Las pequeñas virtudes.

Esta semana me he leído el libro “Las pequeñas virtudes”, de Natalia Ginzburg. 

Me ha parecido un libro muy especial. Un libro vital, real, sensible, que transita por todos los recovecos del alma humana. 

Se trata de una compilación de once cuentos, a camino entre el ensayo y la autobiografía. Relatos muy humanos, intimistas, de mirar hacia dentro en profundidad. Como si la autora, aún siendo la protagonista, lo viera todo desde fuera -con perspectiva- y nos lo contase con una sensibilidad extraordinaria. Y todo ello, acompañado de un rico y exquisito vocabulario, con unas descripciones de una belleza fuera de lo común. 

Si ha sido fascinante conocer a esta gran mujer, de la que no sabía nada, más lo ha sido conocerla a través de sus propias letras. Tienen su renglones una capacidad asombrosa de calar hondo, de llegar allá donde otros ni si quiera alcanzan, y todo ello con una habilidad inusual y atrayente. Trata temas muy variados pero con el denominador común de no dejarte indiferente, de hacerte sentir y emocionarte. 

Recorremos su existencia a través de su propio aprendizaje de vida, en este viaje de letras con el que es difícil no empatizar. Todos los cuentos me gustaron, pero en especial el último, que da título a este libro. Lleva su pluma tanta suavidad como crudeza, y eso en manos de un lector especialmente sensible puede elevarlo a dos extremos totalmente opuestos. Mi experiencia ha sido positiva, pero no me resisto a terminar diciendo que le pondría una advertencia: "no leer si tu estado de ánimo es bajo". 

Natalia Ginzburg, (Palermo, 1916- Roma, 1991) es una de las voces más singulares de la literatura italiana del siglo XX. Publicó en 1934 su primera narración, a la que siguieron obra teatrales: "Me casé por alegría" (1966; Acantilado 2018), "Las pequeñas virtudes" (1962; Acantilado 2002), "Nunca me preguntes" (1970), "Serena cruz o la verdadera justicia" (1990;Acantilado 2019), "Y eso fue lo que pasó" (1947; Acantilado 2016), "Nuestros ayeres "(1952), "Valentino"(1957), "Léxico familiar" (1963), "Querido Miguel "(1973. Acantilado 2003), "Vita imaginaria" (1974),  así como la biografía de Antón Chéjov (1989; Acantilado 2006). En su vida personal cabe destacar que tanto su padre (profesor de Universidad) como sus tíos fueron apresados y procesados por sus ideas antifascistas, ideas que ella compartía. Se casa con Leone Ginzburg, un intelectual antifascistas, y estrecharán lazos de amistad con Cesare Pavese y con Carlo Levi. El gobierno de Mussolini desterró al marido, y el matrimonio se traslada de Turín a Pizzoli. Pero pronto empezaría la deportación sistemática de los judíos, y tras varias vicisitudes, su marido fue detenido y torturado hasta la muerte en la cárcel romana de Regina Coeli, en 1944. Poco después Natalia empezará a trabajar en Einaudi, editorial de Turín donde publicará sus novelas a lo largo de toda su vida. 

Sinopsis: A medio camino entre el ensayo y la autobiografía, Las Pequeñas Virtudes reúne once textos de tema diverso que comparten una escritura instintiva, radical, una mirada comprometida llana y conclusivamente humana. La guerra y su mordedura atroz de miedo y pobreza, el recuerdo estremecedor y bellamente sostenido de Cesare Pavese y la experiencia intrincada de ser mujer y madre son algunas de las historias que una historia- personal y colectiva- que Natalia Ginzburg ensambla magistralmente, en estas páginas de turbadora belleza, con una reflexión sagaz siempre atenta al otro, arco vital y testimonio del oficio- vocación irrenunciable, orgánica- de escribir. 

