Bienvenido, ya tenía ganas de que llegaras.

El cambio de año es un momento propicio para poner los contadores a cero en algunas cosas.
Para resetear las cosas malas que nos han sucedido y matar los virus que se han apoderado de ellas.

A ver si el 2014 nos trae cosas buenas para todos y nos muestra su cara más amable.
Lo que cada uno necesite.
Que nos haga crecer y nos tienda una mano amiga que de frutos en las metas que pretendamos alcanzar.

Como una puerta que se cierra, así debemos hacer con las cosas malas que nos dejó el 2013, y no abrirla ni mirar para ella.

A todas las personas que nos acompañan de manera incondicional en nuestras vidas, a todas las cosas buenas que nos sucedan y las oportunidades que estén por llegar, extendámosle los brazos, saquemos nuestra mejor actitud y démosle la bienvenida.


Comentarios

  1. con los brazos abiertos, de par en par! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso. Y que de esa manera nos venga tooooodo lo bueno.
      Un beso, Raúl.

      Eliminar
  2. Bien hallados!!!
    Los reyes me han traído un antivirus de pago, aunque ya lo tenía gratuito, "Para resetear las cosas malas que nos han sucedido"...
    No se si me traerán algo más ya que he sido medianamente malo, pero igual se confunden y me dejan alguna cosita.
    Con respecto al antivirus es por esto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Con mis mejores deseos para este año recién comenzado. Que te traiga mucha felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo para ti, Tawaki.
      Muchas cosas buenas y siempre con felicidad.

      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Vaya! Menudo susto.....ya he visto lo que te sucedió.
    Pero mi visión de dejar atrás lo malo del 2013 es más dramático, y por desgracia muy habitual. Los virus son gordos, hay que resetear a conciencia....

    Un abrazo, Jubi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.