Aislados

"El mayor problema de la comunicación,
es que no escuchamos para entender, 
escuchamos para contestar".

(Fotografía de Peter Svodoba)

Comentarios

  1. ·.
    Has elegido una fotografía preciosa.
    Creo que podría matizar el enunciado.
    El mayor problema suele ser es que ni escuchamos para contestar. Es más sencillo, nos escuchamos a nosotros mismos y contestamos partiendo de un repertorio previamente ensayado y usado. No importa lo que se pregunta, solo lo que se quiere decir.
    Resumiendo, no hay comunicación porque todo el 'ruido' ya está en el emisor.
    Un Besos Nélida

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      La foto me ha gustado siempre, desde la primera vez que la vi. Y pensé que le iba de perlas a la frase-pensamiento.

      A veces el mayor problema es justo lo que has dicho, ni para contestar escuchamos. No siempre, pero sí a veces se tiene esa sensación con nuestro interlocutor.
      Tenemos ideas preconcebidas, es cierto, y mucha gente la tiene en la recámara esperando a que alguien les hable, da igual lo que digamos porque no nos escuchan solo ven la oportunidad de decir lo que quieren. No siempre, pero si a veces.

      Yo te mando un beso grande, sin ruidos, y te doy las gracias por este comentario.
      Besos.

      Eliminar
  2. Pues igual es eso; que nos falta verdadera intercomunicación y nos sobra tanto monólogo... O que solamente somos capaces de atender las afinidades y hacemos uso, por defecto, de la malinterpretación cuando intuímos que el mensaje no es el que buscamos...
    Quizás deberíamos detenernos y recordar aquel trío de elementos comunicativos: emisor, receptor y mensaje.

    Mínimas pero certeras líneas, muchacha.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada....
      Igual es eso, sí.
      Igual no encontramos siempre la diferencia entre oír, escuchar y prestar atención.

      Interesante tu punto de vista.....salirse por la tangente, cuando no nos gusta la pregunta que nos hacen.
      Sin embargo a veces nos tachan de no querer responder. Cuando lo cierto es que siempre respondemos pero no lo que ellos quieren oír.

      Un tema que da para mucho, ¿no te parece?
      Tiene su jugo la cosa.

      Gracias por tu comentario, "muchacho".
      Otro abrazo y una sonrisa.

      Eliminar
  3. Coincido con Alfonso, no escuchamos ni para contestar. El tiempo que usa el otro para exponer sus ideas nos sirve para buscar argumentos que afiancen las nuestras. Eso cuando no recibes un "porque sí" sin más.

    Somos como reyezuelos a los que Google y los medios de (des)información dan siempre la razón. Eso hace que nos encastillemos en nuestras ideas, que perdamos capacidad de argumentación y diálogo y que, al final, nos quedemos más solos y aislados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Como le decía a Alfonso, a veces es así, tal y como ambos han dicho.

      Muchas veces no escuchan nuestras ideas, y entonces encontramos que sus argumentos son pobres y cerrados, dándonos cuenta de que hay gente con la que no merece la pena intentar dialogar.
      Es un imposible.
      Y tampoco podemos hablar en tercera persona, porque no somos perfectos y a veces estamos del lado del que no sabe escuchar y necesita decir lo que tenía en la recámara de manera inamoviblemente errónea.

      Interesante comentario el que has aportado. Te lo agradezco.
      Un beso!

      Eliminar
  4. En la mayoría de ocasiones, no escuchamos, estamos pendientes de que el interlocutor haga una pausa, para decir nosotros lo que tenemos en mente, sin contestar directamente a lo que el otro nos está exponiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Me gustaría pensar que en mi caso, o al menos en la medida en que soy consciente de ello, me gusta escuchar y atender lo que el otro tenga que decirme. Y entonces dar mi respuesta en base a ello.
      Pero no siempre lo consigo.

      De los errores también se aprende, y con ello me quedo muchas veces.
      Gracias por tu comentario, lo he leído y "escuchado" con atención. He puesto en práctica la enseñanza teórica de la frase :-)

      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Quién dijo qué? :)
    Nada que acotar a lo que ya ha aportado el resto.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dijiste algo? :-)

      Hola, Nélida.
      Gracias por venir y aportar tu simpático comentario.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.