Testamento de Juventud.

Esta semana me he leído el libro “Testamento de Juventud”, de Vera Brittain.
Es un libro autobiográfico, escrito allá por el año 1933.

No sabía nada de este libro, no tenía ninguna referencia, pero tuve un flechazo cuando lo vi en las librerías.
Fueron varias ocasiones diferentes las que lo tuve en mis manos, hasta que por fin la semana pasada decidí comprarlo.

“Testamento de Juventud” nos cuenta la vida de una mujer que nadó a contracorriente en una sociedad machista que imponía sus propias normas, y ella intentaba cambiarlas.  
Nacida en el seno de una familia de clase alta, luchó por ser una mujer independiente, y se rebeló con la educación que por entonces recibían las chicas (tareas del hogar, limpieza, casarse, cuidar de la familia) frente a la educación que sí estaba reservada para los chicos
Vera Brittain convence, consigue imponerse, y entra en la Universidad de Oxford. La propia directora le insta a estudiar Letras como única opción para una chica de entonces. Ella se inicia en esa disciplina, pero luego va más allá y termina los estudios de Historia y Ciencias Políticas (disciplinas solo al alcance de los hombres de aquella sociedad) que era lo que realmente le gustaba.

El grosso del libro sucede en la Primera Guerra Mundial, entonces Vera deberá aparcar sus estudios y se hace Voluntaria de La Cruz Roja, para ayudar a sus compatriotas ingleses heridos en batalla.
Mientras eso sucede, su único hermano y sus tres mejores amigos, se van a la guerra.
Su círculo cercano, su mundo, cambia por completo. 

Hay pasajes muy emotivos y dolorosos. Ella transcribe literalmente lo que anotaba en sus diarios, junto a sus sentimientos, y algunas cartas de la correspondencia que mantenía con su hermano y amigos (prometido).
Nos desnuda el alma y nos muestra sus miedos.

Hay muchas cosas destacables del libro, una de ellas es que nos cuenta la Primera Guerra Mundial no como estamos acostumbrados a leerla (de gente que la vivió y con perspectiva, y mirando hacia atrás nos habla sobre ella) sino “a priori”. Comenzó un día de 1914 pero ella misma, como tantos otros, no sabía lo que iba a durar ni qué iba a suceder. La incertidumbre, los anhelos, y el pasar de los días, semanas, meses……años.

Del libro también me gustó la evolución que hay en la protagonista, tanto en su forma de narrar como en el cambio que experimenta su mundo y su entorno.
Con su Voluntariado consigue hacer una gran labor, pero al mismo tiempo la lleva a un pozo de desánimo, de miedos, de desarraigo, de no pertenencia, de vivir una pesadilla y no conseguir despertar. 

Pasada la Guerra, con las grandes pérdidas personales que supuso para Vera, hay una etapa oscura en su vida donde su mente le juega malas pasadas (visiones, delirios, etc).
Pero como un Ave Fénix que resurge de sus cenizas, vuelve a recomenzar su vida.
Ahora es una mujer madura, curtida y entendida, que una vez pasa el duelo, prosigue su vida allá donde la dejó. Se centra en la vida política y en “participar” en la Historia que se empieza a contar de todo lo sucedido.
Da clases en la Universidad, viaja dando multitud de charlas y conferencias, en definitiva pasa a ser una mujer destacada y reconocida por muchos.

El libro está muy bien escrito, se nota su alta calidad literaria.
Me gusta que esté narrado a modo de confidencias personales que nos comparte, que sea tan intimista y realista.
Lo que menos me gustó fue una parte casi al final del libro, porque se vuelve muy política (tanto en datos como en vivencias) cosa que me hizo perder interés en la lectura por momentos. 
La balanza está claramente del lado positivo. 
Es un libro especial, ahora justifico ese flechazo que sentí al verlo, y corroboro que he sido correspondida con creces.

Vera Brittain, nació el 29-12-1893 (Newcastle-under-Lyme, Staffordshire) y falleció el 29-03-1970 (Londres).
De ella no puedo decir jada más porque el libro cuenta partes importantes y transcendentales de su vida, y eso sería hacer spoiler.
Escribió varios libros más. Y fue destacada en sus artículos y publicaciones locales.

Sinopsis: Vera Brittain dedicó casi veinte años a escribir esta obra portentosa, en la que debía haber espacio “para los seres queridos y también para aquellos a quienes no conoceremos nunca, pero que, no cabe duda, son nuestros iguales”. Pocas veces se ha contado la vida de aquella juventud, la que sufrió la Primera Guerra Mundial y la posguerra, con tanta profundidad, elegancia y exactitud. Se combinan aquí las peripecias (siempre verdaderas) de la hija del propietario de una fábrica de papel de provincias que luchaba por emanciparse con las de la joven estudiante de Oxfrod y con el sufrimiento que esa misma joven, convertida en enfermera, encuentra en el frente durante la guerra; su pasión por el estudio y la literatura con el afecto por muchos de los que la rodearon desde adolescente….Todos sus amigos lucharán en las trincheras, y todos sus amigos vivirán el fin de una época mejor en la que todo parecía más puro e ingenuo.
“Si la guerra me perdona la vida” escribió Brittain a su hermano, “mi único objetivo será inmortalizar en un libro nuestra historia, la de nuestros amigos”. Aquel deseo, casi una promesa, se convirtió en uno de los libros de memorias más famosos y conmovedores del sigo XX. A pesar de su interés por ajustarse al marco histórico de lo sucedido y los datos reales, Vera Brittain, cuando escribe, siempre lo hace en los alrededores de la poesía y de los sentimientos, respaldados por una inteligencia viva y sus fervientes creencias pacifistas y feministas.
Cuando finalmente se publicó, en 1933, Testamento de Juventud fue un éxito instantáneo. La primera edición se agotó en pocas semanas ,Virginia Woolf anotó en su diario que se sentía impelida a quedarse despierta toda la noche para terminar de leerlo; y cuando apareció su edición americana, The New York Times escribió con enusiasmo que aquella historia autobiográfica era “honesta, reveladora….y desgarradoramente hermosa”.
Un clásico emocionante que, al fin, casi noventa años después, podemos descubrir en castellano.


Comentarios

  1. ·.
    Te has extendido bien y es que la historia bien se lo merecía. Sin duda, un gran libro que nos hace ver aquella guerra desde otra perspectiva que la de '"hazañas bélicas"
    Una vez más un gran trabajo.

    Un abrazo... y cuidaros.
    Pronto me despediré, tambíen, en Cristal Rasgado.

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en esta ocasión me extendí de lo lindo jiji.
      La historia merece ser leída con calma, con tiempo (el libro es bastante extenso) y sin prisas. Se debe leer para saborear cada sentimiento que nos regala su autora, y de los datos que nos aporta, y de sus enseñanzas....

      Y llevas razón en eso de la importancia de que nos cuente la Historia pero desde la incertidumbre de qué nos depara mañana y pasado y la semana próxima, y no escribir una vez se conocen todos los hechos con anterioridad.
      Es una de las riquezas del libro, desde mi punto de vista.

      Te deseo unas felices vacaciones. Te despediremos con un "hasta cada momento".
      Deseando que tengas un feliz verano y desconexión. ¡Nos vemos a la vuelta!
      Un beso, Alfonso.

      Eliminar
  2. Una historia y una vida interesantes. Desde luego, hasta mitad del siglo XX menuda la que tuvieron que pasar entre crisis, epidemias, guerras,... Una época dura, aunque visto lo visto, realmente llevan razón quienes dicen que la Historia en Cíclica. Esperemos encontrarnos a salvo de la Guerra al menos.
    Me parece perfecto, Nélida, que cuentes, además de la sinopsis y tus impresiones, lo que menos te ha gustado del libro. Yo acabo de terminar también un libro sobre las vivencias personales de una niña en Auschwitz y este tipo de libros en los que el personaje, vive, reflexiona y madura me resultan de lo más interesantes. Supongo que porque al final, no somos tan diferentes unos de otros.
    Te deseo un feliz verano y muchas buenas lecturas. Yo voy a tomarme un descanso porque, aunque rara vez lo he hecho en verano, este año me está resultando especialmente difícil.
    ¡Nos vemos a la vuelta!
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Es un libro muy bueno, abruma tantas páginas siendo consciente desde el principio de la riqueza que brinda cada una de ellas. Es un libro que se debe leer despacio, con calma, como casi todos los libros intimistas (y como es el caso, lleno también de confidencias íntimas y personales).
      En definitiva no es una lectura ligera, pero no se me hizo nada lenta ni pesada, al contrario la disfruté muchísimo!!
      Para mi, compensa su puntos fuertes con esos puntos débiles.
      Me encanta tu reflexión y la comparto; al final no somos tan diferentes los unos de los otros.
      Ahí radica mucha de la magia del mundo de los libros, ¿no te parece? Cuando vives historias que aunque no sean las tuyas, puedes identificar como propias.

      Yo también te deseo un feliz verano y que las lecturas nos acompañen siempre!!
      Disfruta del merecido descanso. Animo y muchos besos.
      ¡Nos vemos a la vuelta, Macarena! Por aquí seguiré.

      Eliminar
  3. Qué delicia leer tu reseña porque sin duda es la del LIBRO con mayúsculas, la de esas joyas que imantan los ojos a través de las letras de su portada y, al abrirlos, atrapan de tal manera que agradeces esa cuasi intuición selectiva que te hizo llevarlo contigo para empaparte de él.

    También a mí me son desconocidos libro y autora. Y vaya si ha recorrido el tiempo desde que fue escrito y publicado. Es curioso cómo la II Guerra Mundial generó multitud de obras que llegaron al gran público y, sin embargo, la Primera Gran Guerra del siglo XX, que fue también un conflicto desgarrador, parece como eclipsada por la violencia posterior, como si se tratara de una guerra menos virulenta pese a saberse que se utilizaron armas químicas de las que todavía quedan residuos en los lugares donde se llevaron a cabo las principales batallas. Supongo que la autora, que vivió ambos conflictos virulentos, debió sentirse desalentada al comprobar el nulo aprendizaje de los gobiernos de las terribles consecuencias de la guerra del 14…

    Muchas gracias, pues, por darme a conocer una historia a la que buscaré un hueco este verano.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada......
      Gracias por tus amables palabras. Noto -como siempre- que lees mis reseñas a conciencia y con generosidad. Te lo agradezco muchísimo!!
      Ha sido un libro destacable para mi. Y espero que si finalmente te haces con él, te guste mucho y disfrutes su lecturas. Ya me contarás!.
      La primera edición traducida al español fue octubre de 2019.
      Quién me iba a decir a mi, y a la propia Vera Brittain, que tantos años más tarde de su primera edición (1933) y de su muerte, una persona en una isla del Atlántico viviría con tanta intensidad (flechazo incluido) su libro. Su vida. Su historia. Su mundo.

      Ciertamente se ha escrito mucho más de la Segunda Guerra Mundial que de la Primera.
      Pero además añado que este libro no la narra echando la vista atrás, sino viviéndola en primera persona día a día, haciendo al lector partícipe de esa riqueza de perspectiva.
      Destaco una idea que has compartido, porque yo no la nombré y agradezco que lo hayas hecho tú porque coincido plenamente: Cómo de desalentada debió sentirse Vera Brittain, al vivir ambas guerras y comprobar en la Segunda, el nulo aprendizaje de los Gobiernos y de las consecuencias de aquella guerra del 14...

      Gracias!
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Este me interesa Néiida. Me gustan estas historias que además son reales por lo que nos cuentan y la cantidad de avatares que tienen que pasar.
    Buena noche. Cuídate.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Qué bueno que quieras leerlo y te lo apuntes!! Ojalá lo disfrutes y te guste tanto como a mi.
      Ya me contarás.

      Muchas gracias. y sigan cuidándose ustedes también.
      Un besote.

      Eliminar
  5. Es sin duda una de esas historias que merecen mucho la pena, donde se entrelazan las vivencias personales, la lucha individual con un momento histórico fascinante que cambió el mundo entero. Por tu reseña, se nota que te ha dejado huella, y no es fácil destacar cuando son tantos los libros que pasan por tus manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tawaki, sí que me dejó huella y creo que es un libro que merece ser leído por mucha gente. Y es que pienso que podría gustar mucho si se lee con calma y dedicación, paladeando esa manera tan íntima y personal de vivir la Historia, antes incluso de que ésta fuera escrita.
      Si algún día te decides a leer este libro, espero que te guste, y que me cuentes qué te pareció.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.