Los vencejos.

 


Cuando hace unas semanas supe que Fernando Aramburu sacaba nuevo libro ("Los vencejos") me lo agendé para comprarlo en papel desde que estuviera en las librerías (1ª edición septiembre 2021). He terminado de leerlo y una amalgama de sentimientos cabalga dentro de mi.  

Una vez más, la calidad literaria del autor es más que destacable. A mi me atrapa de principio a fin, hace que entre en sus historias y me entregue al cien por cien, no saliendo indemne de ellas. 

Es un libro complejo de digerir, en especial si -como yo- eres un lector pasional que lo vive todo con una intensidad y sensibilidad superlativas. Me gusta empatizar con los personajes, pero......con este libro no sucede y pienso que ahí está el quid de esta obra, pues opino que Aramburu nos quiere mostrar al personaje en las antípodas de cualquier empatía. Es más, diría que nos lo muestra de tal forma que lo odiemos, que lo despreciemos por los pensamientos que tiene, por su falta de tacto, por lo superficial y sustancial de su existencia, porque la negrura de su mundo repele a cualquiera y porque la oscuridad de sus entrañas nos revuelve. 

El libro trata muchos temas; habla de relaciones personales de toda índole, de política, de trabajo, del terrorismo, de la deslealtad, de la prostitución, de las miserias humanas, de una vida particular y de todas a la vez, de los acontecimientos que suceden en España a lo largo del año en que transcurre la historia (partimos en agosto de 2018 donde nuestro protagonista empieza a escribir, en primera persona, unas crónicas cuyo principio y fin es su suicidio programado y voluntario para la noche del 31 de julio al 1 de agosto del 2019), etc, etc, etc. La novela es una crítica a la sociedad, a los comportamientos humanos, a la deslealtad, al odio más despreciable que uno pueda llevar dentro. Nuestro protagonista no empatiza ni con sus padres, ni con su único hermano, ni con su exmujer, ni con sus suegros, ni con sus alumnos, etc. Degrada en sus pensamientos a las mujeres con una lectura ácida en ese aspecto y no apta para todos los públicos, a menos que- como hice yo- por un lado sepa abstraerse y ubicar que no es alguien real que tengas al lado sino el personaje ficticio de un libro, y por otro lado piense - así opino yo- que Aramburu ha querido mostrarnos intencionadamente a un ser tan despreciable para que, llegado el final que la sinopsis nos adelanta, no sintamos tristeza ante su muerte ni lo echemos de menos. Me he repetido en este último punto, lo sé, pero es que tiene su importancia porque ha sido el prisma bajo el que yo he leído esta obra. Y ese prisma da otro sentido y significado a muchas cosas.    

Podría explayarme largo y tendido contando mucho más sobre este libro, pero mejor lo dejo aquí para que cada lector se adentre en sus entrañas y lo haga suyo, viviéndolo y sintiéndola a su manera. No saldrán indemnes de su lectura, pero habrá merecido la pena. 

Fernando Aramburu, nació en San Sebastián (1959) es autor de los libros de múltiples obras:  "Los peces de la amargura" (2006) XI Premio Mario Vargas Llosa NH, IV Premio Dulce Chacón y Premio Real Academia Española 2008),  "El vigilante del fiordo" (2011), "Autorretrato sin mí" (2018), "Vetas profundas" (2019), "Utilidad de las desgracias" (2020), "Fuegos con limón" (1996), "Los ojos vacíos" (2000) Premio Euskadi, "Bami sin sombra" (2005), "La gran Marivián" (2013), "El trompetista del Utopía" (2003), "Viaje con Clara por Alemania" (2010), "Años lentos" (2012) VII Premio Tusquets Editores de Novela y Premio de los Libreros de Madrid, "Ávidas pretensiones" (Premio Biblioteca Breve 2014) , "Patria" novela de la que hablé aquí (2016) distinguida con el Premio Euskadi Nacional de Narrativa, Premio de la Crítica, Premio Euskadi, Premio Francisco Umbral, Premio Dulce Chacón, Premio Arcebispo Juan de San Clemente, Premio Strega Europeo, Premio Lampedusa, Premio Atenas..., ha sido traducida a 34 lenguas y convertida en prestigiosa serie para HBO. Cinco años después, "Los Vencejos", ácida y enternecedora, es su nueva obra maestra, que lo confirma como uno de los mejores escritores europeos. 

Sinopsis: Toni, profesor de instituto enfadado con el mundo, decide poner fin a su vida. Meticuloso y sereno, tiene elegida la fecha: dentro de un año. Hasta entonces cada noche redactará, en el piso que comparte con su perra Pepa y una biblioteca de la que se va desprendiendo, una crónica personal, dura y descreída, pero no menos tierna y humorística. Con ella espera descubrir las razones de su radical decisión, desvelar hasta la última partícula de su intimidad, contar su pasado y los muchos asuntos cotidianos de una España políticamente convulsa. Aparecerán, diseccionados con implacable bisturí, sus padres, un hermano al que no soporta, su exmujer Amalia, de la que no logra desconectarse, y su problemático hijo Nikita: pero también su caústico amigo Patachula. Y una inesperada Águeda. Y en la sucesión de episodios amorosos y familiares de esta adictiva constelación humana, Toni, hombre desorientado empeñado en hacer recuento de sus ruinas, insufla, paradójicamente, una inolvidable lección de vida. 

Comentarios

  1. El lector más exigente no podría pedir que le reseñaran mejor un libro antes de abordarlo, ya que ésta nos dice todo, sin por ello afectar en nada la curiosidad, que queda intacta.
    Eso sí: nadie podrá decir que ignoraba con qué se encontaría. Personalmente lo siento así y aplaudo la capacidad de la Contadora para incursionar hasta en lo valorarivo (declarando abiertamente que un personaje central no es de su agrado) sin condicionar por ello al eventual lector de este libro de Aramburu, en lo más mínimo.
    ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Roberto!!
      Qué alegría verte por aquí. Muchas gracias, amigo, por tu comentario tan generoso. Siempre lo eres conmigo, y mucho.
      No sé si estoy a la altura de lo que otros lectores quisieran saber en cuanto a comentarios e impresiones se refiere con respecto a este libro, pero sabes qué? Que conmigo si estoy a la altura y con eso me basta! 😍📚 me sirve para recordar, tiempo después, las impresiones en caliente que me provoca una lectura, cómo la sentí y el significado que le di a según qué cosas. En definitiva, mi interpretación particular.
      La bondad de los libros también radica en la libre interpretación de cada lector, esa variedad -bajo mi punto de vista- la enriquece siempre!!
      Sé que te gustó Patria, hemos tenido varías conversaciones (enriquecedoras) sobre ese libro cuestión, pero no me atrevería a asegurar que éste te gustase.
      Al menos está en tus manos la decisión, por mi parte he querido ser muy objetiva e imparcial, creo haberlo conseguido.
      Ehhh pssss, ahora que no nos oye nadie, antes que esta lectura, te recomendaría algunas otras.🤗
      Un beso grande.
      Gracias.

      Eliminar
  2. Holaaa. Con la buena crítica que le has hecho me lo apunto. Lo ví en novedades que siempre me gusta ver, pero estoy muy vaga con la lectura.. Bueno no solo con los libros, con todo amiga. Y para remate ando con vértigos, como para meterme a leer vamos.
    Ya te contaré si me animo.
    Buena noche Nélida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!
      Gracias por la visita, me alegra saberte tan atenta a los 📚 libros que voy leyendo.
      Si te animas con éste ya me cuentas, claro que sí 🤗. Me encantará saber tu opinión.

      Cuánto siento oír que andas con vértigo. Tengo un familiar muy cercano que los padece y sé que es muy jodido. Ánimo, ojalá cada vez tengas menos episodios y que sean leves 🙏🏻

      Esta situación en la que llevamos tanto tiempo inmersos, pasa factura. A las ganas, a los hábitos……..y a la lectura también.
      No te agobies, Laura, cuando sea el momento de nuevas lecturas, las ganas te vendrán solas y estarás a tope..😉😘

      Cuídate mucho.
      Un abrazo fuerte..

      Eliminar
  3. No he terminado de comprender los motivos de Aramburu para escribir esta novela que, en cualquier caso, lo que, a mi entender, hace su nuevo trabajo es revalorizar todavía más Patria.

    La idea primigenia es impecable y, hasta cierto punto, original: un suicidio programado. Hace pocos años, el profesor Aramayona, en las antípodas del protagonista de Aramburu, anunció y preparó su suicidio con un epílogo que subió a su bitácora como despedida final a quienes tanto habían compartido con él. Nada que ver, ni en sus recuerdos y acciones, con este Toni, impresentable, misógino y revanchista, que nos da a leer Aramburu y por cuya sordidez nos hace pasar, página a página, en un más difícil todavía en el que compiten los secundarios para ver quien muestra lo peor de sí mismo. Resumiendo: Que me quedo con Patria. Eso sí, valoro tu visión de la novela y el excelente ejercicio que has hecho para presentarla en su justa medida y concuerdo contigo en que Aramburu es buen escritor.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.