Hasta aquí.


Ahora preguntas y aunque me sobran razones
no voy a responder.
Hay muchas cosas que a simple vista no se ven,
te asustas y ocultas cada vez que me acerco,
será porque estoy cambiando 
y empiezo a sentirme bien.

Te abruma y desconcierta,
algo intuyes.
Acostumbrado a forzar,
a ordenar y mandar,
sientes que te sublevo y eso te sobrepasa.

Pretendes incansablemente
hacerme sentir pequeña
pero a simple vista tampoco a ti se te ve,
realmente quién te conoce
si te escudas en mi cuerpo.

Hoy se acabó.
Al cerrar la puerta, 
el ruido te dejó sordo y mudo
no me creías tan valiente. 

Dentro de mi 
hay un corazón que late
y a pesar de todo
no dejará de amar. 
Tal vez un día al extender mi mano,
encuentre a alguien que la acepte 
y trate con ternura.
Un día escucharé sus silencios
y guardaré sus sentimientos
mientras él cuida de los míos.

Comentarios

  1. cuando por fin se cierran ciertas puertas, mejor no volver jamás la vista atrás!

    ResponderEliminar
  2. A veces necesitamos estos ejercicios de autoafirmación, aunque no siempre seamos capaces de predecir las consecuencias y de adivinar el duro precio.

    Pero debemos ser, sin más, nosotros

    Me gustó, Neli, el mensaje y la forma de expresarlo.

    Un fuerte abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  3. Hay veces que se ha de decir :"Hasta aquí", rotundo y firme y cerrar la puerta para trasladarse con esperanza al mañana...

    Me ha encantado, por su contundencia y lo bien dicho, sí señor.

    Besos tan grandes como los kilómetros que nos separan:-)

    ResponderEliminar
  4. Hola Raúl.
    Nunca me han gustado ciertos temas, pero están ahí y por desgracia son el presente de muchas personas.
    Me gusta más escribir sobre cosas alegres, pero a veces hay excepciones que confirman la regla.

    Un beso.
    Neli.

    ResponderEliminar
  5. A mi me gustó el resultado y sobre todo imaginar que fuese verdad, que alguien saliera de ese pozo negro destructivo y lo hiciera por fin con aplomo y que las cosas le salieran así de bien.
    Es una realidad dura y no por mirar a otro lado dejará de existir.

    Un fuerte abrazo para ti, Emilio.
    Neli.

    ResponderEliminar
  6. Y qué bonito suena dicho por ti, Lucía: "Trasladarse con esperanza al mañana".

    Pues si, hay veces que hace falta esta contundencia y una especie de "borrón y cuenta nueva."

    Gracias por venir y enriquecer con tus letras.
    Un abrazo y besos (tantos como km....... pero de ida y vuelta) :-)

    Neli

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.

Ruperta JuntaPalabras.