El jardín de las brujas.

Esta semana me he leído el libro “El jardín de las brujas”, de Clara Tahoces. 

Si dividiéramos el libro en cuatro partes, las tres primeras me han gustado muchísimo, no así la última. Para entender la novela hay que irse un poco a lo que el libro y la Historia ha llamado “la maldición de los primogénitos” que se cernía sobre los Duques de Osuna desde muy atrás en el tiempo. Patrones que se repetían, muertes tempranas y algunas incluso profetizadas que se cumplieron. 

Me ha encantado descubrir a la IX Duquesa de Osuna y a su gran árbol genealógico, hasta llegar a Clara (la autora de este libro) que es descendiente del menor de los hijos varones del matrimonio. Me pareció (y de hecho lo fue, esa parte del libro es objetiva y nada novelada) una mujer muy adelantada a su tiempo, muy culta, hablaba varios idiomas, le encantaba leer y tenía una biblioteca enorme de 60.000 ejemplares que para aquella época era algo muy poco común. De hecho tal fue su pasión por los libros que hasta pudo tener acceso a los llamados en aquel entonces “Libros prohibidos”. No era una madre y esposa al uso; ella se encargaba en persona del cuidado y educación de sus hijos, mañana tarde y noche, cuando en aquella época lo habitual era que se dejasen al cuidado de institutrices. Su marido delegó en ella poderes (cosa igualmente poco habitual en aquella época) para que actuase en su nombre cuando estaba de viaje por negocios, sin tener que pedirle permiso para todo.  

Me encantó también la parte en que ahonda en los cuadros que la duquesa encargó a Goya, así como en la relación que les unía. Los Duques fueron el principal mecenas del pintor. Hay un cuadro precioso que se expone en el Museo del Prado titulado La familia del duque de Osuna pintado por este gran artista. En ella podemos ver a los cuatro hijos que vivieron (faltaba Manuela, la más pequeña, que nació casi diez años después).  La duquesa mantuvo una relación de amistad muy estrecha con Goya, aparte les unía el dolor por la pérdida de sus primeros hijos (*) tenían similares maneras de pensar y sentir. El pintor, junto a otros ilustres de la época, eran los asistentes a las reuniones que periódicamente tenían lugar en la casa de la duquesa. (*) Antes de formar su familia, en los diez primeros años de matrimonio la duquesa de Osuna tuvo varios abortos y fallecieron sus cuatro primeros hijos a diferentes edades. A Goya se le murieron siete hijos. 

Otra cosa que me gustó muchísimo fueron los detalles que el libro explica sobre el Parque de El Capricho. Fue idea exclusiva de la duquesa, comenzaron las obras en 1787 y terminaron en 1839. Ella no escatimó en gastos y todo lo diseñó con un nivel de detalle que asombra. No sabía (esto lo descubrí con esta novela) que muchos de los símbolos que esconde este lugar son masónicos. 

Hasta el momento todos los datos son objetivos y basados en un minucioso estudio de investigación. Llegamos entonces a la última parte del libro y, podríamos decir, que es la única parte novelada. A mi me resultó muy rocambolesca y truculenta, con un final demasiado cargado e irreal.

La autora, Clara Tahoces, nació en Madrid. Lleva más de veinticinco años dedicada a la investigación de temas insólitos y misteriosos. Es diplomada en Grafopsicología y Especialidades grafológicas. Ha escrito catorce libros, siendo “El Jardín de las brujas” su última obra (septiembre 2020)

Sinopsis: En la familia de Clara existe una leyenda: una maldición acecha la vida de todos sus miembros. Cuando decide indagar sobre el origen desconocido de esta enigmática herencia, se embarca en una búsqueda que la llevará hasta el siglo XVIII y a la historia de su antepasada, la IX duquesa de Osuna.  Ensombrecida por la muerte de varios de sus hijos, la duquesa se refugia en el diseño de su jardín a las afueras de la capital: El Capricho. Además, encargará a Goya seis de sus cuadros más oscuros, que expondrá en las dependencias privadas de su casa. Clara empieza a investigar sobre la relación de su antepasada con la magia y el misterio, hasta descubrir que solo en su jardín privado pueden esconderse las claves para conocer su mundo y su historia. 

Comentarios

  1. Pues, Nélida, supongo que lo sabrás, pero vi a la autora con el libro este pasado domingo hablando del Parque de El Capricho y los secretos que oculta, así como de la colección de cuadros de Goya que encargó la duquesa. Me pareció interesantísimo y además, me encantó poder ver la imagen de todo aquello a lo que se refería; pero como suele pasar, los libros siempre suelen ser mejores que sus versiones audiovisuales o cinematográficas, así que creo que me adentraré en los secretos de los Duques de Osuna.
    Muchas gracias, como siempre, por tu opinión.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Algo me han dicho de esa entrevista, sí, creo que hablamos del mismo programa.
      Macarena, la historia atrae mucho, yo quedé maravillada con todo lo que descubrí de la Duquesa, de Goya, de la época y del Jardín El Capricho que, desde que lo descubrí hace ya algunos años, cada vez que regresamos a Madrid es visita obligada para nosotros porque nos gusta muchísimo. Luego ya la parte del ritual, de lo que se supone que pasó......no está dentro de mis gustos, aparte me pareció poco creíble.
      Llevas razón, el libro siempre supera cualquier entrevista, si pudiste “ver” cosas y te gustó, ya te digo yo que el libro te las deja “ver” con mayor claridad y amplitud:-)
      Si te animas a leerlo, espero que te guste mucho. Ya me contarás.
      Gracias y muchos besos!!

      Eliminar
  2. Indagar en la vida de los antepasados siempre es algo interesante. Y en este caso (con misterios sin resolver) mucho más. ¿qué tal si dejo de leer la última parte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alí.
      Coincido contigo, cuando un libro te cuenta tantos detalles de personajes tan interesantes y que forman parte de la Historia, es increíble descubrirlo. Incluido esos misterios sin resolver......
      Sin duda, este libro me ha dejado un sabor de boca inmejorable.
      En cuanto a tu pregunta , perfectamente puedes dejar la última parte sin leer, para lo que te va a servir......... 😄. No, ahora hablando en serio, en esta ocasión no hace falta tener un desenlace porque el resto del libro te hace disfrutar muchísimo. Compensa..
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  3. De Clara Tahoces leí, hace tiempo, un libro sobre casas encantadas de Madrid al que le encontré varios peros, porque una cosa son las creencias populares y otra incidir en lo sobrenatural como si, a falta de una explicación verosímil, hubiera de creerse en los encantamientos. Pero ya veo que el libro que reseñas se centra en un personaje real, o en varios, que siempre resulta ameno porque las vidas ajenas atrapadas en el tiempo ejercen atracción lectora, y esta duquesa de Osuna, tan ligada a Goya, diríase que fue como una duquesa de Alba menos traída y llevada por los biógrafos de la nobleza.

    Sí que es excepcional que llevara ella misma la crianza de su prole, que no era lo habitual entre las grandes damas; en cambio, que fuera tan prolífica forma parte de la normalidad de su época, en la que los abortos y la mortalidad infantil conformaban el día a día. Solo hay que dar una ojeada a la historia de las consortes reales para comprobar con qué facilidad se malograban embarazos o se perdían hijos a edad temprana; demasiadas manos en los partos y excesivo uso de las sangrías para todo, quizás por eso había menos óbitos infantiles entre las clases humildes y mayor supervivencia entre las parturientas sin recursos.

    En cualquier caso, tal y como hablas del libro resulta interesante, aunque no sé si terminaré leyéndolo; lo positivo es que está ahí por si acaso.

    Como siempre, una reseña amena, muy atrayente y una trayectoria lectora la tuya envidiable.

    Un abrazo entrañable.

    P.S.- De momento, no he empezado 1793, pero ya está preparado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada....
      Sí, sé de lo que estás hablando. Al final de esta novela también, parece que a falta de otros datos veraces, aparece un encantamiento..........
      A mi el tema de las casas encantadas me atrae, como muchos otros misterios que pueden tener un buen filón, pero es fundamental la manera en que se presentan al lector. Eso marca la diferencia.
      Coincido plenamente en lo que has dicho sobre lo interesante que es leer sobre personajes que forman parte de la Historia, descubrir cosas de sus vidas, sus trabajos, etc. Es tan ameno como interesante, y este libro es un claro ejemplo de ello.

      Muchas gracias a ti, como siempre, por tus comentarios y aportaciones.
      Un beso.
      P.S: 1793 también caerá por estos lares más pronto que tarde. 😁

      Eliminar
  4. Hola Nélida. Terminé No está solo. Y si que me ha gustado. Es una trama que te engancha y no quieres dejar de leer, se lee bien. Según se va complicando la historia intentas ir descubriendo y hay veces que sospechas de algunos de los compañeros de ella, menos del que al final resulta el Padre. Le pongo una pega al autor 😁 hace sufrir mucho a la pareja Colomba – Dante increíble lo que soportan. Y no sospechas el final, que me dejó asi 😳 Imagino que habrá una segunda parte . Y hay veces que salen mal como la de Loba negra.
    Gracias y a seguir con tus buenas reseñas, que los demás seguimos apuntando títulos.
    Termina el domingo, que pases buena noche.. Y cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Cuánto me alegra ese entusiasmo que llevan tus palabras. Te ha gustado mucho el libro, se nota, y eso me hace feliz. Te entiendo perfectamente en eseEse no parar de leer, ese sufrimiento por los personajes, y sí.....también el final fue totalmente inesperado para mi, no podía haberlo imaginado, nunca lo sospeché. Son cosas que suman y nos hacen disfrutar mucho!!!
      Me encanta que me hayas compartido tu opinión, mil gracias!!
      La segunda parte, justo me la acabo de leer, pero no me gustó tanto como la primera. Pero a lo mejor tú tiene más suerte que yo y consigues disfrutarla, encantándote tanto como esta que has terminado. Si te animas, ya me cuentas.

      Muchas gracias Laura, como siempre, por venir hasta aquí con esas ganas lectoras, por tomar nota de mis impresiones y por hacerme partícipe de las tuyas. Gracias!
      Un besote.

      Eliminar
  5. ·.
    Fantástica semblanza de la Duquesa de Osuna. Obviamente, 60.000 ejemplares no solo eran muchos en su tiempo, incluso ahora y en el futuro serán muchos, libros para más de una vida.
    Admirable mujer, como otras muchas que han pasado desapercibidas a los ojos de los hombres que revisan el pasado.
    Buen trabajo, Nélida.
    y... "en los ojos no entra más belleza" es siempre independiente de la dureza del ascenso, o del descenso que es peor. Las raquetas pesan mucho y hay que añadirle el peso de nieve que van cargando.

    Un beso

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Sin duda fue una mujer admirable, interesante y adelantada a su tiempo. Una mujer que rompía moldes. Para mi ha sido fascinante leer esta novela y descubrir, entre otras muchas cosas, la vida de esta Duquesa de Osuna y su relación de amistad con Goya. Así como ahondar más en los detalles de un jardín que descubrí hace años y del que tuve un flechazo inmediato, por su belleza y tranquilidad, sin saber a priori nada más del lugar y su Historia.
      .”.......En los ojos no entra más belleza”. Lo sé, es independiente del esfuerzo de la subida y posterior descenso. Gracias por puntualizarlo. 👏🏻😉

      Gracias también por tu visita y comentario.
      Besos.

      Eliminar
  6. Es una lástima que la última parte no te haya gustado, porque la verdad es que tiene muy buena pinta y porque estas historias familiares suelen interesarme. 60.000 libros, ¡y yo que pensaba que tenía muchos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki,
      Aunque la última parte no me haya gustado volvería a leer el libro, porque el resto me ha encantado y se puede entender y disfrutar muchísimo en su conjunto.
      Era una gran lectora y también una buena anfitriona para sus ilustres invitados, quienes asiduamente se reunían en tertulias tan agradables como interesantes.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.