La palabra heredada.


Acabo de terminar de leerme "La palabra heredada", de Eudora Welty. 

Me ha encantado este libro que recorre las memorias de Eudora Welty, escrito por ella misma a modo de autobiografía, y acompañada de imágenes familiares de la edición original. La obra está estructurada en tres partes aunque se leen como si fuera una sola, basadas en unas charlas que impartió en la Universidad de Harvard (I. Escuchar / II. Aprender a ver / III. Encontrar una voz). 

Me ha parecido un libro delicioso, pienso que es una buena elección para empezar a conocer a la autora ya que nos desvela su vida entera y al mismo tiempo nos muestra su buen hacer con las letras. Creo que es toda una reina de la palabra escrita, su lenguaje es rico y pulcro, su manera de evocar sensaciones es admirable, y esa forma de hacer propia las conexiones entre la vida y la escritura, es todo un lujo para el lector. Es un libro sencillo pero inmenso a la vez. Estoy contenta porque ha sido todo un acierto, tanto por mis gustos, como por la calidad de su contenido y autoría. 

Es un recorrido por su vida, desde la infancia hasta su edad adulta (escribe el libro con 75 años). Está redactada con ricas descripciones a modo de anécdotas, de vivencias, de esa curiosidad innata que acompaña siempre a la autora. A medida que recorremos sus páginas, percibimos que nada es casual en su vocación de escritora. Empatizamos con ella y su amor por los libros, admiramos su capacidad de observar y aprender, de darle vida a las cosas que le rodean. Pero especialmente nos seduce esa manera tan suya de recrear historias y personajes, recurriendo a los recuerdos y personas que formaron una parte importante de su vida. 

Eudora Welty (1909-2001) nació en Jackson, Mississippi. Fue la primera escritora que vio publicada en vida su obra en la prestigiosa Library of America. Estudió en la Universidad para Mujeres de Mississippi. Continuó sus estudios lejos del Sur, en la Universidad de Wisconsin-Madison, y luego en la Universidad de Columbia. Durante los años treinta trabajó como fotógrafa en la Agencia Estatal de Administración Laboral, destacando sus fotos de la Gran Depresión. Pero como ella misma dice en este libro, su pasión era la literatura y la dirección que tomaba su vida hacia ella era muy clara y destacada.  En 1936 apareció su primer relato "Death of a Traveling Salesman", que llamó la atención de Katherine Anne Porter, quien se convirtió en su mentora. A esto le siguió su primer libro de relatos, "Una cortina de follaje" (1941), "Boda en el Delta "(1946), "El corazón de Ponder" (1954), "Las batallas perdidas" (1970) o "La hija del optimista" (1973) que la hizo merecedora del Pulitzer. Destaca entre sus obras, "La palabra heredada" (Impedimenta 2012) autobiografía de la autora. 

Sinopsis:  En este libro los recuerdos de la niñez de Eudora Welty se vinculan a los comienzos de su carrera literaria, y se recrea un mundo que ya no existe con la sutileza y el ingenio que siempre caracterizaron la obra de ficción de la excepcional autora sureña. El sonido de los relojes, las altas montañas de Virginia Occidental, la madre independiente y enérgica. La emoción de lo que se rememora y nunca volverá. Inicialmente concebida en forma de tres conferencias impartidas en Harvard, la obra se convirtió en un auténtico best seller en 1984, y se mantuvo durante meses entre los libros más vendidos de la lista de New York Times. Estamos, pues, ante una joya del género biográfico, recuperada ahora con las imágenes familiares de la edición original, y la mítica traducción de Miguel Martínez-Lage, revisada y corregida para la ocasión. 

/___________________________________/

P.S: El traductor de esta novela, fue contactado y contratado para traducir "Las batallas perdidas". Él, que tanto reverenciaba a Eudora Welty, puso una única condición para realizar dicho trabajo; que se comprometieran a publicar también "La palabra heredada" y que la traducción fuera suya pues no estaba contento con la edición que se había sacado al mercado de esta autobiografía. Después de ese trabajo, Miguel tradujo "Las batallas perdidas", pero no pudo llegar a corregirla porque le sobrevino una muerte repentina. 

Comentarios

  1. Fascinante el haberte leido Vendes muy bien No necesito comprar el libro

    ResponderEliminar
  2. Al hilo del post scriptum, qué desapercibidas pasan las personas que traducen las obras de quienes no escriben en castellano. Son, a fin de cuentas, las que hacen posible que sintamos los libros, las responsables de traernos la razón y el pensamiento del autor/autora original. Recordaba, leyendo lo que contabas del traductor de esta novela, a John Dos Passos y al traductor de sus obras al castellano, José Robles, con el que tenía una afinidad única porque la admiración que sentía Robles por Dos Passos se traducía en el respeto y la consideración que le merecía a Dos Passos el buen hacer que imprimía Robles en su conversión al inglés de las novelas del norteamericano. Había tal sintonía que cuando los comunistas asesinaron a Robles, Dos Passos tuvo un enfrentamiento durísimo con Hemingway que, pese a conocer a José Robles y sentir aprecio hacia él, consideró como un simple incidente de guerra su ejecución. Allí se acabó la amistad entre Dos Passos y Hemingway, que no retomarían, aunque con cautela por parte del primero, hasta poco tiempo antes del suicidio de Ernest Hemingway.

    Viene a cuento lo anterior porque la traducción es mucho más que un oficio. Como lectores y lectoras no siempre valoramos su importancia porque no somos conscientes de que una obra traducida que nos resulta sublime lo es porque quien la ha traducido no se ha limitado a volcar una palabra de un idioma a otro, sino que ha reescrito el texto con exquisito cuidado, trabajando la armonía de las frases y dándole el sentido justo que el autor quiso exponer en su obra.

    Si puedo, leeré la novela. El título -ay, los títulos- da ya su medida, además de la buena crítica tuya.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Fe de erratas: Donde dice... el buen hacer que imprimía Robles en su conversión al inglés de las novelas del norteamericano, debe decir... el buen hacer que imprimía Robles en su conversión al castellano de las novelas del norteamericano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.