A lo lejos.




Esta semana me he leído el libro “A lo lejos” de Hernán Díaz. 

Le había echado el ojo guiada por las buenas críticas y por la confianza casi ciega que le tengo a Impedimenta, al menos a los libros de esta editorial que he elegido para leerlos. 

Punto fuerte: La dosis de originalidad que intenta ponerle al Western tradicional, tal y como lo conocemos de siempre.   

Puntos débiles: La historia me resultó poco creíble, y por momentos algo disparatada.
Tampoco me enganchó la manera en que está narrada.
Cuenta muchas cosas, pero no transmite nada. Como un esqueleto al que le faltan los músculos, articulaciones y sobre esos latidos que te hacen vibrar con una lectura.
Me costó empatizar con el protagonista, así como con el resto de personajes. 
La lectura se volvía repetitiva. Contaba algo, y unas treinta páginas después, volvía a decir lo mismo prácticamente de la misma forma.

Por eso y a pesar de las ganas que le puse, disfruté lo justito con este libro. Avanzando en la segunda mitad más por conocer el desenlace que por gusto.
Y ha habido algo curioso; es la primera vez que la sinospsis de un libro me resulta tan alejada del libro en sí, de la historia que cuenta y de la intención que la vio nacer. 

El autor es Hernán Díaz, nació en Buenos Aires (1973) y se crió en Estocolmo. Actualmente trabaja en la Universidad de Columbia.
Es el autor del estudio de teoría literaria “Borges, entre la historia y la eternidad”(2012) y el editor de una revista académica dentro del Hispanic Institute de la propia universidad.
Su primera novela “A lo lejos” (2018; Impedimenta, 2020) fue galardonada con el Saroyan International Prize, el Cabell Award, el Prix page America y el New American Voices Award, entre otros, además de ser incluida entre los mejore diez libros del año según el Publishers Weekli.
La obra resultó también ser finalista del Premio PEN/Faulkner a la mejor ficción y del Premio Pulitzer de 2018 por “su rechazo de las convicciones del género de la novela histórica, sus análisis de los estereotipos que pueblan nuestro pasado y su retrato de la alteridad extrema”.

Sinopsis:
Häkan Söderström, conocido con el “Halcón”, un joven inmigrante sueco que llega a California en plena Fiebre del Oro, emprende una peregrinación imposible en dirección a Nueva York, sin hablar el idioma, en busca de su hermano Linus, a quien perdió cuando los dos embarcaron en Europa rumbo a América. En su extraño viaje, Häkan se topa con un buscador de oro irlandés demente y con una mujer que lo viste con un abrigo de terciopelo y zapatos con hebilla. Conoce a un naturalista visionario y se hace con un caballo llamado Pingo. Se ve perseguido por un sheriff sádico y por un par de soldados depredadores de la guerra civil. Busca comida en el desierto, y finalmente se convierte en un proscrito. Acaba retirándose a las montañas para subsistir durante años como trampero en medio de una naturaleza indómita, sin ver a nadie ni hablar, en una suerte de destrucción planeada que es, al mismo tiempo, un renacimiento. Pero su mito crecerá y sus supuestas hazañas lo convertirán en una leyenda.
Una novela llamada a reinventar un género. Un western atmosférico en el que cantinas, vagones mineros, indios y buscadores de oro conviven en místicos espacios silenciosos que nos traen a la memoria a Cormac McCarthy y las aventuras del trampero Jeremiah Hohnson.



Comentarios

  1. ·.
    Me admira tu trabajo. ¡Qué más decir!
    Me gusta tu punto crítico, ver que la novela no sale bien parada. Eso es compromiso con tus lectores.
    Un beso

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      No siempre podemos acertar con todo lo que leemos. Alguna lectura "rana" nos sale de en vez cuando....
      Gracias por tus palabras.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  2. Resumiendo… Un fiasco. No había oído hablar ni de la novela ni de su autor, así que me dejo guiar por tu criterio, que tantas veces comparto. Llevas razón en las buenas críticas que ha cosechado; “un formidable relato en 'cinemascope' y con toda la fragancia de los clásicos de aventuras de antaño, que le sirve sin embargo como vehículo de confesiones crepusculares y hallazgos introspectivos”, leo que opinan en la sección de Libros del Diario de Sevilla… Quizás yo sea muy , muy raro, pero esas entradillas ampulosas y engoladas de algunos críticos profesionales me dicen bien poco, porque me recuerdan a mí mismo cuando realizaba algún examen de los de muchos codos pero que yo no había preparado suficientemente; entonces, me lanzaba sobre el folio y con lenguaje enmarañado, pródigo en polisílabas y vocabulario rimbombante, rellenaba las dos caras del papel -y hasta medio folio de otro- esperando que el examinador no se diera cuenta de lo poco ducho que estaba en la materia concreta.

    En fin… Si el libro cae en mis manos, lo ojearé.
    Gracias siempre por el impagable trabajo que realizas para quienes te leemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiasco es un calificativo muy apropiado para la ocasión.
      Me has hecho reír con esa escena de letras rimbombantes (jijijiji) ha tenido su gracia.
      Y es que me recuerda a mi época Universitaria, donde una intentaba hacer lo propio para llenar, con decencia y cierta astucia, las respuestas a esas preguntas de mucho codo que no te habías preparado tan bien como otras.

      Coincidimos pues en la misma desconfianza, ante ciertas críticas rimbombantes.

      Gracias a ti por darme tu opinión y leerme tan a conciencia. Eso sí es impagable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Creo que Impedimenta es valiente y se atreve a publicar libros que resultan muy diferentes de los que transitan por los caminos trillados. Yo no le tengo tanta confianza como tú, precisamente por eso., hasta el punto de que uno de Penelope Fitzgerald se ha quedado en Madrid de momento. El espacio en la mochila es limitado, y he preferido traerme a Suiza otros que tenía más ganas de leer. De lo que no cabe duda es de que Impedimenta cuida mucho sus ediciones, otra cosa es que los libros nos gusten más o menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      El tiempo siempre es limitado, y no podemos invertirlo solo en lo que más nos guste. Cierto.
      Espero que disfrutes mucho de esos libros que viajan en tu mochila.

      Y sí, totalmente de acuerdo contigo en eso del cuidado y mimo con el que Impedimenta edita los libros.
      Gracias.

      Eliminar
  4. No había oído habjar de ese libro.

    Me gusta el resumen que haces..

    Un.beso.

    ResponderEliminar
  5. Parece que este. no te gustó. Bien que lo cuentes., así no hacemos intención de buscarlo,
    Pues sí fui a la biblioteca como te conté en la entrada anterior. y me traje dos libros.
    A merced de un Dios salvaje, que estoy con él, y me tiene enganchadita., a pesar de ir adelante y atrás continuamente , me está gustando la trama que tiene . El del relojero lo dejo para después.
    Me alegra que te gustara la biblioteca de Béjar.
    Buena noche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura.
      Gracias por la atención a mis opiniones. La verdad es que con todo lo bueno que hay por leer.......qué bueno sería saber a priori, que un libro no nos iba a gustar.

      Me alegra mucho que te esté gustando "A merced de un Dios Salvaje" siempre me quedaré con la idea de que algo al comienzo del mismo me influyó negativamente para disfrutar de su lectura.
      Celebro que no te sucediera a ti.

      Ojalá también te guste El Relojero de la Puerta del Sol, y lo disfrutes tanto como éste.

      La biblioteca de Béjar es un punto y aparte. No me gustó, me encantó!!!!
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.