El Amor en los Tiempos del Cólera.

Esta semana me he leído el libro “El amor en los tiempos del cólera”, de Gabriel García Marquéz. 

Debo reconocer que me costó aterrizar en esta novela, pero creo que la culpa fue mía al intentar leer un libro de diferente manera a la que Gabo nos ofrecía. Tengo la sensación, al menos conmigo sucede, que cuando uno lee a Gabriel García Márquez no debe empeñarse en entender la historia que lee como un conjunto de principio, trama y desenlace. Uno debe “escuchar” al escritor como si estuviera sentado enfrente tuyo en un café, hablándote de lo humano y lo divino. Paladeando frase a frase, un pensamiento primero y el siguiente después.

En esta novela, el autor nos muestra dos amores antagónicos, el real y el platónico. No considera uno mejor que el otro, por eso nos va exponiendo tanto las bondades como los claroscuros de ambos. Fermina Daza y Florentino Ariza serían ese amor platónico (sobre todo por parte de él) que dura más de sesenta años. Mientras que Fermina Daza y su esposo serían el amor real, matrimonio que duró más de cincuenta años, hasta el fallecimiento del marido.

Me gusta lo bien perfilados que están los personajes y cómo profundiza en todos los sentimientos relacionados con el amor. En esta ocasión -una vez más- me gustó mucho la manera de contar de este gran autor, hay un hilo conductor claramente reconocible en su manera de relatar que admiro.

Otra cosa que me encantó fueron las ilustraciones de esta edición que he leído. Son preciosas, realmente despiertan agradables sensaciones y es asombrosa la delicadeza con que se trazaron. Ha sido todo un plus para mi.

Sin embargo, aún siendo consciente de tener en mis manos una gran lectura y a un gran autor, no terminó de llenarme este libro. Por momentos me resultó demasiado repetitivo y lento, a lo mejor es por la falta de diálogo que convierte la lectura en menos amable.

Del autor, Gabriel García Márquez, no voy a repetirme pues ya hablé aquí

Sinopsis: La historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza, en el escenario de un pueblecito portuario del Caribe y a lo largo de más de sesenta años, podría parecer un melodrama de amantes contrariados que al final vencen por la gracia del tiempo y la fuerza de sus propios sentimientos, ya que García Márquez se complace en utilizar los más clásicos recursos de los folletines tradicionales. Pero este tiempo –por una vez sucesivo, y no circular-, este escenario y estos personajes son como una mezcla tropical de plantas y arcillas que la mano del maestro modela y fantasea a su placer, para al final ir a desembocar en los territorios del mito y la leyenda. Los zumos, olores y sabores del trópico alimentan una prosa alucinatoria que en esta ocasión llega al puerto oscilante del final feliz. 

Comentarios

  1. Muchos no me creen cuando les digo que nunca he leido a García Márquez, y la verdad es que no puedo explicar por qué no me atrae leerlo. Pero ahí está, un ilustre desconocido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jenofonte.
      Yo te creo porque hasta hace poco me pasaba lo mismo.
      Ha sido un autor cuyas obras he empezado a leer recientemente y la verdad es que no me arrepiento. Estoy contenta de haber dado ese paso.
      Te animo a que leas algo suyo, así además de quitarte la espinita, sabrás si realmente te gusta, o no.

      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me gusta su estilo intenso y varonil cuando escribe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Recomenzar.
      Muchas gracias por leer el post y comentarlo.
      Entre los muchos calificativos que me vienen a la cabeza sobre Gabo, fíjate que no están los dos que tú nombras.
      Varonil, pues no sé, puede perfectamente estar escritor por una mujer. Intenso en reflexiones sí, pero en otras cosas a veces noto cierta tibieza en este autor.
      Bueno, ya sabemos que cada lector es un mundo con mil percepciones diferentes a la hora de leer la misma obra.
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
  3. Me parece un escritor grandioso, con obras muy bien elaboradas en las que juguetea con el tiempo como pocos literatos saben hacer. Algunas de sus historias, como la que traes, tienen cierto aroma folletinesco, pero está tan bien aderezada que se lee como si se tratara de un relato de no ficción, siempre dentro de ese encuadre abocado al fatalismo o, cuando menos, a la soledad, que preside casi toda la obra de García Márquez.

