Héroes.



Lo bueno de los héroes es que no necesitan ser visibles al ojo humano, porque con el corazón les vemos mejor.
No los identificamos por ningún símbolo, pero sí por lo que nos hacen sentir.

Se les reconoce en sus ejemplos y enseñanzas.
Y también por sus inquietudes, por sus gustos, por su manera de ser, de expresarse, de llegar a los demás, de ser ellos mismos.
De alzar la voz ante las injusticias, por compartir alegrías y vivencias.
Por sus pensamientos y reflexiones. Por abrirnos la puerta a su mundo interior.
A su manera de ver y entender las cosas.
Por hacernos llegar su sensibilidad y por regalarnos la mejor versión de sí mismos.

Son grandes porque ni se lo creen.

P.D: Siempre me ha gustado esta canción, hoy la pongo aquí para escucharla cada vez que eche la vista atrás por estos lares, y para decirles a todos ustedes que no olviden una cosa: Siempre habrá alguien que les verá como héroes, aunque ni lo imaginen.
A veces hacemos cosas que nos resultan insignificantes, pero justamente para alguien están siendo importantes y transcendentales.

Comentarios

  1. Un buen acompañamiento musical, pausado y sin estridencias, para pensar en esos héroes y heroínas de lo cotidiano, sin capas propulsoras ni músculos acerados, que siempre están ahí, impregnados de humanidad.

    Buen y generoso texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada....
      Qué bueno que te guste la canción.
      A mi, me da un chute de energía y de"buen rollo":-)
      El texto es generoso en la medida que lo es, la persona que lo lea.
      Pensé, al darle forma, en todos ustedes que se acercan hasta aquí para leer el blog y regalarme su sentir.
      Y en la idea, que me sigue sorprendiendo tanto como el primer día, de cómo descubrí que un hecho al que restamos importancia por cotidiano y normal, está resultando sumamente extraordinario para otra persona. Y ni lo sospechábamos.
      Gracias por venir y dejar tu comentario.
      Por estar siempre ahí, impregnado de humanidad y generosidad.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ·.
    Nélida, estamos rodeados de héroes y heroínas. Ni siquiera saben que lo son.
    Viven las vicisitudes del día a día. Nadie parece verlos pero están ahí, como la sombra cuando sale el sol.
    La canción es preciosa... y siempre me ha encantado, es inevitable no caer en su dulzura.
    Un beso


    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      Me gusta mucho tu comentario, estoy muy de acuerdo con él.
      Y te agradezco mucho, que una vez más te acerques hasta aquí para dejarme tu sentir.

      Me alegra que conozcas la canción, y que te haya gustado (desde siempre).
      El mundo está lleno de gente que sin saberlo, son enormes.
      Precisamente por eso, porque ni se lo creen.
      Héroes y heroínas.

      Un besote!

      Eliminar
  3. La canción es preciosa, no me extraña que quieras escucharla a menudo, y con el vídeo prestamos más atención a la letra.

    Coincido en todo contigo. A veces se es héroe sin saberlo, con las pequeñas cosas más que actuando en un accidente peliculero que nunca sucede. No hay que esperar a que se estrelle un avión o se detone una bomba. La mayoría de las veces los encontramos en las cocinas de las casas.

    Y siempre anónimos, porque cuando uno se cree grande, empieza a actuar de cara a la galería, buscando la aprobación de los demás y perdiendo la esencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Me alegra que te guste la canción. Y que coincidas conmigo en esta entrada.
      Ciertamente muchas veces se es héroe sin saberlo. Yo diría que la gran mayoría de veces.
      Cuando restamos importancia a las cosas que hacemos por ser ya costumbre en cada uno. En precisamente con esos gestos naturales espontáneos e innatos, donde se encuentra la raíz de los verdaderos héroes y heroínas.
      Así es. Son grandes porque ni lo saben!!

      Muchas gracias por tu comentario y por dejarme tu sentir.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras