La casa Girdlestone


Esta semana me he leído el maravilloso libro “La casa Girdlestone” de Arthur Conan Doyle.


El autor: Sir Arthur Conan Doyle, nació el 22 de mayo de 1859 en Edimburgo y falleció el 7 de julio de 1930 en Crowborugh (Sussex). En 1876 comenzó sus estudios de Medicina en la Universidad de Edimburgo en donde conocería al doctor Joseph Bell, profesor de cirugía, que le serviría posteriormente como modelo para su más famosa creación: Sherlock Holmes. Fue un hombre con múltiples intereses. Ejerció la medicina, fue escritor, periodista, un gran deportista, aventurero, político, polemista y espiritualista, entre otros. En 1886 terminó de escribir su primera novela, The Firm of Girdlestone que no se publicaría hasta 1889-1890, por entregas en la revista People. En 1887 apareció la primera aventura de Sherlock Holmes, A Study in Scarlet. Escribió cerca de trescientos relatos, entre cuentos cortos y novelas. También escribió más de mil ensayos y no se olvidó del teatro ni de la poesía. En 1930 la editorial americana, Doubleday, Doran & Co.  publicó en veinticuatro volúmenes The Crowborough Edition of the Works of Sir Arthur Conan Doyle, unas obras completas que agrupaban veinte novelas, ciento sesenta y un relatos y su autobiografía. A pesar de que se consideraba un escritor de novelas históricas en la línea de su admirado maestro Sir Walter Scott, Conan Doyle será siempre recordado por el ser el creador del más grande de los detectives privados, el rey del análisis y la deducción: Sherlock Holmes. Las hazañas del genial detective se componen de cuatro novelas y cincuenta y seis relatos cortos que se agrupan en cinco volúmenes (The Adventures of S.H., Memoirs of S.H., The Return of S.H., His last Bow y The Case Book of S.H.)


Sinopsis: La casa de Girdlestone es la primera novela larga salida de la pluma del que sería padre del rey de los detectives, Sir Arthur Conan Doyle. Aunque terminada de escribir en 1884, no se publicaría hasta 1890, cuando su autor ya había alcanzado cierta notoriedad con Estudio en escarlata en 1887, El misterio de Cloomber en 1888 y Micah Clarke en 1889. La casa Girdlestone es una novela dickensiana a la vez que una novela de aventuras con ciertas referencias autobiográficas. Los capítulos que se desarrollan en Escocia son una buena prueba de ello. Con notables influencias de obras de otros autores, como Charles Dickens, Anthony Trollope y, sobre todo de la novela de Sheridan Le Fanu, El tío Silas. Esta edición se presenta con una nueva traducción completa –la primera desde su edición alrededor de 1920 por Sopena en dos volúmenes- que, además, recupera las ilustraciones de Harry C.Edwards para la edición norteamericana de 1896


Mis impresiones: He cambiado el orden de la entrada, pero es por una razón justificada, ya que la sinopsis y la propia biografía de Sir Arthur Conan Doyle nos dice mucho de lo que podemos encontrar en este libro.

Sobra decir que me ha gustado muchísimo. Y no es un libro que cuenta una gran historia, pero lleva - marcada y fácilmente reconocible- la pluma de este gran autor  en cada una de las páginas.

Así, no es tanto lo que nos dice (que también) sino la manera en que lo escribe. Ciertamente es un Clásico Contemporáneo, que además lleva algunas pocas y preciosas ilustraciones en su interior.

El libro está novelado por capítulos no muy extensos, que nos llevan de la mano por la siempre atrayente Escocia, allá por el siglo XIX.

Los protagonistas son:

- Un comerciante rico y su hijo -también dedicado al negocio con Africa- ambos muy avaros, con muy poca ética y escasos valores humanos, tendentes al engaño y a ocultar cómo viene a menos su negocio. Urden un perverso plan que los salve de la ruina sin herir su reputación.

- La hija de su mejor amigo, que en el lecho de muerte de éste le pide al comerciante que cuide de su única hija, ahora huérfana, y sea su tutor y albacea. La gran fortuna de la joven solo podrá disponerse en su mayoría de edad, cuando se case, o antes en caso de fallecimiento pasando la fortuna a su tutor.

- El enamorado de esta joven.

- Unos altos mandatarios del Ejército, una viuda, y unos cuantos personajes más...... que aunque a priori no se conozcan, a lo largo de a novela sus vidas se cruzan dando forma a esta historia. 


Yo no había oído hablar nunca de que Sir Arthur Conan Doyle escribiese esta novela, y ahí estaba en la balda de aquella estantería de una de mis librerías favoritas. Su portada me llamó la atención y me evocó una agradable sensación, luego leí la sinopsis y casi a la vez me di cuenta de quién era su autor.

Creo que un imán invisible andaba cerca para que no soltara este libro, y aunque iba en busca de otro, salí de la librería con los dos.

Es un libro que hay que paladear con alevosía recreándose página a página de lo narrado, siendo consciente de la joya que ha caído en tus manos. Rezuma ese sello tan genuino de su autor, recuerda también a Dickens, y se relata con una elegancia y buen gusto que es una maravilla.


Destaco la labor de Antonio González Lejárraga, traductor de esta novela publicada y traducida al español recientemente (2020). No hay anotación o aclaración que pase por alto, y nos lo enseñe a pie de página, pudiendo el lector disfrutar de una calidad literaria inmejorable de la misma mano de Sir Arthur Conan Doyle, sin filtros.

Para los lectores que disfrutan con los buenos libros Clásicos, y para todo aquel que quiera aprender y admirar algo más de esos grandes autores sobresalientes. Un libro especial, diferente, con empaque, una novela que llega para quedarse. 

Comentarios

  1. Qué curioso… Hemos coincidido en el tiempo leyendo al mismo escritor; en mi caso, releyendo El mundo perdido, que no había vuelto tocar desde la adolescencia. En cambio, la que tú reseñas ni la había oído nombrar y me ha gustado aproximarme a ella con las buenas vibraciones que tú has ido deslizando.

    Con Conan-Doyle, aunque su detective sea universal, se ha cometido la injusticia de encasillarlo exclusivamente en Holmes en detrimento del resto de su producción, que suele citarse de pasada, como si se tratara de obras menores. Es comprensible que, en un momento determinado, el autor matara a su personaje, aunque se viera en la obligación de revivirlo ante el clamor popular.

    Gracias, pues, por ese título que, desde ahora mismo, tengo en mi punto de mira. Ya la misma portada alienta a leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada....
      Pues mira qué bien, los dos leyendo a este gran autor al mismo tiempo :-)
      Coincido contigo en la opinión de que está injustamente encasillado en el personaje de Sherlock Holmes y pareciera que no ha escrito nada más.
      Tomo nota del libro que apuntas "El mundo perdido" porque no lo he leído y me apetecería hacerlo.

      ¡Cuánto me alegro de que quieras hacerle con esta lectura, tras leer mi reseña!
      A ver si te gusta tanto como a mi, y disfrutas a este gran autor como se merece.
      Ya me contarás :-)
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  2. La tremenda fama de Sherlock Holmes ha fagocitado a su autor y con frecuencia nos olvidamos de que escribió otras novelas. Esta, en concreto, tiene una pinta estupenda, y habrá que agenciársela. Llama la atención dónde y cómo está ambientada además de quién es el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Así es, nos olvidamos que ha escrito otras obras, y de lo bien que podríamos pasarlo leyéndolas. Coincido contigo en que la fama de Sherlock Homes lo ha hecho invisible a ellas.
      Es un autor sobresaliente y cuando uno lee sus obras se sabe afortunado/a por la riqueza literaria que tiene entre sus manos.

      Me alegra saber que te ha llamado la atención este libro. Ojalá, si algún día te aventuras a leerlo, te guste mucho y lo disfrutes como merece!!
      Ya me cuentas.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras