Entradas

La historia de Samuel Titmarsh y el Gran Diamante Hoggarty.

Imagen
  He terminado de leerme "La historia de Samuel Titmarsh y el Gran diamante Hoggarty", de William M. Thackeray.  Ha sido muy divertido leer este libro, donde desde la primera página hasta la última, se respira la sátira y el sarcasmo. Un humor inglés muy peculiar y destacable. Cuando nuestro protagonista recibe la llamada de su tía (una mujer rica) indicando que se reúna con ella, éste cree que le va a dar dinero, pero resulta que le da un broche con la foto de su tío con un diamante insertado. Éste es el punto de partida de esta historia y de cómo el Diamante pasa a ser el principal protagonista de la misma. Teniendo como base la opulencia que proporciona a su propietario dicho objeto, el autor va tejiendo una historia muy, pero que muy, peculiar y fantástica. Me ha sorprendido porque a pesar de estar escrito en la primera mitad del siglo XIX, bien podría ser una historia de actualidad, cambiando hoy en día unos hechos por otros similares. Lo que está claro es que el dinero

Miedo.

Imagen
Cuando eres testigo de algo que te deja sin aliento, cuando te sumerges en las aguas profundas y parece que no puedas salir a tomar esa necesaria bocanada de aire.  Cuando en un segundo tu respiración se entrecorta, esperando a leer la siguiente página para descubrir qué va a suceder, y luego tienes que aguardar a la siguiente página y así avanzas -en ese estado de alerta y expectación- hasta la última línea. Cuando el silencio resuena en tu sien, con esos latidos cortos de temor e incertidumbre. Cuando la novela que lees te tiene el corazón en un puño, literalmente, y hace contigo lo que quiere. Cuando te llega con tanta intensidad el miedo que quiere transmitirte su autor a través de su protagonista. Tus sentidos se agudizan y sientes -como propia- su asfixia, el pavor, la desesperación, el temor, la angustia, el acto de contrición, la desazón, el desasosiego, la intranquilidad que modela nudos difíciles de desarmar. Todo eso he experimentado al leer la novela "Miedo", de S

La autopista Lincoln.

Imagen
He terminado de leerme la novela "La autopista Lincoln", de Amor Towles.  Es un libro maravilloso y espectacular. Me ha encantado. Una lectua que avanza por casi seiscientas páginas, pero que se pasan como un suspiro. Ha sido mi primera incursión en las letras de este escritor y me ha parecido un GENIO en mayúscula. En esta historia es capaz de llevarnos a situaciones y lugares insospechados, bajo diferentes puntos de vista y con la atenta mirada de unos protagonistas muy bien perfilados, quienes -cada uno con su propia voz narradora- se entremezclan con los variopintos personajes que van apareciendo en escena.  Me ha parecido un libro perfecto en todos los sentidos; la sutil manera en que está escrito, su prosa de calidad, los mensajes subliminales que nos va regalando, su historia compacta llena de fuerza pero también de dificultades, los valores que defiende, esa sutileza a la hora de avanzar de una aventura a otra, etc.  Mención especial al hecho de que es imposible no em