Generación 2.0


Pertenecemos a la llamada generación 2.0
Las tecnologías nos rodean y dan alcance. Cualquier trámite, desde el marketing hasta la búsqueda de empleo pasando por los medios de comunicación. Todo.

Es relativamente fácil para esta generación, adaptarse a los cambios tecnológicos. Suelen hacernos la vida más cómoda y tiene muchas ventajas.
Pero también tiene un lado oscuro de inconvenientes. Las adicciones a las redes sociales, la maldad o la falta de escrúpulos que se nutre del anonimato que proporciona la red, los delitos, etc.
Peor aún, tenemos ejemplos de cómo el 2.0 ha deshumanizado a las personas.

Es tremendamente duro ver en alguna grabación de un testigo improvisado móvil en mano, a gente morir. (hace tres días sucedió aquí, en la capital).
Cierto que en ocasiones no se puede hacer nada, salvo llamar a emergencias. Es lo lógico, lo prudente, la mejor manera de actuar con conciencia y humanidad.
Sin embargo no siempre se justifica este rol ni esta conducta. Hay ocasiones en que se requiere otra actuación.
Y es que........ ¿cuando sabes que se avecina una tragedia que puedes evitar sin que tú corras peligro, pero no haces nada para evitarlo? Solo grabar sin que te tiemble el pulso.
¿Eso cómo se llama?

Cuánta falta de humanidad.
El que está siendo grabado (indefenso) tiene hijo, padre, hermano......
El que graba (indiferente) tiene hijo, padre, hermano.....
¿Ni siquiera ese hecho le hace empatizar y reaccionar con humanidad?
Qué cruel y devastador debe ser conocer que un familiar tuyo ha muerto, pero podría estar vivo, si otra persona hubiera intervenido en vez de limitarse a grabar.

Parece ser que como dijo Quino, cada vez hay más gente y menos personas.
Prima ser un mero espectador que entrar en el terreno de juego.
Los primeros se miden en número de visitas y contabilizan los "like".
Reconozco que hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece, por lo que no podemos quedarnos solo con la parte negativa sino ponderar una y otra.
Sin embargo la deshumanización que el 2.0 está provocando en las personas,  es algo que de manera generalizada veo definirse como tendencia y no me gusta nada. Da que pensar.

Comentarios


  1. Me parece estupendo tu análisis. Seguro que se le podrán hacer muchas precisiones pero básicamente es perfecto. En cualquier caso, no parece acertado presentarlo con 'o gravas, o salvas una vida'. Tan absolutamente se darán pocos casos en tanto que grabar y ayudar es posible hacerlo dentro de un mismo tiempo de acción.
    Por último, lo que planteas no es problema de una generación determinada, es el problema de una clase de personas, de cualquier edad, condición o sexo, que en determinados momentos anteponen sus intereses a otros de índole superior.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ñoco.
      Gracias por tu comentario y apreciaciones, enriqueces la entrada.
      Básicamente en la primera parte de tu comentario hemos dicho lo mismo pero de distinta manera. Opino, al igual que tú, que no es acertado presentar "o grabas o salvas una vida" como si siempre se cumpliera.
      Por eso comento que no se puede generalizar y que habrían muchos ejemplos. Y aunque por desgracia en este caso concreto sí se cumplía, no significa que en todos pase.
      Sin embargo tampoco lo quiero llevar a extremos. Por encima de estos polos opuestos, está la tendencia que observo y mi sensación de la deshumanización de las personas. Hay cosas que uno no piensa ni que pudieran suceder y suceden y la gente las acepta con demasiada frialdad e incomprensión. Da que pensar.

      En cuanto a la segunda parte de tu comentario, cuando hablas de esa personas (sin encasillarlas en una determinada generación) dices que se trata de que anteponen sus intereses a otros de índole superior.
      En cualquier otro contexto estaría de acuerdo contigo. Incluso se me ocurren muchos casos de competencia, de rivalidad, a los que podríamos aplicarlo.
      Sin embargo choca con la idea que subyace en este post. En este caso no hay intereses de índole superior. Ni inferior. Ni justificación alguna para esa reacción.

      Muchas gracias de nuevo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Pero "ñoco", si es verdad que hemos perdido sensibilidad deshumanizandonos. Estamos tan tranquilos comiendo la sopa y viendo enm la tele como matan a un de un tiro en la nuca, o a treinta emigrantes flotando sin saber nadar, y seguimos comiendo. Hace unos vi publiocada una fotografia de un ahogado en la playa envuelto en el consabido papel dorado, mientras una familia entera a su mismo lado estaban comiendo con toda tranquilidad. Por supuesto no tenian culpa, pero era una persona ahogada, no era un perro ni un delfin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos.
      Gracias por venir hasta aquí y dejarme tu comentario. Igual que le dije a Ñoco, con eso enriquecen la entrada.
      Y la complementas, porque has puesto varios ejemplos que se pueden sumar al mío, en contenido y en deshumanización.
      Por ahí también iba mi entrada.
      En que la gente "se acostumbra" a asesinatos y muertes, tanto en directo como en la tele, sin "pestañear" casi.
      Cierto que no tienen culpa como has dicho, pero no se trata de eso, sino de la reacción de cada uno y esa clara tendencia de deshumanización total.
      Da que pensar. Claro que si.
      A mi me da miedo tantos y tantos ejemplos.
      Yo hablé de la generación 2.0 porque las grabaciones de vídeo para luego colgarlas en sus muros es una de sus características.
      Y es como el colmo de todo, ¿verdad? No solo no haces nada, no solo grabas sin que te tiemble el pulso, sino que lo compartes como quien consigue un trofeo.
      Ufff Caray.
      Cuesta hasta decirlo.
      Va a ser eso, como dice Quino, en este mundo (sea por lo que sea) cada vez hay más gente y menos personas.
      Un beso, Marcos. Y gracias de nuevo.

      Eliminar
  3. No estoy seguro de si se me ha entendido. Mi conclusión final es que NO hay otros intereses, de índole superior, o inferior, que puedan ser antepuesto a, lo que va implícito, la humanidad o el deber de socorro que hemos desarrollado a lo largo de nuestra evolución.
    Creo, que todos estamos en la misma sintonía.

    Saludos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Ñoco.
      Perdona porque he sido yo la que no te entendió correctamente.
      Dicen que no hay palabra mal dicha sino mal comprendida. Eso me ha pasado. Bueno, eso, y que hablar por este medio aunque es fantástico tiene sus limitaciones claro.
      Gracias por la aclaración. Ahora rectifico y puedo decir que hemos dicho lo mismo no solo en la primera parte de tu comentario sino también en la segunda.
      Ciertamente, los tres estamos en la misma sintonía.
      Gracias de nuevo por venir y aportar.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Quino, san Quino. ¡Qué genio! A veces creo que no se le reconoce como debería.

    La tecnología, como tantas otras cosas está a nuestra disposición, y el mismo dron que graba desde las alturas puede entregar medicinas en cuestión de minutos. Al final depende de nosotros, de nuestra conciencia y del uso que queramos darle.

    Quiero pensar que al igual que hay muchos árboles que crecen sin hacer ruido, hay también seres anónimos que no graban, sino que actúan. Lo que ocurre es que no tienen eco en las redes sociales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Muchas gracias por venir hasta aquí, también tu aportación es importante.
      La traducción en conciencias y mal uso, es muy acertada.
      A mi también me gusta pensar que "al igual que hay muchos árboles que crecen sin hacer ruido, hay también seres anónimos que no graban sino que actúan. Lo que ocurre es que no tienen eco en las redes sociales".
      No solo quiero pensarlo sino que "necesito pensarlo", Tawaki. Si uno solo se queda con la parte mala y negativa de las cosas o de la vida en general, sería como cegarte en hurgar continuamente una herida que terminaría pudriendo hasta lo más lozano.
      Gracias por venir.
      Un beso.
      P.D: San Quino. Siiiiii.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras