cuando seas feliz.
No respondas cuando estés enfadado y
tampoco decidas cuando estés triste."
(Bob Marley)

Y es que a veces, tenemos un laberinto emocional que librar. 
Así que mejor centrarse con calma en la salida y, una vez pase ese torbellino inicial, ya luego prometes, ya respondes y ya decides. ¿O no? :-)

Comentarios

  1. Muy listo el amigo Bob. Es una buena forma de evitarse problemas. Porque nuestro cerebro de reptil a veces toma decisiones demasiado precipitadas, sin consultar con el lobulo prefrontal, que es el que nos saca del laberinto.

    ResponderEliminar
  2. Muy listo el amigo Bob. Es una buena forma de evitarse problemas. Porque nuestro cerebro de reptil a veces toma decisiones demasiado precipitadas, sin consultar con el lobulo prefrontal, que es el que nos saca del laberinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy listo el amigo Bob. Pues sí. Y también lo es quien se pare a interorizar y hacer propia estas ideas. Pero es que si además consigues ponerlas en práctica, ya el nivel de inteligencia es admirable. Touché.

      Gracias por esa clase de anatomía que tenía algo olvidada :-)
      Dicen que sin el cerebro reptil, la clase humana nos habríamos extinguido, no sé yo....
      En cambio, creo tener la certeza de que por mi forma de ser, mi corteza prefrontal tiene tiene que tener más peso que mi cerebro reptil. jaja

      Un beso!!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.