Suavidad

Cosas suaves al tacto:
Terciopelo.
Una pluma.
La piel.
Alfrombra con los pies desnudos.
Un melocotón.
Una pompa de jabón.

Cosas suaves a la vista:
Colores claros.
Campo de césped.
Un charco en la orilla.
Las nubes.
La arena de una playa desierta.
Una flor.

Cosas suaves al oído:
Un susurro.
El mar.
Un secreto.
Viento.
La lluvia.
Una cigarra en verano.

Cosas suaves al olfato:
Un café al despertar.
Tierra mojada tras la lluvia.
Las panaderías.
La colonia de los bebés.
Las páginas de un libro nuevo.
Lápices y gomas al comienzo del curso escolar.

Cosas suaves al gusto:
Nata recién montada.
La corteza de un croisant.
Leche merengada.
Helado cremoso.
Palomitas de maíz.
Nubes de algodón.


Comentarios

  1. qué verbena de sensaciones, maravillosa, y si combinas categorías ya ni te cuento! :)

    ResponderEliminar
  2. Cosas suaves al corazón:
    Leerte...

    ResponderEliminar
  3. Son tantas las cosas de las que se puede disfrutar. Pero echo en falta algunas en tu lista, como la piel de una mujer para el tacto, la belleza de un paisaje para la vista, el sonido de una palabra de amor, el olor de un puchero y el sabor de un buen vino.

    ResponderEliminar
  4. Hola Raúl.
    Como en buena verbena que se precie, valen las combinaciones :-)

    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Emilio!
    Me faltó esa parte, la de "cosas suaves al corazón".
    Siguiendo la pauta hubiera colocado seis cosas, y una de ellas sin dudarlo sería "leerte a ti también".

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Hola tawaki.
    Si que son muchas y lo bueno es que cada uno haría su propia lista con lo primero que le viniera a la mente.
    Ambos hemos coincidido en la piel, como cosa suave al tacto.

    ¡Gracias por el resto de aportaciones!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.