La hija de Robert Poste.



Esta semana me he leído el libro “La hija del Robert Poste” de Stella Gibbons.

Flora Poste es una joven de 19 años. Nunca ha trabajado ni tiene intención de hacerlo en toda su vida.
Por eso, cuando queda huérfana, escribe una carta a sus parientes con el fin de elegir con cuál puede “parasitar”.
Se decanta por unos parientes que viven en una granja, en lo profundo de la Inglaterra de comienzos del siglo XX.
Y el libro transcurre con la estancia de Flora en esa granja, con lo peculiar de sus familiares y sus costumbres, y la manera con que pretende cambiar muchas cosas.

Tenía grandes expectativas con este libro, del que había oído hablar muy bien. Va por su 21ª edición y ha sido alabada por muchos e incluso llevado al arte cinematográfico.

Pero a mi me resultó un libro aburrido, que se pierde en continuas descripciones, dispersando de esa manera el interés del lector.
Pueden pasar páginas y páginas y más páginas, describiendo un lugar, un hecho, o incluso describiendo un simple estropajo!!

Me resultó un libro predecible, y no lo vi divertido, ni irónico ni nada por el estilo.
Supongo, y eso es algo que nos adelanta en las primeras páginas su traductor, que muchas veces no era fácil encontrar la traducción precisa para tener el mismo sentido y significado. 
El final lo vi muy precipitado y flojo. 

La autora es Stella Gibbons, nació en Londres (1902).
Tuvo una infancia turbulenta marcada por el carácter de su padre, un médico con tendencias suicidas y con ataques de odio al género femenino. De hecho, en los personajes de este libro vuelca mucho de esos sin sentidos vividos cuando niña. 

Sinopsis:
Brutalmente  divertida, dotada de un ingenio irreverente, narra la historia de Flora Poste, una joven que, tras haber recibido una educación “cara, deportiva y larga”, se queda huérfana y acaba siendo acogida por sus parientes, los rústicos y asilvestrados Starkadder, en la bucólica granja de Cold Comfort Farm, en plena Inglaterra profunda.
Una vez allí, Flora tendrá ocasión de intimar con toda una galería de extraños y taciturnos personajes: Amos, llamado por Dios. Seth, dominado por el despertar de su prominente sexualidad. Merian, la chica que se queda preñada cada año “cuando florece la parravirgen”. La tía Ada Doom, la solitaria matriarca, ya entrada en años, que en una ocasión “vio algo sucio en la leñera”.
Flora entonces, decide poner orden en la vida de Cold Comfort Farm y allí empezará su desgracia. 

Comentarios

  1. Coincido con tu opinión. El famoso humor británico en el que pone su atención la crítica apenas se atisba en la traducción. Supongo que en su versión inglesa recuperará ese encanto que en castellano se pierde entre página y página, y es una lástima porque el personaje de Flora es atrayente.
    La novela la leí en el ebook este verano; me pasaron también su continuación, Flora Poste y los artistas, pero ni siquiera le he echado una ojeada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le había echado el ojo a "Flora Poste y los artistas" como futura lectura, pero visto lo visto (leído lo leído), lo voy a dejar pasar.
      Coincido contigo. Es una lástima, sí.
      Gracias por tu opinión..

      Eliminar
  2. ·.
    Veo y leo tu reseña. Me resulta muy útil para recomendar libros a 'la mujer casada que duerme conmigo'
    Un beso


    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que disfrute con las lecturas que finalmente elija "la mujer casada que duerme contigo".
      Gracias, Alfonso.

      Eliminar
  3. Esta editorial se caracteriza por elegir los títulos con esmero además de presentarlos de una forma muy original y agradable. Pero no es la primera vez que leo una crítica negativa. Puede que sea debido a que se arriesgan más que otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien no arriesga no gana ¿verdad? :-)
      Este tipo de libros me sirven también para disfrutar más de la lectura cuando encuentro un libro que sí me gusta.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las señoritas de escasos medios.

Demasiada felicidad.

Ellas mismas. Autorretratos de pintoras.