    Otro aspecto que valoro de la literatura americana escrita en castellano es ese universo de palabras desconocidas que emergen de las novelas dándoles ese toque peculiar, incluso exótico.

    Buena suerte con la siguiente pieza literaria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.....
      Por ahora mi experiencia global con este autor, ha sido buena.
      Es grandioso, como bien apuntas, añado que también es sumamente peculiar y de gran sensibilidad.
      Creo que es un autor exigente con el lector, pero al final es tanto lo que te da y recibes, que merece muchísimo la pena salvar las barreras.

      En cuanto al análisis de la literatura americana escrita en castellano, te entiendo muy bien. Aunque en mi caso, lo viví de otra manera, pues aunque no todas, sí que muchas de las palabras y expresiones son utilizadas aquí en Canarias.
      Eso me agradó muchísimo, me dio cierto grado de familiaridad y camaradería.

      Gracias por tu comentario. ¡Seguiremos disfrutando con los libros!
      Un beso.

      Eliminar
  4. ·.
    Creo que solo he leído de él sus Cien Años de Soledad, que me encantó, como a todo el mundo. Sobre el que tan bien reseñas no pondría mucho interés. Pero tu análisis es fantástico.

    Un beso

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Ese lo tengo pendiente, no descarto algún día leer "Cien años de soledad".
      Si además me dices que lo has leído y que te gustó, es un aliciente para mi. Lo tendré en cuenta.

      Gracias como siempre por tus cariñosas palabras y generosidad.
      Nos seguimos leyendo!!
      Un beso.

      Eliminar
  5. Ay Nélida, García Márquez... Tan cercano y tan difícil en ocasiones. Creo que es "el escritor de los miles de perfiles". Es que es lo que dices: a veces lento, a veces complicado, a veces escritor de novelas de introducción-nudo-desenlace, a veces de reflexiones. Yo con García Márquez tengo una relación de amor/odio porque me acerco a sus novelas casi como con miedo "¡A ver qué me voy a encontrar!" y hay veces que me he llevado gratas sorpresas y otras bastante malas experiencias. García Márquez: eso es para mí García Márquez.
    Un abrazo, Nélida. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Macarena!
      Qué parecidas miradas tenemos hacia el gran Gabo; "tan cercano y tan difícil en ocasiones".
      Es así, pero como le decía a Una mirada, esa exigencia que nos pide como lectores, la vemos recompensada con creces.
      El mundo de Gabriel García Márquez debería ser -en ocasiones- patrimonio de la humanidad, porque a veces son tan grandes sus enseñanzas y puntos de vista!!

      Me hizo gracia leer tu relación amor-odio con sus obras. Tal vez hasta me sentí identificada con ese "a ver qué me voy a encontrar".
      Es muy diferente, incluso creo que la magia de sus obras radica en su maravilloso mundo interior y en ese juego de "a ver qué te voy a mostrar, o a ver hasta dónde como lector te vas a entregar".
      No, no siempre es fácil amar sus obras. Pero incluso hasta cuando uno las "odia" se regocija en el buen hacer del autor con las letras. Es innegable.

      Muchas gracias.
      Cuídense mucho ustedes también.
      Besitos!

      Eliminar
  6. Lo leí hace mucho tiempo, tanto que he olvidado el argumento, pero sí recuerdo que me gustó. De hecho, creo que solo he conseguido terminar dos libros de García Márquez, y el otro es bien cortito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      Qué bueno que lo leyeras y te gustase.
      Este no es precisamente corto, ¿verdad? al contrario es bastante largo.........pero a mi se me pasó rápido.
      Es lo que tiene cuando algo te gusta.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.