Comentarios

  1. ¿Relatos cortos? ¡Me apunto!
    No conozco a la autora, pero a través de tu reseña creo que con sus cuentos es capaz de mostrar mucho más allá de una simple historia.
    ¡Madre mía, Nélida! ¡Cómo te están cundiendo los Reyes Magos! Y todavía te queda otro montón.
    Disfrútalo mucho.
    Un besazo y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Los relatos son uno de mis géneros favoritos, será también que he dado con buenos escritores de cuentos (uno de mis escritores de cabecera en este género es Antón Chéjov, al que sigo desde hace muuuuuucho tiempo. Pero hay muchos, yo he descubierto otros más igual de formidables).
      Tengo que decirte que llevas razón; la autora muestra no solo una historia sino que ahonda en aspectos y matices que son una delicia para el lector. Yo lo disfruté muchísimo.
      Espero que disfrutes tú también con las lecturas elegidas, Macarena.
      Muchísimas gracias.
      Un besazo.

      P.S.:Los Reyes Magos también vienen con libros para mi todo el año, así que la cosa sigue prometiendo :-)

      Eliminar
  2. Y vaya cómo engrandecen unos buenos relatos la Literatura, aunque tantas veces se considere ese género literario de factura menor que una novela. Me ha gustado eso de “escritura instintiva, radical”, que clarifica tan bien a esta escritora que, con su obra, dignifica un género que ha sido motor de tantos literatos y que, en esencia, no son sino novelas de menor extensión.
    Una buena colección de relatos son pequeñas delicias que permiten amasar, sin prisas, el tiempo lector. Bien tramados y escritos se saborean mucho mejor que esos textos larguísimos en los que, a ratos, parece que se prolongan artificialmente para encajar en el género novela, cuando, quizás, con ochenta páginas menos, el argumento tendría mayor entidad y sería mejor comprendido.

    Dejaré, pues, los relatos de Natalia Ginzburg en compás de espera; una persona que ha vivido tanta historia -además de historias- y que escribe bien es siempre un valor a tener en cuenta. Gracias -qué buenos esos Reyes Magos- por traerla a tu espacio con tan buena presentación.

    Abrazos por arrobas.

    P.S.- Lo último leído: Progenie, de Susana Martín Gijón y Alegría de Manuel Vilas. Ambas novelas (la primera entra en la temática de la novela negra) me han gustado; a Manuel, además, lo conozco desde hace varios años porque hemos vivido muy cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.....
      Un cuento bien escrito, por un autor que destaque en ello, es algo sumamente delicioso y especial. Porque condensa en pocas palabras lo que muchas veces no encuentras en largas novelas. Porque son amenos, te atraen a su lectura de inmediato y no te sueltan. Porque es un baño de emociones el que nos damos cada vez que leemos uno de esos cuentos. Porque son pedacitos, fácilmente reconocibles, de personajes y sus historias. Un buen cuento se queda grabado para siempre y suelen tener enseñanzas claras y directas, que nos hacen empatizar y disfrutar.
      Podría seguir escribiéndote más bondades de los Cuentos, pero tampoco voy a cansarte. He sido una afortunada en dar con grandes obras en este género literario, que espero seguir descubriendo!!!.

      Todo lo que has dicho sobre los cuentos es cierto, estoy totalmente de acuerdo, "permite amasar, sin prisas, el tiempo lector". Veo que coincidimos mucho en eso.
      Espero que si le das una oportunidad a esta autora, la disfrutes mucho, ojalá. Pienso que merece mucho la pena.

      Gracias a ti, siempre. Para mi es un placer tu visita y leer tus comentarios.
      Abrazos por arrobas (libre de virus) :-)

      P.S.1: Gracias por las recomendaciones. ¿sabes que he tenido muchas veces en la mano "Progenie" de Susana Martín Gijón, pero nunca me he decidido a comprarlo.? Esta vez me lo apunto, máxime conociendo tu gusto por haberlo leído. Me apunto también "Alegría" de Manuel Vilas, porque tiene muy buena pinta.
      Necesitaré más vidas para leer todo lo que quiero, jijiji, pero me encanta la idea de seguir sumando lecturas y autores. ¡¡Gracias!!

      Eliminar
  3. Concuerdo con el comentario de la Gata (Una mirada) en que los cuentos, no solo permiten amasar mejor el tiempo de que dispone el lector, sino que son más complicados de escribir que las novelas pues en los primeros tienes que ir directo al grano y hacerlo con elegancia literaria ¡Dios mío, qué equilibrio tan precario!

    Gracias por la recomendación. aunque esa advertencia de que el último cuento hay que leerlo cuando se tenga buen ánimo. Es algo que te agradezco de manera personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con escribir el nick correcto, Una mirada..., era suficiente.

      Eliminar
    2. Hola, Alí Reyes.
      Gracias por tu comentario. Yo también pienso que se necesita un equilibro elegante y tener muy clara la estructura de lo que se quiere contar, para condensarlo -con éxito- en un cuento.
      No por eso se deja de disfrutar de las novelas largas, al contrario, son buenísimas!!!
      Pero digamos que, no dejamos de darle el valor que tienen los cuentos. Los puede haber tan buenos como las novelas largas, o tan malos como las mismas.

      Disculpa si me expresé mal, pero con la "advertencia" me refería al libro entero (no solo al último cuento). Al menos si eres una persona especialmente sensible (como yo) pienso que es mejor no leerlo con el ánimo bajo. Pero bueno, tan solo es una apreciación menor y particular.

      Muchas gracias a ti, Alí.
      Cuídate. Un beso.

      Eliminar
  4. Hola lectora incansable.. A este paso el regalo de Reyes te lo ventilas en un pis pas :))
    Me gustan los de relatos cortos pero buena tu recomendación de con el estado de ánimo. Lo dejaremos.
    De momento seguiremos caminando es lo que nos está distraendo. Ya cansa el no poder reunirte ni con la familia.. Y por Béjar no está la cosa muy bien que digamos Te pongo este ejemplo. Mi hijo mayor vive en Salamanca y trabaja aquí, desde septiembre que empezó el curso ha dejado de venir a casa a comer, mi nuera es profesora,. Come en la oficina y como este te pondría cientos.
    Esperemos que llegen pronto mejores tiempos para todos Nélida, Y a seguir la rutina que llevamos que no nos ha ido mal no queda otra.
    Buen fin de semana Y cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!
      Qué amable eres, siempre consigues hacerme sonreír.
      Lectora incansable. ¡Culpable! :-)))))

      Efectivamente los libros que me dejaron los Reyes están cayendo uno detrás de otro, sin pausa pero sin prisa :-) .Lo bueno es que esos mismos "Reyes Magos" me regalan libros durante todo el año, a veces en formato electrónico también. Qué suerte.

      Claro que sí, cada libro tiene su momento y su público, yo lo pongo de advertencia para mí misma (no me gustaría leer este libro con el ánimo bajo, porque me hundiría). Si alguna vez te haces con él, te deseo que lo disfrutes mucho y que el ánimo no decaiga jamás.

      Me encantan tus paseos, Laura, es más tengo que agradecerte -una vez más- que me permitas caminar contigo y disfrutar tanto, porque leerte y ver tus fotos es como estar ahí. Sigamos cuidándonos, por aquí tampoco las cosas están muy bien.
      Sigamos siendo prudentes y solidarios, tomemos todas las medidas de precaución y seguridad.
      Buen arranque de semana para ti, amiga.
      Muchas gracias.
      Un abrazote.

      Eliminar
  5. No había oído hablar de esta escritora, y la verdad es que dan ganas de darle una oportunidad después de leer tu reseña. Apuntado queda para cuando aligere esa maleta llena de libros que me traje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      Es una autora muy interesante. Para mi este libro ha merecido mucho la pena.
      Que disfrutes mucho con esa maleta llena de libros. ¡¡Buenas lecturas!!

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. ·.
    Siempre perfecta en tus reseñas.... y no sé qué decirte que ya no sepas.

    Un beso Nélida.

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Gracias por tus visitas y por tus palabras. Eres muy generoso conmigo.
      Un besote.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras