Escucha bien.

La palabra, es sonido.
El ejemplo, es trueno.




Hoy visité a una de esas personas, que aunque veas de tanto en cuanto, te calan y dejan huella siempre.
Es muy simpático y agradable y aunque le estés contando algo que te aflige termina haciéndote reír.
Su mirada te dice tantas cosas. 
Es un veterano de la vida. Las arrugas de su cara le delatan, pero tiene ojos de niño, igual que su alma jovial y llena de proyectos.
Y de ejemplos. 
Gracias por tu tiempo, bondad y sabiduría. Y por esta frase del sonido y el trueno.
Es un lujo saberte siempre ahí.

Comentarios

  1. Qué maravilla poder contar con personas así. Hay que agradecer y mucho por poder disfrutar de estos privilegios. Me llevo la frase, me encantó.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nélida.
      Sí, es maravilloso, un lujo en toda regla.
      La frase tan sencilla y a la vez tan demoledora. Se puede decir más alto pero no más claro.
      Gracias por venir.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Son regalos que impiden perdamos la esperanza en el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos.
      Son señales que hacen que no nos perdamos. Al menos a mi me sucede así.
      Y por ende, llego a lo tuyo, impiden que perdamos la esperanza en el mundo y en la corrección a tiempo de la gente que lo habita.
      Siempre es bueno aprender, siempre. Todos los días. Estamos para eso.
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Los médicos tendrían que recetarnos personas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo patento esa medicina, oye!!!!
      Hay personas que sencillamente, deberían ser inmortales para el bien de la humanidad (y egoístamente para el mío propio).
      Un beso, Tawaki.

      Eliminar

  4. Escucho bien, el texto es para reflexionar. Me hace pensar en esos ejemplo que a veces nos ponen y que resultan ser tan atronadores,como agresivos... a veces aniquiladores.
    Es una fortuna contar con gente que deja huella. La mayor parte de la gente pasa por la vida sin dejar nada. Tendremos que esforzarnos en ser 'algo' que signifique 'algo' para 'alguien'

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu siempre escuchas bien, Ñoco, e interpretas igual de bien.
      Hay ejemplos demoledores, y en ocasiones están detrás de frases tan simples como ésta.
      Sin duda es una fortuna contar con gente así. Ya te digo.
      Cierto que mucha gente pasa por la vida sin dejar huella a nadie. Me gustó esa idea tuya y la comparto.
      Pero más comparto el mensaje final: "tendremos que esforzarnos en ser algo que signifique algo para alguien"
      Pero ¿sabes? Ya lo eres.
      Creo que ya lo somos (todos) para alguien, aunque tal vez ni seas consciente de ello. Por eso nunca hay que bajar la guardia.
      Un beso grande, amigo.

      Eliminar
  5. La palabra es sonido. pues nada que entre lo que ya no oigo y lo que no quiero oír, estoy sordo mucha parte del tiempo y cuando suena el trueno... ¡¡María, ¿ya has vuelto a suspirar?
    Y es que tengo un oído más fino...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre que no oyes, que no quieres oír y que escuchas un trueno en el suspiro. jajajaja.
      Pues me dejas pensando, oiga.....
      Un beso, Jubi.
      Gracias por venir y por tu particular sentido del humor.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras