En el olvido

 "Uno no, muchos, demasiados. Pero fue la fotografía de uno, la del pequeño Aylan en una playa turca, del que todos pensamos que bien pudiera ser uno de los nuestros, la que nos conmovió, nos trastornó, y pareció que iba a generar un cambio de conducta. Todos entonces parecimos tomar conciencia del éxodo dramático que estaban protagonizando decenas de miles de sirios que pretendían llegar a Europa huyendo de un país asolado que entonces llevaba en guerra cuatro años y medio y que ya lleva cinco sumando muertos y barbarie. Los gobiernos se apuraron en fijar cupos de acogida y hasta se organizaron campañas de bienvenida. La Unión Europea parecía mantenerse fiel a sus principios fundacionales y se reafirmaba en la solidaridad y la hospitalidad. No en vano siempre nos dijeron que Europa era un proyecto generoso que buscaba la unidad política y también económica en bien de todos. Pero todo fue pasajero, la conmoción duró bien poco y como otras tantas veces el olvido volvió a castigar a los desgraciados. 
........
Las buenas palabras, los buenos gestos, los ofrecimientos quedaron en nada y hoy los Estados se resisten a cumplir lo acordado. El éxodo continúa, sencillamente porque no les queda otra opción. Sus tierras, sus casas, han sido arrasadas. No se van porque quieren, sino por extrema necesidad y lo que encuentran, ateridos de frío, con dificultades para conseguir agua o alimentos y durmiendo al raso en pleno invierno, es una Europa que cierra fronteras, levanta vallas, activa a la OTAN y mercadea con ellos.........
Olvidan, estamos olvidando, demasiadas cosas. Olvidamos, incluso, que antes los nuestros también fueron desgraciados, también buscaron refugio y también sufrieron desprecio. Pero no aprendemos".
(Artículo de Vicente Llorca- marzo 2016)



El olvido alimenta la insolidaridad, convierte en fácil la tarea de mirar para otro lado.
Un día Jimena pasó por este "rincón personal" y yo plasmé en palabras su experiencia y todo lo que me compartió. La recuerdo con frecuencia, a ella y a todos los Sirios que viven el infierno relatado.
Pero quienes pueden solucionar las cosas, está claro que han olvidado una situación que ya dura cinco años. Todas las mañanas con sus tardes y sus noches, hay miedos y muertes en Siria.
Esta gente solo busca lo que buscarías tú en su lugar, y en vez de ayudarles se siguen levantando barreras contra ellos.

Comentarios

  1. Sin duda llegará un día que les será exigida responsabilidades, aunque ya no sea en esta vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy injusto todo esto y yo siento una impotencia enorme.
      Hay cosas que claman al cielo. No se entiende esta pasividad por parte de quienes pueden hacer algo.
      Una verdadera tragedia...

      Eliminar

  2. La Europa caduca se mira el ombligo y nos convierte a todos en unos canallas. Realmente, no todos lo somos, al menos los que con nuestra voz y voto nunca hemos aprobado 'políticas' canallas. Nuestro gobierno nos avergüenza mientras seguimos sin comprender lo que pasa, inermes.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos auténticos canallas (por suavizar el calificativo) quienes aún pudiendo hacer algo para cambiar esto, se quedan pasivos e indiferentes.
      Es horrible lo que viven estas personas, y no tienen culpa de nada!!!!!
      El que no reciban ayuda me pellizca el corazón muchísimo.

      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  3. La masa se mueve por emociones. Fue este niño, y no otro de los muchos que han muerto buscando una vida (no mejor, sino una vida al menos) el que detonó los sentimientos. Como cuando nos dicen: este es el libro que hay que leer, el que está de moda, o esa es la película que ve todo el mundo.

    Me resisto. Me niego a pensar cuando y como me dicen.

    El tema de los refugiados es muy delicado, como cualquiera que mezcle razón y sentimientos. Para mí es evidente que tenemos que ayudar a estas personas; esa es la prioridad, porque son seres humanos en perentoria necesidad. Para eso estamos, ¿no?

    Con lo que no coincido es con el buenismo de los que ponen sólo el corazón sin pensar en las consecuencias. Hay que ayudar, pero con cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que algo , ya sea una imagen o noticia impactante, consiga "despertar" a la gente, concienciarlos. Lo que no está bien es no ver más allá o que lo visto caiga en el olvido.
      No es un niño, son miles. No es un hombre, son miles. Ni una mujer, sino muchas.
      Se hacen ecos de tragedias tan recientes como la de Bruselas. Y es tremendo, yo me uno a ese eco y toda mi repulsa para lo sucedido. Ha sido horrible, me indigna y me llena de rabia e impotencia que sucedan estas cosas. Una tristeza enorme....
      Pero no olvido que aunque no salgan en las noticias, ayer Siria tuvo también muertos y heridos, y antes de ayer, y hoy, y mañana seguramente que por desgracia también, y todos los días de estos cinco años. Es tremendo....
      Y son los mismos asesinos.....

      Hay que tener prioridades, coincido contigo.
      Y me duele ser testigo de que quienes pueden hacer algo se queden pasivos e indiferentes ante algo que me parece atroz e inhumano.
      No entra en mi cabeza comprender esta pasividad pero me pellizca el corazón y el alma, te lo aseguro.

      Un beso, Tawaki. Y gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las señoritas de escasos medios.

Demasiada felicidad.

Ellas mismas. Autorretratos de pintoras.