Las Bellas Extranjeras.


Esta semana me he leído el libro “Las Bellas Extranjeras”, de Mircea Câstârescu.
Me ha gustado bastante.  

Se trata de un libro narrado en primera persona, por el propio autor, que es el verdadero protagonista.
Es pues, un libro autobiográfico pero narrado más desde la perspectiva anecdótica que bibliográfica.

Sin duda destaco el Humor (con mayúsculas) del autor, porque no nos regala una risa fácil y socorrida, sino que se trata de un humor maduro e inteligente. Vibrante. Diferente. Y así, con cierto sentido de agradecimiento, el lector lo aplaude y disfruta. 
Nos narra tres historias independientes una de las otras, tres vivencias propias. Y nos hace cómplices de ellas, de su día a día, nos presenta a su mujer y familia, y nos abre su mundo literario tal y como él lo vive y lo siente. Con sus confesiones, su demagogia, sus críticas, sus miedos y temores, así como su parte más personal y carismática. 

Me gustó muchísimo “Ántrax”, me encontré riéndome de buena gana (literal y sonoramente). Es muy bueno y se lee muy rápido, entre paranoia y realidad, es el humor que más disfruté de este libro.
Con “Las Bellas Extranjeras” disfruté de su lectura, pero me pareció que alargaba demasiado la historia, añadiendo mucha información un tanto inconexa que daba la impresión estar ahí más para “rellenar” que para “complementar”. Este segundo relato y la manera en que nos lo cuenta, a mi me dispersó la atención por momentos.  
El último relato se lee muy rápido, igual que el primero, y me resultó muy divertido. Le sucede un sinfín de cosas, mientras transcurren las horas y sus anfitriones dejándose la piel para que su estancia sea inolvidable, lo que realmente olvidan es que nuestro protagonista lleva más de 24 horas sin comer, que sus gustos no son los que se les ofrecen por muy buena intención que hayan puesto, y que tiene mucho frío.

Mircea Câstârescu nació en Bucarest (1956), es poeta, prosista y crítico literario rumano, conferenciante universitario, y doctor en la Cátedra de Literatura Rumana de la Facultad de Letras de la Universidad de Bucarest.
Es el autor rumano más apreciado en el extranjero, obteniendo en Premio Fomentor de las Letras, uno de los galardones más prestigiosos del mundo literario, y algunos consideran que podría ser el primer escritor en lengua rumana en obtener el Premio Nobel de Literatura.
De su obra poética, que cultivó a lo largo de la década de los ochenta, destaca “El levante” (1990: Premio de la Unión de Escritores Rumanos).
Dio el salto a la narrativa con el volumen de cuentos “Nostalgia” (1993: Premio de la Academia Rumana) con títulos como “El Ruletista”, “Lulu” (Premio Aspro), “Cegador”, “Las Bellas extranjeras” (Premio Euskadi de Plata de Narrativa), “El ojo castaño de nuestro amor”, “Solenoide”, etc.

Sinopsis: Un libro magistral por el que desfilan escritores, artistas, policías, estudiantes, funcionarios culturales y hasta fantasmas: tres relatos cargados de un humor que nos lleva de la sonrisa cómplice a la abierta carcajada.
Aborda tres relatos magistrales, cargados de humor amargo y brutal. El volumen se abre con “Ántrax” que narra, en plena paranoia post-11-S, cómo el autor recibe un sospechoso sobre desde Dinamarca, hecho que moviliza al kafkiano estanblishment policial rumano.
Le sigue “Las Bellas Extranjeras”, donde asistimos al delirante viaje del autor en compañía de once escritores rumanos a las tierras francesas, un descenso a los infiernos que alcanza, por momentos, la grandeza de lo grotesco.
Y para finalizar continúa con “El viaje del hambre”, un joven Cârtârescu aspirante a poeta en la época previa a la caída del comunismo, es invitado por un grupo de escritores de una ciudad de provincias y se ve arrastrado a un sinfín de situaciones absurdas con el estómago vacío y muerto de frío.

Comentarios

  1. ·.
    Excelente trabajo, como siempre para variar.
    Por tu sinopsis, un libro muy interesante.

    Un gran abrazo

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.
      Gracias por tus palabras.
      Cuanto más leo, más me gusta leer.......
      Es un libro muy interesante, es cierto. Estoy contenta de haber tropezado con él.
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Más que buena pinta, Nélida, tiene el libro que hoy nos traes.
    Eso de reirme a carcajadas con un libro es casi magia. Parece imposible hacer llorar, reir, entusiarmar o asustar a alguien sólo con letras. Desde luego, adentrarse en la lectura es abrir la puerta a otra dimensión.
    Con respecto al autor, a veces parece que el mundo de los autores es como un gueto de la élite en el que se desprecia a quienes no pertenecen a Estados Unidos o Europa Occidental, sin embargo, son muchos los ejemplos en el mundo de las letras de éxitos de escritores geniales nacidos en otras partes del mundo.
    Me ha encantado la reseña de hoy, sobre todo porque me ha animado a conocer a este autor y a leer su libro. Ya te contaré.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena.
      Cuánto me alegra todo lo que dices!
      No creo que sea fácil hacer reír (sonoramente) a un lector mientras lee un libro tuyo.
      ¿Parece imposible, decías? A mi me pasa con todos los libros que leo (llorar, reír, entusiasmarme, asustarme, intrigarme, sentir, aprender, enamorarme........) una o muchas cosas a la vez, lo que sí puedo asegurar es que siempre hay un sentimiento nuevo que nace dentro de mi cuando leo un libro
      ¿Lo llamaste magia? No puedo estar más de acuerdo contigo. Ohh yeahhhh.

      En cuanto al autor, también coincido con todo lo que dices. Es un escritor "no comercial" , alejado de las grandes publicidades y temáticas comerciales que siempre están latentes y bombardeándonos. Creo que eso es otro plus de este libro y me ha hecho valorarlo más; es genuino y auténtico hasta el autor.
      Opino que se desconoce mucho sobre Mircea Câtârescu (al menos hablo por mi) pero es un placer descubrirlo, ya lo creo!!!
      Ahora mismo ando leyendo otro libro suyo, con eso ya digo mucho ¿verdad?

      Deseo que, si finalmente te decides a leer algo suyo, te guste mucho y me cuentes qué te pareció!!
      Gracias.
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Cărtărescu, en casa, es como de la familia, jajaja; lo digo porque toda su obra en rumano -en castellano, solo un par de libros- vive en las estanterías de casa, ventajas (¿o inconvenientes?) de compartir vivienda con dos compatriotas del escritor. De él tengo empezada la primera novela, El ala izquierda, de su última trilogía, y he leído Nostalgia, pero no el volumen con los tres relatos que traes, aunque acabo de comprobar hace un rato que sí está en el anaquel la versión rumana, que lo mismo da porque es un idioma que, pese a viajar mucho a Rumanía, apenas balbuceo. Tomo, pues, detalle de tus impresiones por si accedo al libro. De lo poco leído de Cărtărescu, es un autor apetecible, aunque me han gustado más las obras de Camil Petrescu y Gabriela Adamesteanu; en poesía, sin duda, el primer autor rumano que leí, Max Blecher, del que me encandiló tanto su vida corta como su obra y hasta le dediqué un artículo en la bitácora.

    Se respiran aires de cierta libertad (controlada).
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda! Qué bueno, Una mirada... y qué sorpresa.
      Para mi ha sido todo un descubrimiento pero veo que para otros es una vocación-devoción arraigada desde hace tiempo.
      Ventajas, ventajas, de inconveniente nada jeje.
      Yo ahora mismo ando leyendo "el ojo castaño de nuestro amor" y me está gustando mucho. Dos libros seguidos del mismo autor denota el buen sabor de boca que me ha dejado este descubrimiento. Dan ganas de seguir leyéndolo.
      Es un gran escritor y creo que todo lo bueno que se ha dicho de él, es justo y merecido.
      Ojalá coseche más éxitos y reconocimientos, mientras siga disfrutando tanto de escribir. Porque si algo se nota con claridad al leer sus libros, es que ama escribir.

      Le había echado el ojo a "El ala izquierda" y me llamó muchísimo la atención "Solenoide", aunque finalmente ya ves me decanté por otros de sus libros. Cuestión de tiempo hasta llegar a los demás :-)
      Camile Petrescu, Gabriela Adamesteanu y Max Blecher.
      Interesante lo que dices, tomo nota.

      Se respiran aires de libertad controlada .......y de soledad buscada (que no impuesta).
      Gracias.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Lo pones de perita en dulce . Me lo apunto. Estoy en las útimas de Julia. y su obsesión en crear su dinastía.. Ella tenía las ideas claras desde el principio y mira no me ha resultado pesada tanta guerra, o será que me gustan estas tramas.
    Cuando hablan los senadores de esos siglos , apenas se diferencian de los de ahora, hay diálogos que son muy actuales.
    Tuve que buscar que es un sarantontón, me lo imaginé, porque ninguno de los otros bichitos era.., son muy lindas.
    Pues nada seguiremos de batallitas.
    Buena noche Nélida .Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Muchas gracias. Pues si quieres probar esa perita en dulce..........estás más que invitada!! :-)
      Espero que te guste si finalmente lo lees.

      "Yo Julia" no se hace nada pesado, para mi a veces los libros de historia cometen el error de no enganchar y caer pesados, pero con "Yo Julia" eso no pasa como estás descubriendo!!

      Los sarantontones (me salió solo, no me di cuenta cuando lo escribí que a lo mejor no sabrías de qué hablaba, ya realmente es una palabra canaria) pero has visto? internet nos soluciona todo (casi) y lo has descubierto sobre la marcha :-)
      Son preciosos, ya lo creo!! Siempre, desde pequeña, se me ha quedado grabado eso que decían "si la echas a volar desde tu mano te dará suerte". Por eso cuando tengo una cerca (con mucho cuidado) la echo a volar después de quedarme un rato mirándola (es algo casi hipnótico....)
      ¡¡Buenas lecturas, Laura!!
      Gracias. Cuídate mucho tu también.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Descubrir un escritor nuevo es motivo de gran celebración, es como abrir de par en par las puertas de un armario y encontrar, unas junto a otras, todo un compendio de obras que enseguida apetece leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es una buena descripción.
      Momentos de felicidad que nos dan los libros, que nos llevan lejos en emociones y sensaciones. ¡¡Cómo no celebrar su descubrimiento!!
      Espero que si algún día lees a este autor, lo disfrutes mucho.
      Gracias por comentar.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras