Así somos

"Ámame cuando menos lo merezca porque es cuando más lo necesito"

Comentarios

  1. Primera entrada del año, Neli. Se te echaba de menos.

    Hasta en los momentos de mayor fragilidad, nuestra existencia es como un cuenco que facilita que se precipite en su interior las gotas llenas de vida del amor. Siempre y cuando no busquemos culpables: cuando lo hacemos, volvemos del revés el cuenco y nada queda para refrescar nuestra sed y alimentar nuestro hambre.

    Un abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  2. es una prueba de amor definitiva, darlo a pesar de todo, cuando menos se merece

    ResponderEliminar
  3. Hola Emilio.
    Curioso tu comentario y el símil con los cuenco.
    Te hace pensar y entender.
    Gracias por venir.

    Neli.

    ResponderEliminar
  4. Estoy absolutamente de acuerdo contigo, Raúl.
    Hay que amar, y mucho, para demostrarlo de esa manera.

    Un abrazote.
    Neli.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El peso de la nieve.

Ruperta JuntaPalabras.