Demasiada felicidad.

Esta semana me he leído el libro “Demasiada felicidad”, de Alice Munro. 
Me ha gustado mucho, es un libro de cuentos para leer con calma y prestándole mucha atención. 

Alice Munro es, principalmente, una escritora de cuentos. Tiene una manera de contar muy especial y destacada. No en vano la comparan con el gran Antón Chejóv, escritor que me gusta muchísimo. 
Para mi la comparativa está más que justificada (pero por ambas partes, únicamente que Antón Chejóv cronológicamente la antecede, sino, bien podría decirse de Chejóv, que es el “Munro Ruso").

Contiene diez cuentos, largos, todos de muy diversa temática. Los nueve primeros pueden ser realidad o ficción, siendo el décimo una versión novelada de los últimos años de la matemática y escritora Sofía Kovalevski (1850-1891), una mujer con una vida excepcional que Munro ha sabido plasmar con realismo en este libro.

Me ha fascinado el hecho de que no escriba bajo ninguna premisa, en sus cuentos puede suceder de todo, y algunos –uno vez finalizados- me dejaron cierta sensación de acidez, incluso de desconcierto, pero sabiendo en el fondo que no quitaría ni pondría nada, porque es perfecto así. 
A veces son cuentos fríos, sobrios, de un realismo descarnado. Se sale de todo los cánones.
Hace tiempo, en una entrevista que le hicieron, ella dijo “que esperaba, con sus cuentos, que el lector fuera otro, tras acabar la lectura". Conmigo lo consiguió.

Me ha atrapado su intimista manera de escribir y su gran sensibilidad. El lector se adentra en todos los rincones de la realidad, ahonda en los actos de los protagonistas de estos cuentos para llegar a su compleja esencia. Crea imágenes muy nítidas a partir de escenarios, conversaciones, personajes y anécdotas,
Se aprecia la ironía de la autora, así como  su inteligencia, sus aptitudes para la buena literatura, su austeridad y esa ferocidad con la que seduce al lector.   

Alice Munro, nació en Wingham (Ontario, 1931), es conocida como la “Chejóv Canadiense”, ella misma se declara en deuda con autores de la talla de Flannery O´Connor, Catherine Anne Porter y Eudora Welty. 
Alice Munro ha recibido los Premios de mayor prestigio, entre los que cabe destacar el Man Booker International Prize, el National Book Critics Circle estadounidense, el Gobernor General´s Literary Awards, y en España el Premio Reino de Redonda en 2005. El Premio Nobel de Literatura 2013 vino a reconocer el enorme talento de una de las escritoras canadienses más importantes de toda la historia.

Sinopsis: Una joven madre recibe consuelo inesperado por la muerte de sus tres hijos, otra mujer reacciona de forma insólita ante la humillación a la que la somete un hombre; otros cuentos describen la crueldad de los niños y los huecos de soledad que se crean en el día a día de la vida de pareja. Como broche de oro, en el último cuento acompañamos a Sofía Kovalevski, una matemática rusa que realmente vivió a mediados del sigo XIX, en su largo peregrinaje a través de Europa en busca de una Universidad que admitiera a mujeres como profesoras, y viviremos con ella su historia de amor con un hombre que hizo lo que supo por decepcionarla. 
Anécdotas en apariencia banales se transforman en las manos de Munro en pura emoción, y su estilo muestra estas emociones sin dificultad, gracias a un talento excepcional que arrastra al lector dentro de las historias casi sin preámbulos. 

Comentarios

  1. Me gustan mucho los relatos cortos y los cuentos. De hecho, son muy útiles para cualquier sala de espera jejejejeje.
    Ya en serio. Debe ser deformación profesional, pero aunque en la lectura prefiero textos larguísimos, me desenvuelvo mejor con textos cortos que condensen la esencia en unas cuantas lineas. Creo que, verdaderamente, es difícil hacerlo; sobre todo si, como yo, te sueles enrollar más que las persianas.
    Gracias siempre, Nélida, por mostrarnos tus lecturas ¡Es raro que una mente numérica y una de letras tengamos opiniones tan parecidas! jijijijiji
    Besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      A mi siempre me han gustado los cuentos, me parece maravilloso la capacidad de algunos grandes autores para condensar "tanto", en tan "pocas" palabras.
      En el caso de Alice Munro y este libro en particular, son cuentos bastante largos. Hay diez cuentos desarrollados en más de setecientas páginas (formato digital), pero igualmente me han encantado. Tal vez no haya condensado como hacen otros, pero ha sido capaz de crear tantos ramificaciones desde un mismo origen que es asombroso lo que transmite y las sensaciones que deja en el lector.

      Parece que más veces de las que creemos, las mentes numéricas y de letras se parecen jiji, pues hay otra coincidencia que sumar; nos gusta expresarnos por escrito aunque -y corrígeme si me equivoco- nos dejemos horas en ello porque nos enrollamos como las persianas (y en mi caso, quito luego pongo, después cambio, y así hasta que me satisface completamente).

      Gracias a ti, Macarena, por venir hasta aquí con tantas ganas. Se agradece mucho.
      Besos grandes.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Sabía que Alice Munro había sido Premio Nobel pero, fuera de ese dato, nada. Hace pocos años, la mayoría los Nobeles de Literatura resultaban ser para autores y autoras que, o había leído algo suyo o su nombre me era familiar, pero ahora casi todos esos premios se dan a escritores que desconozco… En cambio, de quien si sabía es de Sofía Kovalevski, la matemática de su último cuento, de la que tengo una biografía de una serie donde se alude a personas de etnia gitana que han contribuido a la ciencia, el arte, la cultura, la política… Y Sofía lo era -gitana, me refiero-.

    Que Alice Munro sea, además, una maestra del relato corto o cuento la hace más atrayente a mis ojos por esa manía que se tiene de considerar el cuento como una actividad menor dentro de lo literario, apreciación absurda cuando se trata de un género que siempre se ha mantenido en boga y ha sido el puntal de grandes literatos que nos han legado joyas literarias de menor extensión que en nada han de envidiar a los volúmenes densos. Incluso hay novelas pobladas de páginas sin ton ni son que hubieran ganado en su fondo y forma si sus autores las hubieran acortado transformándolas en cuento.
    Pongo, pues, a la señora Munro en mi lista de apetecibles, aunque para ello deba dejar para más adelante otras novelas pendientes.

    Acabo de terminar un libro que ya reseñaste, A corazón abierto, de Elvira Lindo, y con el que he disfrutado mucho. Ayer me agencié El asesinato de Sócrates, de Marcos Chicot, un autor del que ya había leído alguna obra y no me desagradó.

    Un abrazo y a seguir deleitándote/deleitándonos con las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrijo: No se trata de El asesinato de Sócrates, sino El asesinato de Platón, novela publicada este año. La otra es la que leí hace un tiempo.

      Eliminar
    2. Hola, Una mirada......
      Fíjate que me pasa lo mismo, últimamente los Premios Nobel de Literatura están cayendo en autores/as de los que nunca había oído hablar. En cambio antes era diferente, pues o bien había leído obras del premiado, o sabía de su existencia o estilo literario.
      La Premio Nobel de este año, Louise Glück, es un claro ejemplo, para mi ha sido la gran desconocida. Glub.

      Oye qué bueno que exista una biografía sobre Sofía Kovalevski, yo no sabía de su existencia y me resultó una mujer súper interesante, con una vida que da para una novela bien grande. Cuánto vivió, hizo, pensó y luchó........la de cosas que le sucedieron y cómo las afrontó.

      Te doy la razón en ese pensamiento generalizado que infravalora los cuentos, yo opino que es un error y al igual que tú, pienso que si se han mantenido en boga es porque funcionan y porque cuando hay calidad en ellos el lector los devora y demanda.
      Como le decía a Macarena, precisamente Munro en este libro no escribe cuentos cortos, son relativamente largos pero no se hacen nada pesados. igual en ella no prima tanto la capacidad de resumir sino la capacidad de sacar submundos dentro de cada mundo y hacer sucumbir al lector con un interés muy peculiar.

      Qué bueno que hayas podido leer el libro de Elvira Lindo que yo leí hace poco tiempo.
      Muchas gracias por darme tu opinión, me alegra que te haya gustado.

      De Marcos Chicot no he leído nada aún, pero tomo nota de los libros que apuntas. Tanto "El asesinato de Sócrates" que leíste el año pasado, como "El asesinato de Platón" que te has agenciado recientemente. Espero que lo disfrutes mucho!!! ya me contarás.

      Muchas gracias. Una mirada.....
      Un beso grande.

      Eliminar
    3. No doy con la biografía de Sofía Kovalevski, ¿me puedes aportar algún dato más del libro?
      Graciasssss.

      Eliminar
    4. Se llamaba Sofia Vasilievna Korvin-Krukovskaya. Al casarse con Vladimir Kovalevski pasó a llamarse Sofía Vasilievna Kovalévskaya.

      https://es.wikipedia.org/wiki/Sofia_Kovalévskaya

      Eliminar
    5. Ayy muchísimas gracias por la información.
      Claro que no daba con la biografía por eso, ahora ya la encontré.
      Gracias de nuevo. Eres muy amable.
      Un saludo.

      Eliminar
    6. Creía que sabías que el apellido en femenino era Kovalévskaya.... Yo colaboré en una biografía suya muy peculiar porque la realizamos a partir de multitud de documentos que fuimos encontrando, encaminada a completar la serie de la que te hablo más arriba. Leí, también, sus interesantes Memorias de juventud, que era una de las propuestas en un seminario de Matemáticas al que asistí.
      Es una mujer superinteresante, tanto en su faceta profesional como en la privada, que no fue nada convencional,

      Eliminar
    7. Sí, una vez terminé de leer este libro fui en busca de varios datos, entre ellos busqué a esta matemática cuya vida me resultó tan interesante. Fui a la wikipedia (señalada más arriba) pero a la hora de buscar la biografía me empeñé en poner el otro apellido y no daba con nada.
      ¡Qué interesante lo que dices sobre tu colaboración en esa "biografía peculiar" suya! Y lo del Seminario, se aprenden tantas cosas, y ésta en particular me parece tan interesante.....
      Tengo dos matemáticos en la familia, a buen seguro les podría interesar esto.
      A mi, aunque no soy matemática, me ha llamado mucho la atención también. Me apetecería saber más.
      Gracias, Una mirada....

      Eliminar
  3. ·.
    Como es habitual, una perfecta reseña. Y ya, como siempre, poco me queda por añadir, aparte de admiración.

    Un beso

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Muchas gracias por tus palabras y por la visita.
      La admiración es mutua.

      Un fuerte abrazo.
      Besos.

      Eliminar
  4. No sé por qué, pero suelo preferir las novelas a los cuentos, aunque hay algunos que me gustan mucho, y lo cierto es que acabo de terminar un policiaco en el que había niñas involucrados y me ha dado cierto repelús leer según qué cosas. En esta reseña íbamos bien hasta llegar a la temática de los cuentos, que me ha echado un poco para atrás. De momento dejaré espacio para otras de tus recomendaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi los cuentos, en cambio, son un género que me gustan mucho pero de la mano de grandes autores. No todo el mundo vale para escribir cuentos, desde mi humilde opinión.
      ¿Puede ser que no hayas dado con los cuentos adecuados? También puede ser cuestión de gustos, oye, por supuesto!!! pero me extraña tanto con lo que se disfruta de un cuento cuando es realmente bueno, cuando condensa tanto en tan poco y lo consigue de manera tan magistral.......

      Hay libros policíacos que nos dejan un poco revueltos, sobre todo si como es el caso, hay niños involucrados. En este género no todo vale para la sensibilidad de muchos lectores, me ha sucedido de tener que parar la lectura para recomponerme (en caso de no haberla abandonado).
      Muchísimas gracias por venir hasta aquí y compartirme tus impresiones.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

El viaje de las palabras