Fuerte parranda.





Llevaba tiempo viéndole cara de babieca. No era habitual en él y ya me tenía preocupada.
Por eso fui a su casa. Allí estaba su hermana que también quería hablar con él, dio un boquinazo antes de entrar.  Por suerte no había pasado el fechillo.
Al entrar lo encontramos repoteado y con un colorín en el regazo como su estuviera entullado en un frangollo de habitación.

-Esto no puede seguir así - le dijimos- Tienes que ageitarte en algo.
- ¡Vaya guineo, vemería!- replicó él-
- Malimpriado- balbuceamos las dos con el mismo cloquío-.

Estaba claro que aquello no había empezado con buen pie, así que propuse irnos a un guachinche para hablar y papear. Todos teníamos jilorio y él, como siempre, ganas de belingo así que aceptó de inmediato.
Entonces le entró un palique tremendo y nos reconoció que había sido un singuango con nosotras dos y nos pidió disculpas.
Todo se aclaró y prometió que sería su última patujada, reconociendo que se había safado metiendo la pata en la bacinilla hasta el totiso.

Estábamos embostados y regresamos al pueblo donde unos papahuevos estaban noveleando en medio del tenderete y los voladores. Llevaban geito todos ellos.
Hicimos señas al guagüero y nos fuimos a casa, ya no aguantábamos la calufa.
El chófer iba todo grifiento y yo de buena gana le hubiera escarmenado.
Ibamos arrebujados cuando de pronto una señora gritó porque vio una chopa enorme y nosotros, que para entonces nos habíamos empelechado, le dimos con la chola.

Ella tan agradecida nos invitó a un macanazo y nosotros quisimos echarmos el últime buche antes de que empezara cualquiera a jirimiquiar y tuviéramos que jeringarnos los demás.
Con la arrancadilla alegamos un pisco más porque estábamos enraladas, yo particularmente por el cambio de mi amigo. Para entonces ya parecía otra persona, estaba hecho un fincho, totalmente desempercutido. Y yo estaba cada vez más convencida de que pronto las cosas iban a furular de maravilla.

Comentarios

  1. ¡Agüita!, qué difícil para un guiri.
    Lo intenté, mas luego de varios talegazos me dije, aún optimista: "déjate ir", pero el texto me quedaba largo y terminé diciéndome "echa por la sombrita" :-)
    Más nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alaaaa qué simpático. jajajajajaja jajajajaja.
      Pues tremendo palique el tuyo comentándome, me gustó mucho y eso que no te escuché el cloquío :-))))
      Muchas gracias, Roberto.
      El dejarse ir, siempre es una buena opción. Y echar "por la sombrita, mi niño" lo es más aún. jeje
      Por cierto, a título informtivo, la viñeta del camello me encantó. Esa frase y esa expresión es muy pero que muy típica de aquí. Y si me apuras, casi te diría que de las más que me gustan, o la única que me gusta. jejeje. No, en serio, es que se dice con un tono muy gracioso y cariñoso, eso le da un valor diferente.
      ¿Qué más te voy a decir de este post? Que me lo pasé muy bien escribiéndolo. El léxico canario ya sabes que es muy rico aunque parezca un trabalenguas, y no creas que te cuesta entenderlo por ser "guiri" que a mi también me cuesta (por la falta de costumbre) y eso que lo escribí yo misma.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Aquí me tiene caballera, a lo zorruita lo sabe
    me tiene con un regumbio de piensos
    que menos lata da sancochar un ñame
    que cuadrá unos dimes y diretes para este blog.

    Pero yo que a morrúo me pongo
    y mato un burro a pellizcones
    lo mesmo escribo rimas en renglones
    que para taifas, isas, folías o sorondongos.

    Él fechillo de la mollera hay que desatrabancar
    y es que a veces está uno igual que si de tunos tupío
    como con el rabo torniao y amulao pa'trajiniar
    pero se echa uno unos piscos, la arrancailla, y a pulpiar.

    Igual que una siesta de las de palmatoria y bacinilla
    Al golpito como una tartana, sin foguete
    No como el coche de hora y arrempujaos como toletes
    Las rimas van saliendo pachorrúas como a jeringuillas.

    Cuarto y mitad de estrofas llevo ya escritas
    Trastiando y margullando en mi memoria
    Buscando modismos, como naife, perinqué, o agüita...
    Pero... Fos! Coño fuerte fatiga , son una tonga.

    Cuando me alegan: "disculpe señor, ¿la parada de autobús?
    Le contesto: "píquemelo finito que es pa cachimba"
    Pero al final, uno que no es ruin ni pollaboba
    Le indico donde las guaguas; no me quedo con la magua.

    Colorao, tirando a ferrujiento, por lo de la guagua el nota se encochina
    Y por plasta lo mandamos a freír chuchangas a la marea
    Y ya termino que, me toca el enyesque de bubangos con jarea
    Y si me retraso mi mujer me echa la bulla y una regañina.

    Medio zorrocloco a la cocina me alongo
    "chiquito tute" le digo, me mira y me responde
    "Salpica singuango, cónchale que se enfría, come"
    Chasco sonriente, mañana en el blog esto se lo pongo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Jajaja jajaja.
      Me gusta más tu comentario que mi entrada. Tiene mucho más mérito ¡Dónde vamos a parar! Esto del léxico canario pareciera que es lo tuyo. Lo entendí todo a la primera, eso sí, pero necesita uno más tiempo por la falta de entrenamiento. ¡Caray! no te faltó ni una palabra que decir, ya te imagino improvisando y de corrido tardando diez veces menos que lo tardado por mi al escribir unas cuantas letras menos :-)
      ¿cuarto y mitad? Jajaja jajaja.
      Me pregunto qué dirían los abuelos de mis abuelos de esto, sin duda conmigo tendrían poco que hablar y contigo una interminable charla a tratar entre cachimbas, sorondongos, tartanas y mil cosas más.
      "El fechillo de la mollera hay que desatrabancar cuando uno anda con el rabo torniao, se echa unos piscos, la arrancadilla y a pulpiar" ¡Que bueno, de verdad!
      Me has sorprendido. Esto merece una ovasión, ni Pepe Monagas lo habría dicho mejor.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Dios mío, desconocía que hubiese tantas expresiones. Debe ser que a mí me tratan como un guiri más y me hablan despacito y en mi idioma. Necesito un diccionario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto? jajajaja.
      Hay muchas expresiones, sí, lo que sucede es que ya están en desuso. Nuestras antiguas generaciones sí las empleaban de manera común y frecuente. Hoy en día nadie habla así, tal vez alguna persona mayor de algún pueblo, pero tampoco tanto sino alguna palabra suelta.
      Busca el diccionario te vas a reír un rato...
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

  4. Si señorita, un canario que se remonta a los tiempos de Guanarteme y Guayarmina, por lo menos. Mientras lo leo, recuerdo el sabor del gofio de La Gomera, sin despreciar para nada en grancanario.

    Dada tu "grancanariez", guanche, digo, te dejo este regalito de Reyes:
    http://cristalrasgado.blogspot.com.es/2010/10/410-la-iglesia-de-moya.html
    para que eches una sonrisas.

    un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ñoco!
      Me alegro que te gustase esta entrada.
      Y qué regalo de Reyes más bonito y especial :-)
      Toda una sorpresa y quién te iba a decir a ti que tantos años después de publicarla alguien te hablaría de ella de manera novedosa.
      Eché unas sonrisas, sin duda, pero sobre todo me maravillé de la foto que hiciste porque es preciosa y de tu capacidad para hacerla hablar.
      Como te decía, uno no sabe dónde termina lo real para comenzar lo imaginario, pero me encantó que me llevaras por esos lugares y por esas historias y leyendas canarias.
      Hasta los higos picos o higos chumbos, aquí llamados "tunos" saltaron sus púas de alegría al verse parte de la historia!!
      Muchas gracias
      Beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras