El Ángel.


Esta semana me he leído el libro “El Ángel”, de Sandrone Dazieri. 
Es la segunda entrega de la trilogía “Colomba y Dante”. Hace poco leí la primera entrega (*) y me gustó muchísimo.  

Lo bueno de este autor es que, una vez más, mantiene el interés a un nivel máximo en todo el relato, de principio a fin. La trama avanza en capítulos cortos y en una vorágine de escenarios y personajes. Se trata pues de una trama compleja que requiere un ejercicio extra por parte del lector para no perder detalle de todo cuanto acontece.

Pero creo que en esta ocasión, el autor pecó en exceso de querer contar todo y más. Hay tantas subtramas dentro de esta novela, que a pesar de su ritmo y las ganas que el lector le ponga, hace aguas por muchas partes. Tanto el punto de partida de la historia como los factores importantes en que se centra la investigación inicial, se aleja mucho de la trama final y del desenlace. Empieza con un posible atentado de ISIS y termina en una rocambolesca historia (muy americanizada en su última parte) sobre Chernóbil y Rusia, con reminiscencias de experimentos con niños como le pasó en la primera novela a nuestro protagonista Dante. Es solo mi opinión, pero sentí como si fueran dos libros en uno; el comienzo de uno que quedó inconcluso, y el final de otro al que le faltó una base coherente. También sentí que la trama tiene lagunas, por eso en algunos momentos se hace muy difícil creer lo que nos cuenta, incluso entenderlo. 

Es obvio que ya no tenemos el factor sorpresa con el personaje de Dante Torre, pero bajo mi punto de vista, esta novela nos lo ha traído como personaje bastante secundario, restándole el protagonismo que demandaba. Sí nos presenta a una Colomba tal y como la descubrimos en la anterior entrega, ella vuelve a estar suspendida de funciones, pero se salta las normas para seguir su instinto y resolver el caso. En definitiva, me faltó complicidad entre estos dos personajes. La novela te transmite (y contagia) esa falta de feeling, no se logra empatizar con ellos, no atraen y el lector siente una relación forzada, fría y distante. 

Del autor, Sandrone Diazeri, para no repetirme, hablé de él aquí (*).

Sinopsis: La muerte llega a Roma a las doce menos diez minutos de la noche con un tren de alta velocidad de Milán. Del coche de lujo extrañamente no sale nadie. Todos los pasajeros están muertos. La subcomisaria Colomba Caselli, que acaba de reincorporarse al servicio tras su último y escalofriante caso, es quien se encarga de evaluar la masacre. Aunque todo apunta a un ataque de terrorismo y el ISIS reivindica la autoría a través de un vídeo, Colomba prefiere pedir consejo a la única persona capaz de ver lo que nadie más ve: su excolaborador Dante Torre, al que no dirige la palabra desde hace meses. Este deberá juntar los indicios uno a uno hasta llegar al Ángel. 

Comentarios


  1. Siguiendo tu estela, bajé al ebook los dos siguientes libros de este autor; no los he leído, pero caerán. La americanización de la trama de la novela que hoy reseñas ya estaba muy presente en el primer libro de la trilogía, y es una fórmula que (me) chirría porque un buen thriller no tiene por qué ampararse en los grandes bestsellers norteamericanos para atrapar a quienes gustan de los policiales de suspense. Desgraciadamente, esa moda imitadora está alcanzando incluso a la novelística hispana que, en mi opinión, se cubre de ridículo presentando argumentos estrambóticos tan alejados de la realidad que parecen ciencia-ficción. Imagino que esa vuelta de tuerca de los thrillers implica que una mayoría lectora acepta y aplaude esas complejas tramas desarrolladas en suelo patrio pero que, tal y como están hilvanadas, podrían tener como escenario los bajos de la Casa Blanca. Quizás yo sea muy clásico, pero me gusta que si en una novela transita un asesino en serie o se pone en marcha una complicada conspiración y todo ello sucede en suelo patrio, sea capaz de reconocer como genuinamente español lo que leo, impresión que cada vez se distancia más de la verosimilitud. Estos días, por ejemplo, he estado leyendo Deudas del frío, de Marta Rodríguez Lezaun, que pese a tener tres tramas combinadas, sigue las pautas de la novela de suspense al uso; se desarrolla en Pamplona, ciudad que conozco al detalle, y, sin alharacas o giros extraños, mantiene el suspense justo en un argumento donde la actuación policial es la que se espera de los funcionarios públicos españoles. Lo mismo pasa con la anterior novela que leí, también con trama navarra, ¿Quién con fuego?, de Carlos Ollo Razquín que, aun siendo más enrevesada que la de Rodríguez Lezaun, discurre por unos cauces que no devienen en llamativos e imposibles.

    Pero por supuesto, pese a ser crítica con la manera de encauzar los thrillers europeos, no quiero dejar de lado Sandrone Dazieri, del que leeré con interés las dos novelas que me faltan para completar la trilogía.

    Te agradezco mucho estas aportaciones por la oportunidad de ampliar el laberinto lector y enrolarme con autores nuevos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es Marta, sino Susana (Rodríguez Lezaun), que le habia cambiado el nombre, jeje.

      Eliminar
    2. Hola, Una mirada....
      Muchísimas gracias por tu comentario. También yo anoto muchas de tus recomendaciones, y te doy las gracias por compartirme tus impresiones sobre libros y autores de los que nunca había oído hablar. De estas dos novelas que mencionas, no conozco ninguna, en especial me ha llamado la atención "¿Quién con fuego"?. Tomo nota, aunque seguro que con el tiempo caerán las dos, tanto Susana Rodríguez Lezaun como Carlos Ollo Razquín.
      La novela negra, la novela policíaca, los thrillers, son géneros literarios que me gustan muchísimo. Si bien es cierto que me gusta alternar con otro tipo de lecturas, siempre es un placer enorme para mi volver a la novela negra y sus equivalentes.

      Del libro de Sandrone Dazieri que traje hasta aquí, lo has dicho todo (además muy bien puntualizado), quiero decir que coincido mucho con tu punto de vista. Ya desde la primera entrega (el anterior libro) existe esa línea de la trama americanizada. Entiendo, al igual que tú, que debe haber un amplio público al que le guste y lo demande, por eso su éxito de ventas y sus siguientes entregas con ese particular sello. Tampoco es que a mi me disguste, eso tengo que recalcarlo, pero me chirría -al igual que a ti- que se recurra a ello. Pues opino, que así solo se consigue que la trama pierda gancho e interés. Por el contrario un buen y sólido contexto, es un plus a valorar.

      Muchas gracias de nuevo. ¡¡Nos seguimos leyendo!!
      Besos.

      Eliminar
    3. jeje. Veo que no soy la única que le cambie el nombre a los autores. Cosas que pasan :-)
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Jolín Nélida. Mira que me estaba entusiasmando en el primer párrafo y pensando "ésta cae"; pero va a ser que no va a caer porque aunque la sinopsis me parece muy atrayente, tras tu opinión, supongo que sólo me quedaré con el primer libro de la trilogía. Jo ¡Qué pena!
    Bueno, como siempre digo, lo importante es que hayas disfrutado esperando algo, aunque no lo hayas encontrado.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Macarena!
      Muchas gracias por leerme con tanta atención y tener en cuenta mis opiniones. Sin embargo te animo a que leas la primera entrega (que tanto te gustó) y decidas qué hacer con las siguientes, pues a lo mejor tú eres una de esas lectoras a las que le encanta la trilogía!!!!
      A mi particularmente no me dejó tan buen sabor de boca como esperaba, pero sé que es un libro con mucho éxito de ventas y demandado por muchos ávidos lectores.
      Ya me contarás, si finalmente te decides a leerlo.
      Al final todos los libros te aportan algo, y yo con éste también disfruté mucho.

      Gracias, Macarena.
      Besos mil.

      Eliminar
  3. Casi me alegro, je,je, porque al leer el principio de la reseña ya me estaba preguntando si mi lista tenía que engordar, pero ya veo que de momento nos das una tregua. El problema que encuentro con los policiacos actuales es que todo está exagerado. Parece que si no hay mucha sangre o varias tramas que corren en paralelo no llamen la atención del lector, cuando en mi caso es al revés. Por eso suelo refugiarme en los clásicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      A mi me gustan mucho las novelas policíacas bien llevabas, que aunque tengan muchas subtramas y/o saltos en el tiempo, te enganchan y enriquecen tu lectura.
      Las novelas sangrientas y violentas "porque sí" "gratuitas" no me gustan nada. No formo parte de ese público.

      Gracias por tu comentario.
      ¡¡Y felices lecturas!!

      Eliminar
  4. ·.
    Vista la trama el libro parece tener mucho interés. Vista tu crítica veo que es un libro complejo en el que perderse. Es muy a tomar en cuenta por cualquier posible lector, que tines muchos.

    Un beso

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Creo que, en algunos momentos, es un "quiero y no puedo". Quiere decir tantas cosas que no terminan de ser creíbles muchas de ellas. Pero el libro no está mal, ¿eh?
      Me tuvo enganchada todo el tiempo, de esas lecturas que no puedes soltar porque necesitas saber qué va a pasar. Y así capítulo tras capítulo.

      Muchas gracias por tus palabras, amigo.
      Un beso grande!!

      Eliminar
  5. Creo que te he comentado que muchas veces la mayoría de las segundas partes, como que no.
    A esperar otra de tus buenas recomendaciones que al menos a mí si me interesan.
    Cuídate.
    Ün abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Sí, es algo que hemos hablado. Suele pasar, al menos a mí, que las segundas partes me gustan menos. Aunque claro, siempre hay excepciones.....

      Muchas gracias por tus visitas, por leerme con tanta atención y predisposición. Me encanta cuando me dices que has leído alguno de los libros que reseño y me compartes tus impresiones. Gracias!
      Cuídate tu también.
      Un besote.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

Las señoritas de escasos medios.