Primavera con una esquina rota.

Esta semana me he leído el libro “Primavera con una esquina rota”, de Mario Benedetti. 

Me he encantado. Ha sido una experiencia preciosa leer esta novela tan emotiva. 

En todo momento sentía, como si el propio Mario Benedetti y yo, estuviéramos uno enfrente del otro tomando un café en una terraza, sin noción del tiempo ni de lo que nos rodeaba. Yo escuchando con atención y él contándome con devoción. 

El lenguaje de esta novela es llano y coloquial, agradable, atrayente, íntimo y personal. Sus palabras se anclan a tus pensamientos y anidan en tu corazón, ya para siempre. 

Es tan directo su diálogo y tan íntimos los temas que toca; son tan nítidos y reales sus personajes, que se me hizo muy especial leer este libro. Despierta conciencias y nos hace estar allí presentes, como un testigo más de la Historia. 

Es una novela que avanza en capítulos cortos, haciendo amena y ágil su lectura. Ahonda en los sentimientos de las personas, tanto del preso político (exiliado) como de su familia. Pasan los años, la vida sigue pero hay cambios que no se pueden prever. 

Está escrita a varias voces:

-La de Santiago, el preso político y exiliado de su país: En estos capítulos nos adentra en el sentir del principal protagonista, en su día a día, en la distancia física con sus seres queridos, en las recias convicciones de su ideología frente a la de otros presos que no han aguantado y se han quedado en el camino, a la censura del correo enviado y recibido...... 

-La de Beatriz, su única hija que sueña todos los días con su padre. Con ella conoceremos muchos sucesos políticos, porque en su día a día, en el colegio y con la inocencia propia de la edad, ella escucha conversaciones que no siempre sabe interpretar, recurriendo en esos casos a preguntarle a su madre o a su abuelo.......Qué es la patria y qué es el país de residencia.....

-La de Graciela, su mujer: Las cartas más personales cargadas de anhelos y también de fantasmas están destinadas a ella. Graciela comparte las ideas políticas de su marido pero empieza a darse cuenta que sus sentimientos afectivos cambian, lo que le provoca desazón, miedos...... 

-La de Rafael, el abuelo: Se cuestiona muchas cosas sobre su propia vida y la de su hijo encarcelado - por quien daría cualquier cosa si con ello consiguiera cambiarse por él- . Sus capítulos están llenos de verdaderas lecciones y sabiduría....

-Exilios: La voz que hay detrás de estos capítulos es la del propio autor de este libro. Avanzamos en los diferentes escenarios de una misma historia. Se suceden las noticias en la radio, los amigos que llaman por teléfono para advertir -en clave-  de peligros inminentes. Los viajes y la experiencia de un exilio paralelo. Las personas que encontró en el camino, cuándo y en qué circunstancias. Los diálogos que se solapan, vivencias propias y ajenas.....

Por último, también decir que es un libro que, desde el Pasado, habla del Futuro. Rescato aquí un fragmento, narrado por la voz del abuelo Rafael:                                                                                                       “Reorganizarse en el exilio no es, como tantas veces se dice, empezar a contar desde cero, sino desde menos cuatro o menos veinte o menos cien. Los implacables, los que ganaron sus galones en la crueldad militante, esos que empezaron siendo puritanos y acabaron corruptos, esos abrieron un enorme paréntesis en aquella sociedad, paréntesis que seguramente cerrará algún día, cuando ya nadie será capaz de retomar el hilo del antigua oración. Habrá que empezar a tener otra, a compaginar otra en que las palabras no serán las mismas (porque también hubo lindas palabras que ellos torturaron o ajusticiaron o incluyeron en las nóminas de desaparecidos). En la que los sujetos y los complementos directos, ya no serán los mismos. …..Sí, es probable que el desexilio sea tan duro como el exilio. La nueva sociedad no será levantada por los veteranos como yo, ni siquiera por los jóvenes maduros como mi mi hijo y su esposa..........Quienes forjarán el nuevo y peculiar país del mediato futuro, esa patria que es todavía un enigma, serán los púberes de hoy, los que estuvieron y están allí, los que desde una óptica infantil pero nada amnésica vieron buena parte de las duras refriegas y cómo otros adolescentes eran acribillados como enemigos, y cómo se llevaron a sus padres y tíos y a veces a sus madres y hasta a sus abuelos. Sí, mucho más tarde volvían a verlos, pero tras las rejas o desde lejos o también desde una proximidad hecha de incomunicación y lejanía. Y vieron llorar y lloraron ellos mismos junto a ataúdes que estaba prohibido abrir, y vieron cómo después vino el silencio atronador en las esquinas, y las tijeras en el cabello y en el diálogo. Somos sobrevivientes, claro, pero también heridos y contusos.......Los que para entonces estemos lúcidos ayudaremos a recordar lo que vieron. Y también lo que no vieron”. 


Del autor, Mario Benedetti, ya hablé en otra entrada reciente, así que no añado nada ahora para no repetirme. 


Sinopsis: Primavera con una esquina rota es un testimonio directo y dolorido que trata de una sociedad escindida, fracturada por la represión y el autoritarismo, e intenta ser un puente entre dos regiones –el Uruguay bajo la dictadura y el Uruguay del exilio- que constituyen un solo y lacerado país.

Más allá de los acontecimientos políticos, la novela se centra en la profunda conmoción que éstos provocan en las relaciones humanas de los individuos que los sufren.                                                  

Como en el resto de su obra, Mario Benedetti combina aquí ternura, denuncia, pasión, amor e Historia para transmitir al lector un mensaje de esperanza: la primavera, aunque mutilada, relevará por fin a un invierno que se anunciaba inacabable. 

Comentarios

  1. Lo buscaré Nélida. Conozco mucho de Uruguay , no solo de iodas. Tengo una amiga allí que vino a España el año pasado. La tuvimos en casa unos días y la acompañamos para enseñarla algunas cosas bonitas de este pais nuestro tan rico de todo. Me están entrando ganas de leer., creo que ya descansé bastante :)).
    Me he estado entreteniendo con Mafalda que sus verdades no nos dejan indiferentes. Gracias que su "padre" literario nos deja mucho.
    Buena semana . Y a seguir con cuidado que este no tieni ninguna pinta de remitir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Espero que te guste mucho, si finalmente lo lees.
      Creo que tener una amiga que es de allí, a la que enseñaste tu tierra e hiciste de cicerón, no hará más que enriquecer la lectura de esta novela. Porque de parte y parte, habrán disfrutado mutuamente la una de la otra, y aprendido mucho de costumbres e historia, de aquí y allá.
      La novela te sorprenderá con las cosas que no sabías aún.

      Mafalda es increíble, Quino será eterno gracias a sus viñetas, pues leerlas es algo atemporal que siempre apetece. Lo que he disfrutado con Mafalda, y lo que me queda!!!

      Muchas gracias, Laura.
      Buen comienzo de semana para ti.
      Abrazote.

      Eliminar
  2. Entre las cualidades literarias de Benedetti, que no son pocas, ocupa un lugar para mí destacado el haber trascendido esa frontera que suele suponer una postura ideológica tan fuerte como la suya. Tal como sucede, en el lado opuesto, con Vargas Llosa, los buenos lectores (como lo eres tú, Contadora de Libros) no se privarán del placer de leerlo por estar en las antípodas de su pensamiento.
    No es casual que haya sido Amnistía Internacional la que galardonó a su autor por esta novela que has leído y comentado con la agudeza de seimpre, pero no se necesita ser "de izquierda" para reconocer su exquisita calidad.
    Felicitaciones por tu comentario. Me gustaría tener tu elocuencia y capacidad expresiva para celebrarlo como te mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roberto.
      Leer a Mario Benedetti está siendo un gran descubrimiento para mi, y leer esta obra suya fue increíble.
      Qué bien hecha está, qué bien contextualizada, qué imparcial es en su acompañamiento, en su nobleza y en su calidad literaria. Es un libro con aplomo que no deja indiferente, al menos así lo viví yo.
      Tiene un contexto social, personal y político, pero considero que no es un libro político (sabes que soy la persona más apolítica del universo, jaja). Es un libro que va más allá y pule un trozo de historia sin maquillajes ni caretas.

      Muchas gracias por tus palabras, te quejabas de algo incierto pues sí que has sido elocuente y me ha llegado con intensidad lo que has querido transmitir. Un millón de gracias.
      Un beso grande, amigo.

      Eliminar
  3. No recordaba el título del anterior libro de Benedetti que reseñaste y he buceado entre tus letras para releer esa reseña, la de La tregua, que no acabó de llenarte. Por eso mismo me resulta grato que, en este nuevo libro, hayas descubierto al Mario Benedetti genuino, intimista, atrayente, comprometido y maravilloso transmisor de un universo de injusticia, lucha, pasión, reencuentros que refleja los propios sentimientos del autor a través de sus personajes.
    Este es un libro que nos brinda un paseo por el vivir y el sentir., con ese envoltorio de resignación y aceptación pero, sobre todo, con la esperanza como meta, porque en ella, en esa esperanza, se halla la libertad.

    Muy buen fin de semana y que disfrutes del puente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada....
      Gracias por tus acertadísimas palabras, que casi puedo hacer mías sin quitar ni añadir otras.
      La Tregua no me convenció, pero este libro me enamoró. No es la primera vez que me pasa con grandes escritores, esa disparidad de impresiones entre un libro y otro.
      Pero tengo claro que quiero seguir conociendo a Benedetti y creo que con eso lo digo todo. Quiero disfrutar de su excelente pluma, de su impronta literaria, de su adecuada manera de narrar, de su capacidad para expresar las cosas con tanta profundidad.
      Me ha gustado mucho descubrir al Mario Benedetti "genuino, intimista, atrayente, comprometido y maravilloso transmisor de un universo de injusticia, lucha, pasión, reencuentros que refleja los propios sentimientos a través de sus personajes."
      Gracias.
      El también fue muy generoso al dejarnos tanto en sus obras.
      Y claro que es un libro de esperanza, pues metafóricamente hablando a pesar de tener la primavera una esquina rota, su llegada significa que se fue el invierno.

      Buen comienzo de semana.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Jo, Nélida, me despisto un día y ¡Te has leído una biblioteca completa!
    Benedetti sí es un autor de los que me gustan, quizá (yo) sea coleccionista de historias y vivencias personales de otras personas. A veces creo que, aunque nos sentimos el ombligo del mundo, nuestras soledades, nuestras preocupaciones, nuestras alegrías, no dejan de ser sentimientos comunes a todas las personas y, en momentos difíciles sobre todo, es muy reconfortante.
    Besitos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Es que mis ansias de lectura son insaciables :-))))
      Anda que no disfruto nada yo con un libro entre manos........... y me parece que tú tampoco jijijijiji.
      Qué bonito eso que has dicho, de que eres una coleccionista de historias y vivencias personales de otras presonas. Eso dice mucho de ti, sobre todo habla de una persona sensible y que sabe escuchar. Creo que yo también soy una coleccionista de emociones ajenas y muchas veces las hago propias.
      Coincido con tu bonita reflexión, amiga. Creo que Benedetti nos saca ese lado intimista en el que los silencios hablan sin filtros. Sin duda en lecturas como ésta, nos damos cuenta de que los sentimientos de los demás tienen muchas cosas en común con los nuestros, y hay similitud en la manera de pensar, en las preocupaciones, las alegrías........¡Como para no reconfortar!.
      Muchas gracias por tus aportaciones y valiosas aportaciones.
      Besos!

      Eliminar
  5. Me interesa mucho, tanto el tema como el autor, pero siento que ahora no es el momento. Necesito otro tipo de relatos, como las novelas negras en la que estoy embarcado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      Cada lector sabemos, el libro que nos apetece leer en cada momento.
      Haces bien en poner a Mario Benedetti en tu lista, más concretamente a este libro. Cuando llegue su momento y el tuyo, espero que lo disfrutes mucho.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.