Parafraseando

Parafraseando y jugando con las letras. Ambas cosas hace un bar de la capital, ubicado en una preciosa avenida peatonal al lado del mar.
Y es que en el anexo al local hay un muro de su propiedad, que de tanto en cuanto, cambian de color de fondo para escribir encima una frase que también van cambiando.
A veces una simple letra hace que cambie todo el significado de la frase. En otras ocasiones es un juego de complicidad.
Siempre resulta agradable pasear por allí. Ahora además, cuando miro el muro, me pone una nueva sonrisa en la cara.








(La primera foto es propia, tomada hoy mismo con el móvil. El resto de las que había fotografiado porque me habían gustado, resulta que ya no las tengo en el móvil, así que he tirado mano de la red y las fotos publicadas por el local (que se llama "Mumbai")).

Comentarios

  1. Son todas buenísimas, para conservar y recurrir a ellas cuando haga falta. Me encantaron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      A mi me parecen bonitas y originales e ingeniosas, pero sobre todo el hecho de pasear por un lugar y ya no olvidar mirar al muro porque cuando ves el mensaje además de gustarte, te parece que lo han escrito para ti, caminante de ese paseo.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Están geniales!!! Ponte en su lunar, es muy ingeniosa, a ésa, le doy mi estrellita netelín :)
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nélida.
      Son geniales, sí. Mucho ingenio derrochan los autores de las frases y de la idea en sí de pintarlas en el muro anexo a su local. Me parece ingenioso todo.
      Tu estrellita "netelín" (por cierto, ya no lo olvidaré esa palabra, nunca antes lo había escuchado) ha ido a parar a una de mis frases favoritas pues además de ingeniosa me resulta muy evocadora.

      Gracias por tu comentario, tocaya.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Tocaya netelín es un invento mío, mezcla de michelín y nelida; y me gusta que te resulte ingeniosa y evocadora.
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. Pues sí que me lo resulta incluso ahora tanto tiempo después.
      Disculpa tocaya, pero en algunos casos no se me activan las notificaciones de comentarios a mi blog. Y no sé por qué es ese problema, por eso ando siempre pendiente de que no se escape ninguno.
      Disculpa, pero lo dicho, no había visto antes tu segundo comentario.
      Gracias y un besote Netelín :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.