La primera mano que sostuvo la mía.

 

He terminado de leerme el libro ""La primera mano que sostuvo la mía",  de Maggie O´Farrell.

Un libro muy especial, de lectura suave y placentera, pero profunda y de calado hondo. Uno de esos libros con los que disfruto mucho, por su lado intimista, por su calidad literaria, por la manera en que nos cuenta las cosas pero principalmente por las emociones que me hace vivir y sentir. 

El libro avanza con dos hilos temporales, dos historias fácilmente distinguibles que podríamos apreciar paralelas pero distantes en casi medio siglo. Una, en los años cincuenta, nos presenta a Lexie y su vida, desde que abandona la casa de sus padres para viajar a Londres y cómo allí consigue un trabajo, elige cómo vivir su vida, no sin un sinfín de peripecias y desafíos. Las descripciones de la autora son una delicia, los personajes pueden ser muy dispares al lector pero la autora hace que empaticemos con ellos. Me hizo estar allí, me hizo sentir lo mismo que las protagonistas, a un nivel extraordinario. La otra historia transcurre en la actualidad, también en Londres, donde una pareja acaba de tener su primer hijo. Ha sido un parto traumático que casi acaba con la vida de Elina, y Ted empieza a tener visiones, una especie de alertas de su pasado y sus recuerdos, pero que no consigue descifrar, abstrayéndolo tanto como desconcertándolo. El lector sabe que algo sucede, que hay un misterio por resolver en ambas historias, es como si sintiéramos un corazón cerca pero no lo escucháramos aún....hasta el final, donde las piezas encajan como en un puzzle perfecto. 

El libro me ha mantenido enganchada todo el tiempo con esa prosa tan elegante y sutil. Subyugada a su historia y temática, me he dejado llevar por ese halo de misterio que transita magistralmente de principio a fin.  

De Maggie O´Farrell, no me quiero repetir porque ya hablé aquí

Sinopsis: Cansada de la vida apacible del campo, Lexie Sinclair decide abandonar la casa de sus padres para instalarse en Londres. Allí conoce a Innes Kent, el editor de una revista de arte que la introducirá en los ambientes bohemios del Soho de mediados de los años cincuenta. Al quedarse embarazada, decidirá que su hijo también forme parte de esta aventura. Años más tarde, en el Londres actual, la maternidad ha trastocado la vida de Elina: un día se olvida de los zapatos al salir de casa, otro acude a una cena a las nueve de la mañana y al otro es incapaz de recordar el parto de su hijo. Mientras, su marido Ted se va encerrando en sí mismo y empieza a recordar episodios de su vida que había olvidado. Con su habitual pericia narrativa, Maggie O´Farrell nos ofrece el relato de la vida de dos mujeres separadas por varias décadas. El arte, el amor, la traición, los secretos y la maternidad trazarán extraños paralelismos entre ellas. 

Comentarios

  1. Me gusta Maggie O’Farrell, una autora delicada y sin estridencias con una escritura intimista y atemporal que deja un buen sabor. Tomo nota del título por si se tercia, aunque mi lista lectora se ha ido ampliando pese a los libros leídos. Estoy con Hijas del Sur, de Deb Spera y, entrando en capilla, Sin reglas, de Isabel Arranz y La bastarda de Estambul, de Elif Shafak, tres libros escritos por mujeres y con protagonistas femeninas, aunque son tres novelas de temática distinta que se desarrollan en escenarios y culturas diferentes.

    Ahora, con la entrada del otoño y la vuelta a la tarea habitual, el tiempo lector se reduce; quedan, eso sí, las noches para arañarle al sueño el rato suficiente para el libro de turno. Ya sabes, por propia experiencia, que se sacan instantes de donde sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.