El olor del bosque.

Esta semana me he leído el libro “El olor del bosque”, de Héléne Gestern.

Tanto la portada del libro como su título, me resultaron muy bonitos y sugerentes. Lo que esconde su interior, resultó ser simplemente único y especial. 

Me ha encantado el halo de misterio de las sagas familiares que acompañan su lectura. Me ha enamorado su estilo intimista a la hora de contar las cosas y de sentirlas. La fotografía y la literatura, toman su máxima expresión en este libro, transitando entre el pasado y la memoria. La autora domina con maestría el cruce de tiempos y giros, cautivándonos con unos personajes sublimes e inolvidables.

Este libro es puro sentimiento. Hay un hilo invisible que te ancla a él desde las primeras páginas, y ya no te suelta hasta el final. Una novela que acaricia el alma y acompaña hasta en los silencios. 

Con sus casi ochocientas páginas, está dividido en capítulos cortos con la voz narrativa de Élisabeth, que hace un trabajo impecable entre fotografías, un diario y unas cartas.

No hay lagunas en este libro, la historia (extensa) está muy bien compactada, todo va encajando como las piezas en un puzzle, mientras los secretos se van desvelando con suavidad y elegancia. Me ha parecido un libro fantástico, intimista como pocos,  que desde ya ocupa un lugar preferente en mi biblioteca. 

Héléne Gestern (Nancy, 1971) es una escritora francesa, además de profesora de investigación en la Universidad de Lorena. Interesada en la escritura autobiográfica y en la historia de la fotografía, estos temas han articulado siempre sus obras. Ya con su primera novela, "Eux sur la photo" (2011),  recibió numerosos premios y fue una gran éxito entre los lectores. Le siguieron "La part du feu "(2013), "Portrait dáprés blessure” (2014), “Un vertige” (2017), siendo “El olor del bosque” el primer libro que se publica en castellano (2020).

Sinopsis: La vida de Élisabeth Bathori, historiadora de la fotografía, cambia abruptamente cuando Alix, de ochenta y nueve años, le confía las cartas de su tío Alban de Willecot, escritas desde el frente durante la Primera Guerra Mundial, y dirigidas a su amigo, el famoso poeta Anatole Massis. Junto a las cartas, su investigación la lleva a descubrir un diario en clave y un álbum con fotografías. Un verdadero tesoro para su carrera profesional. Pero no sólo. Gracias al enigma de estas vidas ajenas, el esfuerzo por recrear el tiempo en el que Alban y sus seres queridos aún podían esperar y abrazarse, amar y soñar, supone para Élisabeth, que reanuda su trabajo después de largos meses de duelo, una oportunidad para volver a visitar las sombras de su propio pasado y recordar que sigue viva. Esta herencia memorialística está acompañada por otro legado: una acogedora casa en el campo en medio de Francia. Desde allí, Élisabeth se sumerge en la historia de Willecot y empieza a sentir un sincero afecto por él, un hombre a quien la guerra hizo abandonar sus estudios de astronomía y que convivió a diario con la violencia de las trincheras. Comienza igualmente la búsqueda de Diane, la joven de la que el teniente estaba enamorado. En busca de respuestas, viaja a Lisboa, Berna, Madrid y Bruselas para citarse con todas aquellas personas que, gracias a sus recuerdos, la ayudarán a reunir cien años de vidas en un todo con sentido. 

El olor del bosque es una travesía por la pérdida, una investigación sobre las historias de los desaparecidos, engullidos por la guerra – la Primera y la Segunda Guerra Mundial- , el tiempo y el silencio. Pero esta novela – monumental, múltiple, apasionante- celebra también la fuerza inesperada del amor y la memoria cuando se trata de alumbrar el futuro de sus huellas: las que iluminan pero también devoran a los vivos. 

Comentarios

  1. ¿800 páginas? ¡Éste me lo apunto fijo! Me encantan los libros eternos (si no son un tostón, claro). Muchas veces, las tramas son tan pequeñas que el libro acaba en un tris. Es como si leyeras un artículo. Creo que se pierde la magia de desear volver a abrir el libro para ir avanzando entre sus páginas. Sin embargo, si el libro es ágil pero largo, el disfrute parece que es mayor. Claro que también están los libros cortos y eternos por pesados, mal estructurados o aburridos.
    En fin, que hoy termino haciendo una reflexión que poco interesará a nadie jjjjjjjj
    No obstante, es siempre un placer venir.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Unas cuantas páginas para entretenernos, sí señora.
      Perdona, pero eso de que no interesa a nadie lo que has dicho no es cierto. Me interesa a mi, y mucho!!! :-)))
      Gracias por compartirme tus impresiones, tengo que decirte que me pasa lo mismo. Cuando un libro me parece bueno, avanzo por sus páginas con mucho placer y deleite, y cuantas más páginas más disfrute jeje, en esos casos solo lamento que cada vez está más cerca el final y no quiero que termine!!!!

      El placer es mío, cada vez que te veo por aquí.
      Cuídate mucho y mil gracias.
      Un besazo.

      Eliminar
  2. Últimamente te estás rodeando de exquisiteces lectoras. Muy buenos aromas trae este libro que presentas con esa búsqueda del pasado que siempre despierta la curiosidad. Revolver en los viejos tiempos para recuperar historias y desentrañar secretos es toda una aventura literaria que, cuando se discurre por una buena trama, supone un viaje fascinante.
    Curiosamente, el nombre de la protagonista es practicamente el mismo que el de la inquietante condesa húngara Elizabeth Bathory, conocida como la Condesa Sangrienta, a quien la leyenda atribuye horrendos crímenes. Sorprendente coincidencia.

    Me apunto, pues, esta novela.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada...
      Últimamente estoy teniendo suerte con los libros que leo, siiiiiii. Toquemos madera y que siga la racha porque coinciden de pleno con mis gustos :-)

      Este libro trae muy buenos aromas., ya lo creo!!. Tiene todos los ingredientes de esas grandes sagas que van descubriéndose después de tanto tiempo en el olvido.
      Una trama que se va hilvanando a gran escala, desgranando personajes e historias que convergen en un mismo origen y final.

      Sabes? No me había dado cuenta en esa coincidencia de nombre, también es verdad que en casi todo el libro se la llama Élisabeth, a secas.
      Es una coincidencia sólamente, porque no verás ningún rasgo en común entre esta Élisabeth del "El olor del bosque" y aquella Condesa Vampira que tan atroces hechos se le atribuyen. Ni en personaje ni en historia.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Abrazos y besos.

      Eliminar
  3. Este me lo voy a apuntar, lo que cuentes me interesa. No me importa que un libro tenga muchas páginas si me engancha, si me molesta su peso. Por eso hay veces que el electrónico es mejor.
    Cuídate.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Es un libro para degustar con calma, con entrega, saboreando cada página sin prisa, disfrutando de lo mucho que nos ofrece y dejándonos sorprender.

      Mira, ¿ves? otra de las ventajas del libro electrónico :-)
      En mi caso lo compré en papel y no me pesó, pero cierto que cuando lees libros "gordos" y te encuentras en las primeras páginas o en las últimas, cuesta un poco mantener el equilibrio para abrirlas bien. Pero nunca es una incomodidad, al contrario es un placer!!!

      Gracias. Cuídate tú también.
      Besos.

      Eliminar
  4. Estaba convencido de haber comentado esta entrada, pero ya veo que no. Tiene una pinta estupenda y si además tiene 800 páginas, mejor que mejor. Cuando un libro me gusta, lo ideal es que no se acabe nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tawaki.
      Yo también soy de la opinión de que cuando un libro gusta, cuantas más páginas tenga mejor.
      Voy disfrutando su lectura página a página, pero me va dando pena llegar al final porque uno no quiere que se acabe nunca. Es una sensación maravillosa!!
      Este libro tiene trazos de romanticismo e intimidad, de mirar hacia adentro deleitándose con los sentidos, lejos de ruidos exteriores ajenos.

      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  5. ·.
    Que entusiasmo!!! Ochocientas páginas. Buen entrenamiento para comenzar con las Mil y Una Noches, por ejemplo..
    Bueno. Que me encanta tu entusiasmo y el que transmites a tus lectores.
    De momento voy siguiendo "un libro, una hora" que contextualizado me resulta muy agradable,

    Un beso

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Alfonso!
      Sí, jajaja, y ese no lo he leído aún, así que gracias por dar ideas.

      Gracias también por tus palabras, me alegra que veas entusiasmo en mi cuando hablo de libros, porque es justo lo que me embarga.
      "Un libro, una hora", he ido a ver de qué se trata porque no tenía ni idea. Veo que son audioreseñas, e incluso puestas en escena de fragmentos de libros. Interesante, gracias por compartirlo!.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

Las señoritas de escasos medios.