Tête-à-tête

"Poco después de la boda" (también conocido como el "Tête-à-tête") es un cuadro del pintor William Hogarth (1697- 1764). Artista Inglés que destacó en el retrato, la sátira y la crítica.

En este cuadro, ilustra una historia habitual de la época: Una joven aristócrata infectada de sífilis por culpa de un matrimonio concertado. El pintor quiso evidenciar el mutuo desdén de la pareja y el nulo contacto.
Es una escena matutina.
El marido se despierta borracho y aburrido, sin haberse quitado el sombrero ni la espada desde la noche anterior.
La mujer se despereza frente a una mesa, que está puesta sólo para una persona.
Y el administrador de la pareja se marcha exasperado viendo que no consigue captar el interés de ninguno de los dos.

Mary Edwards, rica mecenas que se había salvado de uno de esos matrimonios, fue quien hizo el encargo al pintor.
Tête-à-tête es el segundo de seis escenas que componen "El matrimonio de moda"; Serie con la que Mary pretendía educar a la sociedad, diciéndoles que la sífilis era uno de los muchos males que sufrían las mujeres obligadas a casarse con desconocidos, por satisfacer los intereses de sus padres.

No es el estilo de pintura que más me atraiga, sin embargo sí me gusta cuando un cuadro nos cuenta una historia, y la de esta obra es bastante curiosa.

Comentarios

  1. Es una imagen que pincela un ambiente desagradable, de opulencia defectuosa. Resulta aprensivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Una mirada.....
      Es una escena caótica, del mundo interior de dos personas y una misma circunstancia.
      Tiene cierta gracia, y una conseguida sátira, tan presente en las obras de este pintor.

      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muy realista, pero no me termina de gustar, es un desastre, el matrimonio no funciona, el, borracho después de una noche de juerga, ella con sueño, tras haber estado jugando a las cartas toda la noche, el mayordomo harto del desorden y con facturas sin pagar en las manos, el otro sirviente, tratando de arreglar algo el desorden de la habitación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Una de las cosas que tiene el Arte de positivo, que no te deja indiferente, te guste - o no - el cuadro.
      A mi tampoco me dejó indiferente y reconozco que no es mi estilo de pintura. Sin embargo verlo, una vez conocida su historia, lo enriquece.
      Muchas gracias por venir y comentar.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Una buena forma de poner negro sobre blanco un tema candente en aquella época. Ya se sabe que una imagen vale por mil palabras, y esta es la mejor manera de expresar las consecuencias de esos actos reprobables.

    Afortunadamente, hemos avanzado mucho, en parte gracias a mecenas y mujeres como ella, que no quisieron resignarse, sino cambiar las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      A mi también me lo pareció.
      Una forma original de enseñar y de no conformarse, de avanzar y gritar a los cuatro vientos una opinión, que de aire nuevo a unos hechos empozados y reprobables.
      Singular la idea de esta mecenas ¿verdad? Seguro que en aquella época consiguió el impacto pretendido, con la ligereza de la sátira y la sutileza de un bofetón sin mano.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Está muy bien retratada la idea. A simple vista se nota que algo no va bien en el lugar. Muy bueno tocaya!
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nélida.
      A simple vista intuyes que algo no va bien. Pero te deja con la curiosidad de saber qué es!!
      Me alegro que te haya gustado.
      Abrazote.

      Eliminar

  5. ·.
    Tampoco a mi me atrae ese tipo de pintura pero después de leer tus palabras puedo apreciarla mejor al entender lo que le pintor quería mostrar.
    Es muy interesante.
    ¡Y pensar que todavía existen matrimonios de conveniencia... de los padres!
    Un beso

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      Gracias por remontarte hasta aquí en la visita.
      Me gusta interpretar los cuadros, darles mi propia interpretación y mis gustos y apreciaciones, para luego saber un poco más de ella.
      Y qué duda cabe que mi visión se enriquece al descubrir muchos matices y significados.
      Disfruto mucho y lo hago a menudo.
      ¡Y pensar que todavía existen tantas y tantas cosas aún! ;-)
      Gracias de nuevo.
      Un beso grande para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

Las señoritas de escasos medios.